Las 10 Mejores Luchas del 2016

0

No fue fácil seleccionar solo diez contiendas para este conteo y es que el 2016 fue un año de apertura en todo aspecto para la industria de la lucha libre. Empresas británicas como Revolution Pro Wrestling y PROGRESS se han consolidado entre las mejores del globo, además de que gracias a sus sistemas de Video On Demand, es muy fácil ponerte al corriente de sus eventos. A pesar del pésimo booking, Ring of Honor siguió ofreciendo (como siempre) luchas de altísima calidad, mientras que otras compañías como Smash, Chikara, AAW, Evolve, Shimmer e ICW siguen posicionadas entre lo más destacado de la escena indie y mención aparte para PWG, que simplemente es increíble. TNA tuvo graves problemas económicos, pero eso no frenó a Matt Hardy, Lashley y Decay para regalarnos excelentes programas semana a semana. Lucha Underground es la mejor opción en cuanto a narrativa, lo que ayuda a producir inolvidables luchas apoyadas de un elenco variado que siempre lo deja todo en el ring. New Japan Pro Wrestling es tal vez la que ofrece mayor calidad luchística gracias a sus brutales contiendas que no podrás ver en ningún otro lado, además de que es la empresa que más ha crecido y se podría decir que es la segunda más relevante del mundo. El gigante WWE tuvo uno de sus años más sólidos gracias a la importación de talento desde todo el mundo: algo que parecía increíble hace dos años, hoy es una realidad y la WWE ya es estelarizada por luchadores que hicieron su nombre en la escena independiente: luchadores como Kevin Owens, Samoa Joe, Seth Rollins, Sami Zayn, Austin Aries ya son parte clave de WWE y NXT, que por cierto sigue siendo un lugar lleno de maravillosa lucha libre gracias al cerebro de Triple H.

De entre esta amplia gama de posibilidades, nos dimos a la tarea de ir guardando una enorme lista de las mejores luchas a lo largo del año para volver a visitarlas en las últimas semanas y hacer un ranking digno. Así que aquí los dejamos con las 10 Mejores Luchas que nos dejó la industria de la lucha libre en el 2016:

10. Aztec Warfare II, por el Campeonato de Lucha Underground (Lucha Underground, Temporada 2, Episodio 9: ‘Aztec Warfare II’)

Una lucha hermosa en todo sentido. El segundo ‘Royal Rumble’ de Lucha Underground, llamado Aztec Warfare, fue acción sin descanso durante una hora. Con la aparición de 20 luchadores, no solo vemos los mejores lances, llaves y movidas de poder, sino que también podemos presenciar el desarrollo de historias y nacimiento de nuevas rivalidades. Mientras Jack Evans y Drago están peleando entre el público, Prince Puma se anda lanzando por los aires y dentro del ring Cage y Mack se están destrozando mutuamente… ese es un pequeño ejemplo de lo magnífica que fue esta contienda. Pero no solo es acción, también tuvimos dos enormes sorpresas. Los believers del Templo se quedaron boquiabiertos al escuchar de boca de Melissa Santos quién sería el luchador #2 para iniciar las acciones: el enmascarado más famoso del planeta, Rey Mysterio Jr. Y eso no sería todo, pues una vez que todos los 20 participantes habían entrado, El Jefe Dario Cueto hizo su regreso al Templo para anunciar a un luchador más: su hermano, The Monster Matanza Cueto. Como lo dijo Matt Striker: fue como ‘si una bomba atómica hubiera caído en El Templo’. Matanza procedió a destrozar a todos los luchadores restantes, eliminando a NUEVE para quedarse con el Campeonato de Lucha Underground y dejar atónito al público.

9. Will Ospreay vs. Ricochet – Best of the Super Juniors XXIII 2016 (NJPW, 27 de Mayo, Bloque B)

Mis notas de esta lucha son:WTF‘, ‘¿cómo hicieron esto?’ y ‘!!!!!’. Esta lucha parece de otro mundo, tal vez llevada a cabo en un lugar sin gravedad o en donde las leyes de la física no aplican. Will Ospreay y Ricochet son los dos mejores voladores del mundo, o por lo menos están en la contienda por ese título y esta lucha es prueba fiel de ello. El nivel atlético desplegado en estos 20 minutos es el más alto que podrás ver en cualquier parte, salvo en un show de Cirque du Solei. A pesar de algunas deficiencias técnicas, esta lucha es una para guardar por siempre: entretenida de principio a fin, con vuelos imposibles, strong style, fuertes impactos y drama: ésta sería una buena opción para convertir en fanático a alguien que no ve lucha libre.

8. Sami Zayn vs. Shinsuke Nakamura – NXT Takeover: Dallas

Ésta tuve el privilegio de verla en vivo y sentir energía como nunca he sentido en mi vida. El público estuvo on fire toda la contienda, incrédulos por ver al gran Shinsuke Nakamura con sus propios ojos y como resultado, los gritos y aplausos nunca cesaron. La lucha tuvo todo lo que esperaríamos de estos dos gigantes del ring: fabulosas maniobras y tremendo storytelling de Sami, que hasta tuvo que ponerse violento para contrarrestar los feroces ataques del ‘Rey del Strong Style’, quien surtió a su oponente con amplia variedad de rodillazos y patadas hasta finalmente conquistar la victoria con el Kinshasa. Esta lucha fue una de en sueño que nadie hubiera esperado ver en su vida y no decepcionó ni un poco gracias a la pasión de ambos luchadores y la electrizante energía de un público que hasta llegó a gritar el más alagador de los cánticos: ‘Fight Forever’.

7. Kenny Omega vs. Tetsuya Naito – G1 Climax 26, Noche 18, Bloque B (NJPW)

La apuesta no podría ser mayor, después de un extenuante torneo, Naito y Omega se enfrentaban en la última lucha del Bloque B, el ganador avanza a la gran final del día siguiente. La primera mitad de la lucha fue un tanto lenta, aunque nunca aburrida pues ambos gladiadores se enfocaron en ir creando una historia alrededor de la rodilla de Omega; Naito efectuó todo tipo de ataques contra dicha rodilla para ir debilitando a su oponente y una vez que llegó el trecho final de la contienda, el drama se desató dado que Omega no podía ejecutar sus mejores maniobras por la lesión, que por cierto nunca dejó de vender. Los últimos 5 minutos son una locura, no sabías ni que hacer, si gritar, pararte o desnudarte pues los comentaristas estaban vueltos locos, el público de pie y los kickouts aparecían por doquier. Ninguno de estos machos quería perder y lo demostraron sobreviviendo a brutales maniobras que fueron desde un frankensteiner desde la tercera cuerda hasta un Destino de Naito. Pero lo que hizo esta lucha aún más especial es que legítimamente era imposible predecir al ganador, ambos eran grandes favoritos para llevarse el torneo por lo que cada intento de cobertura era un auténtico drama. Finalmente la lucha terminó entre un orgasmo global cuando Omega logró aplicar el One-Winged Angel para la cuenta de 3.

6. The Revival (Scott Dawson y Dash Wilder) vs. DIY (Johnny Gargano y Tommaso Ciampa), Lucha a 2 de 3 caídas por el Campeonato en Parejas de NXT – NXT Takeover: Toronto

Que bonito es ver luchar a The Revival, la manera en como dividen el ring para evitar el relevo de sus oponentes, como usan cada oportunidad disponible para calentar al público y recibir abucheos, cosa que no solo le ayuda a ellos, sino que hace ver a sus contrincantes como superestrellas, que en este caso eran Gargano y Ciampa: otra magnífica pareja que se ha ganado nuestros corazones por la manera en como han batallado desde el circuito independiente hasta llegar a este punto para intentar ser campeones. Esta lucha estuvo llena de drama, con la primera caída yendo de lado de los rudos con un Shatter Machine y la segunda para los técnicos con un doble rodillazo. Un punto clave fue el momento en el que Scott Dawson usa el cinturón para lastimar la pierna de Gargano, sí, la misma pierna que torturaron en Brooklyn para retener los Campeonatos: esta narrativa a largo plazo es algo que ya casi nunca vemos en WWE y que estos 4 machos la usen para sumarle drama a su lucha, no tiene precio. Esto fue rudezas contra corazón, la más pura y bella fórmula para entretener a una audiencia y el resultado final fue uno de los mejores momentos del 2016: Gargano tiene a Wilder en un crossface y Ciampa tiene a Dawson en un armbar, uno junto a otro en el centro del ring, los rudos se toman de las manos, alentándose mutuamente para no rendirse, pero eventualmente no les queda más opción que tappear la lona al mismo tiempo. Un final de 5 estrellas para la mejor lucha en pareja del 2016.

