Jake Bugg en el Vive Latino 2017

0

Texto: Ricardo Gallegos / Fotos: Martha Fabila (Nikon 7100)

A sus 23 años, Jake Bugg ha tomado la industria musical por sorpresa creando canciones de rock-folk con un sello muy distintivo e influenciándose no solo de los típicos ídolos británicos como Oasis o Los Beatles, sino también de artistas como Johnny Cash, Donovan, Black Sabbath o hasta los Beastie Boys.  El joven nacido en Nottingham ha creado controversia por su introvertida actitud y atrevidos comentarios contra otros artistas británicos, pero todo eso es parte de su personalidad, de regirse por sus propias reglas, de seguir sus instintos y crear música distinta a la de cualquier otro artista. Y esa autenticidad es lo que Jake Bugg salió a plasmar en su presentación durante la primera noche del Vive Latino 2017: sobrio, tranquilo, casi indiferente… pero con música memorable y mucha pasión saliendo de su garganta.

El británico inició solo en el escenario, con guitarra acústica en mano y cantando “Simple As This”. Qué título tan idóneo para la simpleza con la que Jake Bugg hacía derretir a las mujeres del público… y también podríamos usar ese objetivo para describir su presentación: simple. Jake no se movía mucho, ni tampoco decía gran cosa entre canciones, un ‘gracias’ por aquí y un ‘thank you very much’ por allá… pero de algún modo, eso mejoraba la experiencia, porque toda su energía estaba volcada en sus líricos. Jake Bugg no necesitó saltar ni alabar a los mexicanos, su voz era arma suficiente para cautivarnos a todos y cada uno de los presentes.

Ya con el resto de su banda, sonó “Two Fingers” y se podía palpar el amor del público para el británico: en las pantallas gigantes veíamos a mujeres subidas en los hombros de sus machos, cantando cada verso de la canción. Con un ritmo más country, “Put Out the Fire” no hizo más que encender el fuego del público y a continuación “Trouble Town” siguió elevando la energía: hombres cantando a todo pulmón, una hermosa hipster de pelos pintados bailaba entre la multitud con los ojos cerrados, sin una sola preocupación en el mundo, más que la de seguir escuchando la música de Jake Bugg.

Luces azules y violetas iluminaron el escenario Vive Latino, creando un bellísimo visual que sobresalía en la noche, mientras los versos de ‘Seen It All’ sonaban por la explanada; el coro de la canción era perfecto para saltar entre la multitud. Luego las luces comenzaron a parpadear a gran velocidad para ‘Bitter Salt’. Al ritmo que los presentes gritaban el verso It’s On con todas sus energías, la voz de Jake se quebraba por la pasión que le imprimía a su canto.

El setlist continuó con “Me and You” y las influencias de Johnny Cash se hicieron más evidentes que nunca con “There’s a Beast And We All Feed It”. Los geniales solos no se hicieron esperar en “Taste It”, y en “Slumville Sunrise”, Bugg hizo gala de su rango vocal.

La última parte del concierto tuvo un ritmo raro: tras querer bailar rock’n’roll clásico con “Kingpin”, las cosas se calmaron con la emotiva “Simple Pleasures”.  Luego de “Gimme the Love”, el británico agradeció de manera muy sencilla al público por estar presentes y armado con guitarra acústica en mano procedió a enamorar al respetable con “Broken”: por donde voltearas, parejas se abrazaban, a las enamoradas les brillaban los ojitos y uno que otro solitario se tocaba el corazón. Finalmente Jake Bugg tocó el exitazo “Lightning Bolt” para despedir a sus fans.

A pesar del poco espectáculo, Jake Bugg fue toda una presencia por el poder magnético de su voz, así como la mezcla de sonidos e influencias de diversos géneros en su música. Y como van las cosas, este chamaco bien podría andar estelarizando festivales en unos cuantos años, pues el talento y la juventud están ahí para respaldarlo.

Ahora es momento de ver nuestra galería:

Coméntanos

Share.

About Author

Equipo Polvoroso

El equipo más explosivo del site

Leave A Reply