La Caja Vacía

0

Con Los Insólitos Peces Gato, la mexicana Claudia Sainte-Luce se destapó como una brillante directora, siendo aplaudida por la crítica nacional e internacional. En esta ocasión nos trae La Caja Vacía: una obra muy personal, que toca delicados temas familiares y en la que Claudia no solo dirige, sino que también protagoniza.

La Caja Vacía comienza cuando una joven mexicana llamada Jazmín (Claudia Sainte-Luce) recibe una llamada para informarle que su padre Toussaint (Jimmy Jean-Louis), un inmigrante haitiano, ha sufrido un accidente. Dado que su padre le interesa poco,  Jazmín decide seguir con su cita y atender el problema más tarde: la relación con su padre está sumamente deteriorada, pero tendrá que cuidarlo, comprenderlo y lidiar con la demencia vascular que comienza a causar estragos en él.

El tema de la demencia es central en este filme. Paulatinamente podemos apreciar los estragos que este mal causa en Toussaint, como lo son el deterioro de la memoria, depresión y la aparición de delirios. Pero mientras más avanza la demencia de su padre, más se acerca Jazmín a éste; poco a poco comienza a descubrir el pasado de su padre, su verdadera personalidad y la razón por la cuál amigos y extraños le tienen cariño. La demencia se convierte en una herramienta para que una hija se reencuentre con su padre.

Claudia Sainte-Luce hace triple labor: directora, guionista y actriz. Durante la conferencia de prensa, Claudia nos reveló que la demencia vascular es algo que actualmente afecta a su padre (quien por cierto es también haitiano) y es por ello que su actuación se siente tan real y llena de emoción. Aunque la gran estrella es Jimmy Jean-Louis (Heroes), quien con maquillaje de viejito se transforma en un personaje profundo, que a en unas ocasiones desespera por su negativa mentalidad, pero en otras, te enamora por su colorida personalidad.

Claudia Saint-Luce en la presentación de La Caja Vacía

La Caja Vacía se filmó en varias locaciones: Haití, Tepito, Nueva York… y es que en esta historia abundan los flashbacks, que se usan para explorar el pasado de Toussaint y un poco de la infancia de Jazmín. Sin embargo, el constante cambio de tiempos provoca confusión en la edición y algunas veces te encontrarás perdido dentro de la trama. A pesar de que el tercer acto es satisfactorio, se le quita el enfoque a Toussaint y me parece que ahí es una oportunidad perdida, pues hubiera sido interesante adentrarnos a fondo en las consecuencias más severas de la demencia, aprovechando que ya tienes a un personaje tan interesante.

Definitivamente, Claudia Sainte-Luce es una gran directora a la que no le podemos perder pista. La Caja Vacía es una película profunda sobre familia, sobre ese inquebrantable lazo que conlleva compartir sangre con alguien, sobre segundas oportunidades y sobre perdón. El cine mexicano está creciendo y este filme es el mayor exponente de eso: ideas simples llevadas a la pantalla grande con elegancia y excepcional narrativa. Como dijo Claudia en la conferencia de prensa: ‘cada película es un salto al vacío, pero ese salto debe valer la pena’… y La Caja Vacía es un salto más hacia el éxito.

Coméntanos

Share.

About Author

Ricardo Gallegos

Ayatollah del Rock and Rolla, Straight Edge, amante del cine, la lucha libre, los gatos y el poder de la positividad. #COYS

Leave A Reply