5. Marty Scurll vs. Will Ospreay – RPW High Stakes 2016 (Revolution Pro Wrestling)

La prueba de que lucha británica está pasando por una época dorada. ‘El Villano’ Marty Scurll y ‘El Asesino Aéreo’ Will Ospreay son dos de los mejores luchadores del mundo y durante esta contienda sentaron el tono para lo que sería el resto de su 2016. Por un lado, Ospreay realizando increíbles acrobacias y por el otro, Scurll combinando llaveo, con striking y muchas rudezas; pequeños detalles como escupirse la mano antes de darle una bofetada a su oponente, hicieron que el público gritara más y más. Cada movida de Ospreay tenía un contraataque de Scurll, quien le hizo de todo a su oponente: desde el ‘finger snap’ hasta un tope suicide convertido en tornado DDT. La lucha parecía nunca iba a terminar, con ambos realizando milagrosos kickouts que solo prendían más al público británico hasta que finalmente, tras casi 30 minutos de lucha, Scurll saco su lado más salvaje para darle una tanda de codazos a la desprotegida cabeza de su oponente, quien seminoqueado tuvo que finalmente rendirse ante el Chickenwing de El Villano.

4. Tomohiro Ishii vs. Kazuchika Okada – G1 Climax 26, Noche 13, Bloque A (NJPW)

Desde que se anunció que estos dos estarían en el mismo Bloque del G1 Climax, los conocedores ya se relamían los bigotes ante su inminente enfrentamiento y el resultado no decepcionó. Una lucha que ejemplifica lo que es el Strong Style japonés, con brutales movidas, patadas, cabezazos y cualquier variación de golpes. Ésta es de esas luchas raras en la que el público no se queda callado ni un segundo; desde la campanada inicial ya estaban todos enloquecidos por el platillo que se iban a devorar. Ishii, como siempre, demostró porque le apodan el ‘Pitbull de Piedra’ y no se dejó intimidar ante su amigo Okada, repartiéndole todo lo que su arsenal podía ofrecer. El ‘Rainmaker‘  también tuvo que sacar todo de su bolsa de trucos para aplacar a su oponente, sin embargo nunca logró conectar con el Rainmaker para cerrar la lucha, algo que sí logro hacer Ishii con su brainbuster. Una lucha estelar, técnicamente impecable, sin equivocaciones, con un público eufórico, dos de los mejores del planeta y comentaristas en estado orgásmico. Todo se junto para regalarnos esta hermosa contienda.

3. Hirooki Goto vs. Kenny Omega – Final del G1 Climax 26 (NJPW)

Más temprano en esta lista revisamos la increíble manera en como Kenny Omega avanzó a la final del G1 Climax, que increíblemente resultó ser todavía mejor. Dos exhaustos competidores llegaron al Ryogoku Kokugikan para dejar sus últimas energías en lo que fue una lucha de 5 estrellas no solo por la emoción, los golpes y el público, sino por la impecable narrativa de Omega. ¿Recuerdan como Naito lastimó la rodilla de Omega?, pues esta lucha siguió ese hilo: Omega siguió vendiendo la lesión y Goto enfocó ahí sus ataques: ese es el arte de la lucha libre, hacer el mayor esfuerzo por hacer parecer que algo es real y Kenny vendiendo la rodilla lastimada durante los dos días es un detalle que ya pocas veces vemos en la industria. En medio de una electrizante atmósfera, estos competidores se dieron de azotones por todos lados, creando emoción poco a poco hasta que llegó un punto en el que Omega decidió mandar un mensaje a todo New Japan Pro Wrestling. Primero atacó a su oponente con el Golden Star Powerbomb y el Phoenix Splash: ambas movidas de su ex-compañero de equipo Kota Ibushi, quien abandonó la compañía. Posteriormente Kenny puso al público de pie al hacer kickout de un Shouten Kai de Goto y es que eso es algo que casi nunca ha pasado. Cojeando, Omega logró volver a la lucha de manera inesperada, aplicando un Bloody Sunday: el finisher de Prince Devitt (aka Finn Bálor), el primer líder del Bullet Club que evidentemente dejó la compañía, pero ahí no acabó: a continuación, Omega culminó su mensaje al aplicarle a Goto un Styles Clash… así es, movida del gran AJ Styles quien ese mismo año abandonó NJPW. Finalmente, Kenny Omega puso el sello de la casa: el One-Winged Angel para la victoria. El mensaje fue claro y hermoso: ‘todos estos grandes ídolos de la compañía se largaron sin honor, yo, Kenny Omega, el mejor líder del Bullet Club, gané con MI movida y estoy aquí para quedarme y apoyar a New Japan Pro Wrestling.’ Mientras todo esto pasaba, los comentaristas gritan a todo pulmón y no me sorprendería que un fantasma haya dejado su hectoplasma por toda su mesa o por todo el público.

