La Pegatina en el Vive Latino 17

0

Texto: Ricardo Gallegos
Fotos: Andre Dulché (Nikon D4s)

La mejor manera de arrancar un Vive Latino es llenándote de energía y en el escenario principal, La Pegatina dio una cátedra sobre lo que significa la palabra ‘diversión’. energizando a todos los presentes con sus peculiares ritmos.

En cuanto salió al escenario, Adrià gritó al micrófono ‘Esto es una fiesta’ y no existe mejor descripción de lo que fue la Pegatina: una fiesta. “El Curandero” y “Non É Facile” dieron inicio a la locura musical de estos españoles cuyo hipnotizante sonido te comandaba a bailar y saltar: era imposible resistirse.

Era una sobredosis de sonidos y energía: entre las trompetas, acordeón, guitarras y percusiones, un macho apareció saltando cual Rey Mysterio de entre un montón de cajas del staff, procediendo a echarse un baile de hip hop. La colorida banda portaba prendas muy adhoc a sus divertidos ritmos de ska, merengue y hasta punk: vestido con una falda escocesa, Romain tocaba el acordeón, mientras que sus colegas portaban máscaras de luchadores o playeras de México.

Con las manos en el aire, la gente bailaba al ritmo de “Lloverá y yo veré” y “No Som D’Aquí”. Aquellos que iban llegando al festival o que simplemente pasaban rumbo a otro escenario, rápidamente fijaban su atención en el carnaval que los españoles estaban organizando. En “Ni Chicha Ni Lemoná” se formó una fila de conga entre el público y porque “no solo de bailar vive le hombre”, Adrià pidió más canto del público en “Qué Bonito es el Amor”.

El espectáculo gitano continuó en forma de reggae con un mini-cover de Sweat, haciendo que los asistentes corearan el icónico ‘alalalalalong‘. Y ‘para probar que podemos tirar un muro de un golpe’, los españoles nos invitaron a probar nuestra coordinación saltando todos al mismo tiempo en “Sun Bay”. 

A pesar del tremendo calor, no había otro remedio más que sudarle porque era impensable dejar de bailar. Entre los ‘Os vayáis’ de “Una Mirada”, un señor argentino del publicó procedió a disfrutar la fiesta, olvidando momentáneamente que tenía que cuidar de sus dos hijos vestidos con playeras del River, al mismo tiempo que otros asistentes bailaban con títeres de 31 minutos en mano. Ya no sabía ni que estaba pasando, lo único seguro era que había que bailar. “Héridas de Guerra” y “Maricarmen” cerraron la presentación, con Mauri de Los Caligaris como invitado en esta última y Rubén dejando la guitarra para quitarse la playera y aventarse al público.

La Pegatina es de esas bandas por las que uno se enamora del Vive Latino: uno va a olvidarse de los problemas, de disfrutar de música, bailar y pasarla bien; podría asegurar de que todos los que tuvieron el privilegio de escuchar a La Pegatina esta tarde, lograron esos objetivos.

Y aquí te dejamos la galería de fotos de esta fiesta llamada La Pegatina:

 

Coméntanos

Share.

About Author

Equipo Polvoroso

El equipo más explosivo del site

Leave A Reply