Pasajeros / Passengers

0

Morten Tyldum, director de El Código Enigma, prueba su suerte con una película de ciencia ficción que cuenta con una prometedora premisa y con el protagonismo de dos gigantes de Hollywood como lo son Chris Pratt y Jennifer Lawrence. El punto fuerte de Pasajeros no es la acción ni los aspectos técnicos, sino el interesante romance que aparece en sus protagonistas, dado que no solo es presentado de manera correcta sino que, como espectador, te plantea un montón de preguntas interesantes para las cuales hay que ponernos en los pies de los personajes.

Jim Preston (Chris Pratt) despierta de su cámara de hibernación abordo del Avalon una nave que viaja con más de 5000 pasajeros rumbo a un nuevo planeta para colonizarlo. El único problema es que Jim es el único que despertó y faltando 90 años para llegar al planeta. Lo siguiente podría considerarse spoiler dado que el marketing de la película vendía una premisa distinta: tras mucho tiempo de soledad total en la nave y ya casi al borde de la locura, Jim decide despertar a otra compañera llamada Aurora Lane (Jennifer Lawrence) para no tener que estar solo por el resto de su vida. Este concepto es la carnita de la película.

La premisa de Pasajeros es una muy interesante que funciona sin muchos revuelos hasta el tercer acto, que es cuando la película sufre de clichés y la narrativa comienza a naufragar sin rumbo, dejando al descubierto muchas fallas en dirección y guión. Pero con todo y esos problemas, el resto de la película se disfruta en muchos aspectos: hay buen ritmo, hay tensión, momentos cómicos y destacados elementos técnicos que en conjunto ayudan a envolverte en el ambiente futurista del filme.

Chris Pratt (Guardianes de la Galaxia) y Jennifer Lawrence (Silver Linings Playbook) hacen funcionar la historia gracias a su carisma individual y a la química que existe entre ellos. Pratt es quien carga con la película: se pone el casco cuando es momento de la acción, pero también llena a la película de risas gracias a su timing cómico, que a veces se convierte en un distractor pues rompe con la seriedad de escenas. Lawrence es hipnotizante por su belleza y por la manera en cómo se desarrolla su personaje, envolviendo de emoción partes claves de la película. Sin embargo, durante el tercer acto, su personaje se cae a pedazos de una manera que yo hasta considero sexista.

Hay que reconocer la gran labor de Michael Sheen (The Queen) en el papel de Arthur, el androide que atiende el bar de la nave; sus líneas ‘robóticas’ son entregadas a la perfección para darle alivio cómico a la película, además de empujar hacia adelante la trama pues sus nociones robóticas solo acentúan la soledad de los protagonistas.

La cinematografía es muy bonita, sobre todo si eres amante de lo que tenga que ver con la ciencia ficción, aunque varios efectos del CGI dejan mucho que desear. Lo que sí cumple es el score musical de Thomas Newman, que se convierte en algo clave para sentirte dentro de una nave espacial.

A pesar del flojo final, Pasajeros es una película entretenida que nos muestra una premisa muy buena en la que entra en juego la soledad, honestidad y el amor, despertando en el espectador preguntas como ¿qué haría yo en la situación de Pratt?. Al ponerte en sus zapatos, se vuelve muy interesante explorar a manera personal el dilema ético y moral por el que atraviesa el personaje. Y si nada de lo anterior te llama la atención, por lo menos te aseguro que disfrutarás de Jennifer Lawrence en provocativas vestimentas o de Chris Pratt enseñando las tepalcuanas.

Share.

About Author

Ayatollah del Rock and Rolla, sobrino de Dario Cueto, Straight Edge, amante del cine, la lucha libre y los gatos.

Leave A Reply

%d bloggers like this: