Los 5 Grandes Momentos de Wrestlemania 33

0

Wrestlemania 33 nos dejó gratas sorpresas e impactantes momentos dignos de ser recordados por la eternidad y aunque tuvimos algunos problemas en cuanto a la calidad de las contiendas, el espectáculo ofrecido por la WWE fue más que suficiente para recompensar los pecados. ¿Qué momentos se quedarán en la memoria? ¿Qué lucha fue la más destacada? Estos son nuestros 5 grandes momentos de Wrestlemania 33:

5.- John Cena se nos casa

Ya sé, a muchos no les interesa este tipo de cosas y honestamente fue un momento cursi… pero todos estaban de pie por una razón: es John Cena, la estrella más grande de la compañía. Este momento significa dinero para WWE, pues estaba enfocado hacia el espectador casual, aquel que no sabe qué es un ‘Shinsuke Nakamura’ pero que no se pierde Total Divas, por lo tanto la propuesta de matrimonio significó tener muchos ojos en el producto, lo cuál se traduce en un buen dinerito.

4.- La escenografía

Cuando de valor de producción se trata, la WWE siempre tira la casa por la ventana. Este Wrestlemania llevaba el sobrenombre de ‘The Ultimate Thrill Ride’ y la escenografía principal del show fue perfecta para ilustrar dicho título: con un globo terráqueo enorme y varios rieles estilo montaña rusa, la escenografía lució imponente durante el día pero no fue hasta el anochecer que la enorme construcción nos quitó el aliento. Con las luces neón prendidas, las múltiples pantallas gigantes y el oscuro cielo de fondo, ésta se convirtió en tal vez la mejor escenografía que ha puesto la WWE en toda su historia.Cada elemento fue usado de manera magistral durante las entradas para agregarle colorido a los luchadores… y claro, los fuegos artificiales fueron la cereza en el pastel.

3.- Goldberg vs. Lesnar

Sorprendentemente, la lucha que parecía nos iba a ofrecer menos, terminó siendo la mejor de la noche. Las dos contiendas que Goldberg había ofrecido desde su regreso a la WWE habían durado menos de 3 minutos en conjunto, así que no había grandes expectativas para esta revancha frente a Lesnar en Wrestlemania. Sin embargo, la gente nunca se sentó pues la ferocidad de la lucha no lo permitía: en un minuto ya Lesnar había repartido tres suplexes alemanes, habíamos tenido lanza y la cosa apenas comenzaba. Hubo bloqueos de finishers, nearfalls trepidantes, más suplexes alemanes y un ritmo incesante que culminó en Lesnar aplicando un F5 para la victoria. Fue una lucha muy inteligente: corta, al grano que expusó las fortalezas de ambos luchadores, escondiendo sus debilidades.

2.- Un regreso a casa

En el cartel estaba anunciada una lucha de escalera con tres parejas: Sheamus y Cesaro, Enzo y Big Cass, y los campeones, Carl Anderson y Luke Gallows. Cuando dichas duplas hicieron sus entradas, New Day salió para anunciar que una cuarta se uniría a la lucha. Por donde voltearas, el público estaba boquiabierto, con ojos brillantes, al borde de la explosión y algunos que gritaban ‘Delete‘ ya sabían lo que venía: La música de los legendarios Hardy Boys retumbó por Orlando y se desató una de las mayores explosiones de ruido que he escuchado en mi vida. ¿Cómo describir este momento? Es difícil encontrar las palabras para lo que vivimos en el Camping World Stadium. Una pareja junto a mí se abrazó, algunos lloramos, otros saltaban sin parar, gente perdía su voz. La definición de Momento Wrestlemania ocurrió en este momento.

Es importante recalcar que los Hardy Boys no han estado tragando camote en su tiempo fuera de la WWE: Broken Matt Hardy se convirtió en el luchador más genial, creativo y entretenido que pueda haber, incluso salvando de la bancarrota a TNA; los Hardys habían estado en una ‘Expedición del Oro’ ganando los Campeonatos en Pareja de varias compañías del mundo como The Crash y Ring of Honor para convertirse en la ‘Mejor Pareja en el Tiempo y Espacio’. Esta noche, en Wrestlemania 33 comprobaron que efectivamente, tal vez sean la Mejor Pareja del Universo.

¿Qué recuerdo de la lucha además del júblio? Los cánticos de Delete, de Brother Nero, de Holy Shit, de This Is Awesome, de Welcome Back. Honestamente ya no importa lo que pasó dentro de la lucha, pues fue imposible concentrarse: los Hardys estaban aquí y 75 mil personas estaban perdiendo las mentes por ello. Para poner la cereza en el pastel, Jeff Hardy nos llevó de vuelta a la infancia, como cuando se aventó de aquella escalera en Wrestlemania 16 sobre Bubba Ray o cuando subió la escalera más grande que han visto mis ojos para lanzarse hacia sus oponentes en la legendaria lucha de TLC en Wrestlemania X7. Sí, Jeff Hardy hizo historia durante esas veladas y lo volvió a hacer lanzándose hacia los demás competidores de lo alto de una escalera, sin importarle su físico. Broken Matt Hardy quedó solo en el ring y obtuvo los Campeonatos más prestigiosos, aquellos para terminar su Expedición del Oro.

1.- El adiós a un grande

Personalmente, considero a The Undertaker como el mejor luchador profesional de todos los tiempos y fue un honor haber estado presente para su última lucha. Sí, era algo que no esperábamos, pues no hubo previo aviso de su despedida, pero muy en el fondo ya sabíamos que venía. Vamos a dejar la lucha contra Roman Reigns a un lado y concentrarnos en lo que sucedió después de ella.

Cuando el Undertaker comenzó a despojarse de su famoso atuendo, fue como ver una película en cámara lenta, era algo que nuestros ojos veían, pero nuestras mentes no procesaban. El Undertaker, ¿retirarse? Imposible. Un hombre que nos ha dado tantas alegrías y luchas legendarias a través de los años, el hombre de la racha imposible que nos hacía ver Wrestlemania tras Wrestlemania por el morbo de verlo defenderla, un hombre respetado por absolutamente toda persona que ha trabajado con él, un hombre que es visto como un jefe en los vestidores, el hombre de la sabiduría y los buenos consejos. Pero, efectivamente, ya era momento de colgar las botas, de hecho aunque nuestros corazones decían lo contrario, nuestro cerebro ya pedía a gritos este retiro; duele ver a alguien tan impotente lucir tan débil.

Lágrimas aparecieron en el público, pues finalmente nos estaba cayendo el veinte: éste era el fin del Hombre Muerto. Los aplausos no cesaron, ni tampoco los cánticos de ‘Undertaker’ o ‘Thank you Taker’; tras un show de casi 6 horas todos estábamos agotados, con ganas de dormir y de evitar el tráfico de regreso al hotel, pero los problemas personales se hicieron a un lado, No importaba si el camión estaba esperando o si ya no había voz, pues en ese momento, no había nada que importara en el mundo más que presenciar lo imposible y reconocer, a través de palmadas y gritos, una legendaria trayectoria. Aunque suene cursi, decir adiós es siempre difícil y en este caso fue muy duro decirle adiós a un hombre con el que muchos crecimos, un hombre que sentimos es parte de nosotros, con quien hemos sufrido, pero que finalmente necesitaba del retiro para poder cerrar el ciclo.

 

Share.

About Author

Ayatollah del Rock and Rolla, sobrino de Dario Cueto, Straight Edge, amante del cine, la lucha libre y los gatos.

Leave A Reply

%d bloggers like this: