La noche de James (Plaza Condesa)

0

Por: Rogelio Matamoros
Fotos: Selene Ortiz Tolentino

Una ya larga carrera musical de James que comenzó en 1982 (sólo interrumpida por un lapso entre 2000 y 2006, en el que el cantante Tim Booth se dedicó a su carrera solista), y una discografía de catorce producciones, son la mejor respuesta ante los cuestionamientos que se escucharon minutos antes de que los Madchesterianos pisaran el escenario de El Plaza, foro que llevaba varios días con el letrero de “Boletos Agotados” colgado en su taquilla.

James es una banda que si bien ha dejado atrás la popularidad que los acompañó durante la década de los noventas, también es cierto que son una de esas bandas que cuentan con una base de fans bastante sólida, especialmente en México. Y es que eso es lo que deja ver ya una cuarta visita a nuestro país, durante las cuales ha sido común que se presenten en varias ciudades mexicanas. Y en esta ocasión optaron por realizarlo en condiciones más intimas para la Ciudad de México.

Otra de las características de James es que gustan de explotar toda su discografía y no son una banda que seleccione exclusivamente sus hits para interpretar durante sus conciertos, por lo que siempre tienen sorpresas para sus seguidores interpretando las favoritas para alguien. Y por supuesto que también presentan las novedades en turno, como ocurrió esta noche con su más reciente trabajo, Girl At The End Of The World (editada en marzo de 2016).

Una vez más dejando claro que no es una banda de grandes producciones escenográficas, los integrantes de la agrupación salieron a escena con toda calma y comenzaron la velada con “Out To Get You”, la misma que abre el disco que los catapultó en 1993, Laid. Con el público en la bolsa comenzaron con lo más reciente de su producción: “To My Surprise”, “Surfer´s Song” y “Attention” fueron las elegidas y sí también fueron cantadas a todo pulmón por la audiencia.

Tim Booth y sus tablas dramáticas, así como su peculiar manera de bailar, constantemente se roba la atención hasta que caemos en cuenta de lo extraordinario que es el desempeño de los integrantes de la banda. Adrian Oxaal arrinconado con su guitarra precisando con los solos, a un lado de Jim Glennie y el bajo que ha dado forma a la banda desde el principio de los tiempos. Y al otro lado contrastando está la versatilidad de Saul Davies, quien pasa de la guitarra eléctrica a la acústica y también sorprende con el violín. En la batería David Baynton-Power lleva el concierto con la precisión de un mecanismo perfectamente ajustado y el trabajo de Andy Diagram en la trompeta y uno que otro efecto, generan en conjunto la personalidad del sonido de James.

Los británicos decidieron priorizar en el material de Le Petit Mort, su trabajo de 2014, del cual presentaron “Curse Curse”, “Interrogation” y “Moving On”. Del mencionado Laid también regalaron un emotivo momento con la interpretación de “Say Something”, durante la cual Booth (como acostumbra), se bajó del escenario para cantar entre el público. Y tras la energética “Ring The Bells” cautivaron de nuevo con la interpretación en formato acústico de “She´s A Star” y “Just Like Fred Astaire”, las cuales en ocasiones enmudecieron ante la reacción del público ensordecedor.

“Trouble”, “Sound”, “Tomorrow”, “Come Home”, “Sometimes”, “Nothing But Love”, “Walzing Alone” y “Sit Down” fueron las otras selecciones que entregaron esta noche y que dejaron al público pidiendo por más  (a pesar de haber realizado dos encores).

James es una banda que en México juega de local y desde ahora ya se les espera para una siguiente ocasión.

Share.

About Author

Leave A Reply

%d bloggers like this: