Los 10 Mejores Luchadores del 2016

0

Para ser el Mejor Luchador del Mundo no necesitas solo ganar títulos, debes de ganarte el respeto y cariño del público a base de mucho esfuerzo. Esta lista no está compuesta por aquellos que hayan ganado más cosas sino por aquellos que durante el 2016 demostraron tener el paquete completo. Para brillar como luchador no solo tienes que saber luchar bien, tienes que ser entretenido en el micrófono, tienes que saber cómo contar una historia en el ring, cómo manipular a un público para generar diversas reacciones y cómo mantenerte fresco en una industria con tanta competencia. Con todo esto en mente, a continuación presentamos la lista de aquellos luchadores que sobresalieron en el 2016 y brillaron en los encordados.

Mención Honorífica #1 – Chris Jericho y Kevin Owens (WWE)

No podemos hacer un Top 10 sin mencionar a la amistad del año. No es fácil ver las aburridas 3 horas de Monday Night Raw, pero lo que semanalmente se volvió imperdible fueron las interacciones entre Chris Jericho y Kevin Owens. Alardeando constantemente sobre su inquebrantable lazo de amistad, estos dos produjeron televisión de calidad, ayudándose mutuamente a lo largo del año a ganar luchas, siendo Owens el más beneficiado pues Y2J le ayudó a defender varias veces su Campeonato Universal. Chris Jericho en particular tuvo un renacimiento, convirtiéndose nuevamente en amo y señor del micrófono, creando inolvidables promos y frases épicas centradas en su persona; además de ‘El Regalo de Jericho’, el veterano también presentó al mundo su infame ‘Lista’, que se convirtió en un fan-favorite de la audiencia mundial.

Mención Honorífica #2 – Sexy Star (Lucha Underground)

Sexy no es la luchadora más técnica o ágil pero si es una que sabe cómo contar una historia en el ring: con su corazón y capacidad de mover al público, esta regiomontana tuvo un gran 2016, haciendo historia en Lucha Underground al convertirse en la campeona de la compañía: de hecho, es la primera mujer en la historia de la industria que gana el campeonato principal de una empresa de lucha con programa semanal en televisión. Además, tuvo tremendas batallas frente a todo tipo de oponentes: Johnny Mundo, Jack Evans, Taya y Mariposa; con esta última tuvo la Mejor Lucha del 2016 en una brutal Lucha de No Más. Tal vez el éxito de Sexy se haya dado gracias a los escritores de Lucha Underground, quienes minuciosamente construyeron su personaje desde el primer episodio de la serie, pero fue Sexy quien logró hacer realidad todos esos guiones y todas esas historias para regalarnos momentos mágicos este año.

10. Charlotte Flair (WWE)

La inaugural Campeona Femenil de Raw ha tenido un año espectacular poniendo en alto la lucha femenil y logrando consolidarse como la mujer más importante en la lucha libre norteamericana. Su trabajo del ring es siempre sólido y sus habilidades en el micrófono están en constante mejora, algo que la han ayudado a destacarse por sobre cualquier otra fémina y rebasando a muchos hombres de la WWE. Su personalidad arrogante y confiada se ha trasladado hacia su estilo luchístico provocando que sus contiendas contengan fascinantes narrativas. Charlotte, junto a Becky Lynch y Sasha Banks, hizo historia en Wrestlemania 33 en la que fue por mucho la mejor lucha de la noche, ganando el nuevo y flamante Campeonato Femenil de Mujeres (no más ‘Divas’), premio que defendió constantemente en el año frente a Sasha en históricas contiendas, como lo fue la primera lucha de Celda Infernal entre mujeres, que además fue el primer evento estelar protagonizado por mujeres en un PPV de WWE en muchísimos años.