2. Tomohiro Ishii vs. Katsuyori Shibata por el NEVER Openweight Championship – Wrestle Kingdom X (NJPW)

Solo hay una palabra para describir el enfrentamiento entre el ‘Pitbull de Piedra’ y ‘El Luchador’ en Wrestle Kingdom X: GUERRA. Una guerra para determinar quién es el más duro, el más perro, el más intenso de la compañía. El inicio es uno de los mejores que he visto en cualquier lucha: una ráfaga de patadas, antebrazos, cachetadas y evasiones que solo marcarían lo que estabamos a punto de ver. Los nipones pronto se enfrascaron en una sádica competencia para ver quien tiraba patadas más duras, ‘educadamente’ colocándose en el piso para darle la oportunidad a su contrincante de patearle la espalda. Pocas veces he visto a luchadores pegarse con tanta agresividad como estos dos lo hicieron en el Tokyo Dome. Entre el magnífico selling de Ishii y la intensidad de Shibata, la lucha fue escalando de emociones, con un público entregado y unos comentaristas en total éxtasis. La contienda alcanzó un nuevo nivel de brutalidad cuando ambos comenzaron a intercambiar cabezazos, el nauseabundo sonido de cabezas chocando con todas sus fuerzas hizo eco por todo el recinto y un incrédulo público ya no sabía si taparse los ojos o gritar en señal de respeto ante los dos guerreros que dieron todo de sí para regalarnos este histórico enfrentamiento que Shibata finalmente logró ganar con su tradicional Penalty Kick.

1. Sexy Star vs. Mariposa, Lucha de ‘No Más’ (Lucha Underground, Temporada 2, Episodio 15 ‘No Mas’)

La historia es lo que hizo de esta lucha la más especial del año. Por meses Mariposa había torturado de manera indescriptibles a Sexy Star, quien con el maltrato emocional había perdido su esencia y su corazón para salir al ring. Antes de esta lucha, el amo y señor de los promos Dario Cueto, compartió una escena con Sexy, enseñándole el secreto de cómo volver a ser la misma de antes y cómo devolverle la tortura a Mariposa en su Lucha de No Más, una lucha en la que tienes que golpear tan brutalmente a tu oponente hasta que tenga que gritar en el micrófono las palabras ‘No Más’.

La lucha comenzó de manera técnica, con llaveo y rendiciones dentro del ring, pero una vez fuera de éste, las gladiadoras dieron inicio a una oleada de violencia. Primero con sillazos, incluido uno muy innovador de Sexy usando las sillas como clavo y martillo hacia los genitales de Mariposa, pero ésta solo escaló la brutalidad, arrastrando a su oponente por las escaleras hasta subir a los andamios del Templo, en dónde procedió a ahorcar a Sexy incluso amenazando con tirarla hacia el vacío. Fue aquí cuando apareció la clave para llevar la lucha a nuevas dimensiones: la sangre. En cuanto Sexy Star asomó su sangrante cara, era claro que ésto no era algo ordinario. La lucha fue sobre venganza, sobre no dejarse pisotear y recobrar el honor alguna vez perdido, sobre humillar a tu oponente y hacerlo recapacitar sobre todos los errores que ha cometido. Pronto apareció Marty Martinez (hermano de Mariposa) para atacar a Sexy, pero The Mack estaba ahí para frenarlo, generando un estallido del público en el proceso. La contienda siguió su flujo de violencia, con maniobras tan despiadadas que tenían al mismísimo Vampiro sin palabras en la mesa de comentaristas. De regreso en el ring, Mariposa parecía llevarse la victoria con un Indian Deathlock modificado, el arbitro acercó el micrófono a Sexy para escuchar si se rendía, pero ésta respondió con un feroz grito de ‘FUCK YOU, FUCK YOU MARIPOSA’ poniendo a todo el público de pie en una orgía de gritos. Pronto Sexy Star contraatacó con una tremenda barra al brazo para finalmente, entre una mezcla de sudor, sangre y lágrimas, hacer que Mariposa gritara ‘No Más’. Pero tal como le enseñó Dario Cueto: Sexy no soltó la llave, pues Mariposa tenía que pagar por lo que hizo. Ni el público, ni los comentaristas podían dejar de gritar, pues lo que Sexy Star y Mariposa hicieron, fue regalarnos una clase maestra de narrativa en lucha libre, creando así la Mejor Lucha del Año 2016.

Coméntanos

Share.

About Author

Ricardo Gallegos

Ayatollah del Rock and Rolla, Straight Edge, amante del cine, la lucha libre, los gatos y el poder de la positividad. #COYS

Leave A Reply