9. Tomohiro Ishii (NJPW)

El ‘Pitbull de Piedra’ es el luchador que menos premios acumuló de esta lista pero el que más duro pegó. A pesar de haber perdido su NEVER Openweight Championship a principios del año, Ishii no dejó de regalarnos contiendas físicas, agresivas e inolvidables. Sus dos luchas frente a Katsuyori Shibata están entre las mejores del 2016, lo mismo que su épico enfrentamiento ante Kazuchika Okada en el G1 Climax. Año tras año este japonés se parte literalmente la cara por entretener al público, quien como agradecimiento lo ha acobijado como uno de sus favoritos y es que en la industria de la lucha libre, Tomohiro Ishii ya es sinónimo de calidad.

8. The Revival: Dash Wilder y Scott Dawson (NXT)

Dawson y Wilder han conformado una pareja como hace años no veíamos en WWE. Unos rudos, rednecks, tramposos, bocones, arrogantes que también son fabulosos storytellers y luchadores. Es increíble la cantidad de detalles que The Revival le pone a sus luchas: cortando el ring para evitar el relevo de sus oponentes, gritando barbaridades, distrayendo al referee y otras marrullerías del estilo. Este año tuve oportunidad de verlos en primera fila y la cantidad de cosas divertidas que hacen es de aplaudir, cosas que tal vez los micrófonos no captan te hacen apreciar todavía más las habilidades de estos dos. Pero lo destacado es que son capaces de contarnos una gran historia a través de todas sus acciones: sus luchas con American Alpha y DIY a lo largo del año sobresalieron debido a cómo se fueron desarrollando paulatinamente, con una sistemática tortura a los técnicos hasta finalmente recibir (o no) su merecido, generando siempre una explosión en el público. A veces no se la da la importancia que merecen a las parejas, pero lo que Dash y Dawson hacen es cosa de admirar, brindándole una nueva dimensión a este tipo de luchas.

7. Marty Scurll (Independiente)

Jamás le he visto una lucha aburrida a este hombre. Jamás. ‘El Villano’ Marty Scurll arrancó el 2016 con una de las mejores luchas del año frente a Will Ospreay y de ahí se arrancó una seguidilla de impresionantes contiendas contra oponentes de todos tamaños y sabores. En el ring, Scurll es muy entretenido y dinámico, pues combina striking, patadas, llaves de rendición y a veces hasta se saca impresionantes movidas aéreas. Su Chickenwing se ha convertido en uno de los mejores finishers de la industria, pues el hombre es capaz de aplicarlo de manera sorpresiva desde cualquier situación. Aunado a su fenomenal lucha, Marty sabe como manipular al público a través de sus rudezas que pueden ir desde pasarse la mano por sus genitales para luego meterle los dedos a la boca de sus rivales hasta simplemente intentar romperle los dedos. En el 2016, Marty fue pieza clave para el éxito de RPW, fue Campeón en PROGRESS y en Septiembre obtuvo el logro más importante que cualquier luchador independiente podría obtener: ganó La Batalla de Los Ángeles 2016 de PWG. Ah, y para cerrar el año, fue a Ring of Honor y ganó el Campeonato de la Televisión de la compañía. El cielo es el límite para este tremendo atleta.

6. The Miz c/Maryse (WWE)

El gran renacimiento de El Miz se dio la noche después de Wrestlemania, cuando le arrebató el Campeonato Intercontinental a Zack Ryder gracias a la sorpresiva intervención de su esposa Maryse, quien así marcó su regreso a la compañía. Pero eso no fue todo, pues la bella franco-canadiense se quedó al lado de su marido durante todo el año y juntos crearon oro: cada uno de los segmentos del Miz a lo largo del 2016 fueron maravillosos, todos ayudando a alimentar su ególatra personaje que se convertiría en tal vez el mejor en toda la WWE. Su rivalidad con el Gerente General de Smackdown, Daniel Bryan, se convirtió en algo de no perderse, pues las interacciones rayaron entre la ficción y la realidad: como muestra, su excelso promo en Talking Smack sobre la imposibilidad de Bryan por poder regresar al ring se convirtió en uno de los tópicos más hablados de ese mes y muchas personas creyeron que el segmento había sido un shoot, y que El Miz se había salido del guión: esa es la marca de una estrella, alguien que te hace dudar sobre lo que es real o no en esta magnífica industria. Además, en el ring sus luchas estuvieron llenas de entretenimiento y buenas narrativas, como ejemplo una de las mejores del año frente a Dolph Ziggler en No Mercy, un auténtico drama que culminó en el Miz perdiendo su campeonato pero no sin antes consolidarse (de nuevo) como una superestrella.

5. Will Ospreay (Independiente/NJPW)

El Asesino Aéreo arrasó en toda compañía en la que puso pie en el 2016. En Revolution Pro Wrestling tuvo combates inolvidables frente a Marty Scurll y Pete Dunne, en este último capturó el Campeonato Crucero Británico RPW, además de que logró tener una controversial lucha frente a Vader, con quien mantuvo una guerra en redes sociales debido a su épica lucha frente a Richochet en Japón… en dónde por cierto, se convirtió en una estrella al ganar el prestigioso torneo Best of the Super Juniors. Tras llenar arenas para compañías como Progress, PWG y Evolve, Ospreay firmó un contrato con Ring of Honor y ostentó brevemente el Campeonato de la TV ROH. Además de todos estos logros, Ospreay se consolidó como uno de los mejores voladores del mundo gracias a su espectacular arsenal que haría dudar a Isaac Newton sobre sus propias leyes.

4. Tetsuya Naito (NJPW)

La noche después de Wrestle Kingdom X (el show más importante de NJPW), se supo que AJ Styles y Shinsuke Nakamura, dos pilares de la compañía, se marchaban para probar suerte en WWE. El futuro de NJPW de repente era incierto y muchos temían que la calidad de los shows comenzarían a bajar, pero… ¡Tranquilo!, exclamó el Ingobernable Tetsuya Naito, quien bajo ese grito de guerra, se convertiría en una mega-estrella. De repente, nadie se acordaba de AJ o Nakamura, pues Tetsuya Naito era una máquina de entretenimiento dentro y fuera del ring: con su fascinante personalidad ‘valemadrista‘, Naito conquistó el corazón de los japoneses y logró convertir a su facción Los Ingobernables de Japón, en la más popular del país, vendiendo mercancía como pan caliente. Finalmente, Naito capturó el Campeonato Mundial Pesado IWGP de manos de Kazuchika Okada, solo para aventarlo hacia los aires en señal de desprecio hacia un público y una compañía que parecía haberle dado las espaldas hace mucho tiempo: eso es Naito, un personaje con capas y capas de desarrollo que parecen nunca acabar.

3. AJ Styles

El Fenomenal AJ Styles abrió el año enfrentando al mismísmo Shinsuke Nakamura frente a más de 25 mil personas en el Tokyo Dome… unos meses después estaría luchando contra Chris Jericho ante 110,000 personas en Wrestlemania 32. Tras una larga carrera en TNA y el circuito independiente, AJ Styles por años ha sido considerado uno de los mejores talentos de la industria, pero el estrellato definitivo no llegaba. Parecía solo un sueño que AJ llegara a la WWE y todavía más difícil era imaginar que se convertiría en el más popular de la compañía hasta ser Campeón Mundial WWE, pero AJ logró eso y mucho más, cautivando a fanáticos de todo el mundo desde su debut en el Royal Rumble y asegurándose un lugar en el evento estelar gracias a sus fantásticas luchas. Sus rivalidades contra Roman Reigns, John Cena, Dean Ambrose y hasta James Ellsworth son de lo mejor que ofreció la WWE en el 2016, gracias en mayor parte a la estrella que carga AJ, a su impecable desempeño en el ring y su pasión por la industria.

2. Broken Matt Hardy

¿Por dónde comenzar? En el año 2016, Matt Hardy cambió radicalmente a la industria. Tras un brutal ataque de su hermano, Matt Hardy adoptó un nuevo e innovador personaje: Broken Matt Hardy. Con un look de villano de Disney, un hilarante acento casi shakespereano y una imaginación sin límite, Matt se embarcó en un tren de locura como nunca antes habíamos visto. En vez del tradicional formato, sus rivalidades fueron desarrolladas usando un estilo cinematográfico en el cual veíamos a Matt ordernarle a su jardinero, el Señor Benjamín, preparar el campo de batalla para una masacre, mandar una flota aérea de drones para atacar a su ‘Hermano Nero’ y sostener batallas con fuego y pirotecnia. Su batalla contra Decay (nombrada The Great War) fue una obra maestra de entretenimiento moderna, con magia, persecuciones, fuegos artificiales, transformaciones y mucha violencia. Todo ésto ayudó a la moribunda TNA a mantenerse con vida y escalar en los ratings para seguir realizando programas: con su creatividad, Matt Hardy salvó de la bancarrota a una compañía de lucha libre.

Y eso no es todo, pues Matt extendió su personaje hacia las redes sociales: su cuenta de twitter (@MATTHARDYBRAND) se convirtió en algo que tienes que revisar todos los días por lo hilarante de sus tweets y la manera en como por este medio logró extender la locura de su persona. Hasta el Señor Benjamin y Vanguard1 (su dron) tienen redes sociales. Lo increíble es que Matt logró popularizar a un dron, a un bote dilapidado y a su jardinero, quien ya hasta lo acompaña a convenciones para tomarse fotos y firmar autógrafos. Lo que la WWE ha intentado hacer con Roman Reigns por 3 años, Matt Hardy lo logró con su jardinero en un mes. En el 2016, si hay un luchador que fue sinónimo de entretenimiento, ese fue Broken Matt Hardy. Un hombre que se arriesgó con un concepto francamente ridículo para mantener a millones de personas pegadas a su televisor con hambre de ver que nueva locura les ofrece este hombre.

1. Kenny Omega (NJPW)

El 4 de Enero, Kenny Omega perdió el IWGP Junior Heavyweight Championship, pero al día siguiente subió a la cima, reemplazando a AJ Styles como el líder del Bullet Club y anunciando su ascenso a los pesos completos. Poco tiempo después, ya había derrotado al mismísimo Hiroshi Tanahashi para proclamarse Campeón Intercontinental IWGP. Pero fue en agosto cuando Kenny Omega se consolidó como el Mejor Luchador del Mundo al ganar el G1 Climax: el torneo de lucha más prestigioso de la industria, convirtiéndose en el primer extranjero en la historia que logra ganarlo. Para ello tuvo que derrotar a luchadores de la talla de Tetsuya Naito, Honma, Nagata y Goto en días casi consecutivos, debido al apretado calendario del exigente torneo. Lo valioso de Kenny Omega es que incorpora un montón de estilos a su trabajo en el ring: strong style, lucha libre, llaveo y comedia… ésto lo ha llevado a regalarnos luchas del más alto calibre en el 2016. De hecho, para ganar el G1 Climax, Kenny derrotó a Naito en una contendiente a Lucha del Año para al día siguiente derrotar en la final a Hirooki Goto en otra contendiente a Lucha del Año. Y tampoco se nos olvide, que junto a Michael Elgin tuvo la Mejor Lucha de Escalera de la última decada. Para poner la cereza en el pastel, no podemos dejar de mencionar que cuando el hombre agarra un micrófono, produce magia. Kenny Omega es un luchador completo en todo aspecto: físico, luchístico y carismático… y ha usado esos atributos para darnos algunos de los mejores momentos del 2016, consolidándose como el Mejor Luchador del Mundo.

Share.

About Author

Ricardo Gallegos

Ayatollah del Rock and Rolla, Straight Edge, amante del cine, la lucha libre, los gatos y el poder de la positividad. #COYS

Leave A Reply