Hellblazer vol. 1: Hábitos peligrosos

0

“’El blanco y el negro están partidos por una navaja de genio puro,y todo se desliza como crema precisa y suave en una sinfonía líquida conforme el sabor fluye” . John Constantine

A principio de 2016, Vertigo México puso a la venta el primer volumen de Hellblazer titulado Hábitos Peligrosos, que abarca del número 41 al 46, originalmente publicado de mayo a octubre de 1991, se trata una de sus mejores sagas, llena de misticismo, demonología, humor negro, depravaciones, crítica social y religiosa; su protagonista John Constantine es uno de los personajes más fascinantes del cómic de horror contemporáneo, es el brujo londinense más sinvergüenza, egoísta, sarcástico, mentiroso y totalmente bastardo de todos los que han pasado por esas páginas, un ser despreciable, amoral, de valores cuestionables, cuyos métodos para salvarse de la condenación eterna, dañan hasta quienes confían en él.

Magnífica saga a cargo de Garth Ennis, por entonces ya famoso en la industria británica del cómic por escribir algunos números del Juez Dredd; cuando llegó a hacerse cargo de Hellblazer, tenía como antecesor al legendario Jamie Delano, uno de los mejores escritores que ayudó a definir al petulante bastardo de John Constantine, bajo esa presión pudo crear una de las mejores historias, sobre el personaje y uno de sus mejores trabajos hasta la fecha.

Lo logró gracias a un giro inesperado en la historia, en lugar de enfrentarlo contra los habituales peligros infernales, lo confrontó con su humanidad, al ponerlo en una situación extrema, más real y cotidiana, un peligro que no puede vencer con magia, hechizos o vudú, Constantine está enfermo de cáncer de pulmón y en etapa terminal, pues 20 o 30 cigarros al día pueden dañar los pulmones hasta del más grande embaucador místico.

John al enterarse de la noticia, pierde la coraza de tipo duro que finge ante todo el mundo para caer en un estado de desesperación, mostrándonos que bajo esa fachada de confianza, arrogancia e insensibilidad sobre las consecuencias de sus acciones, se esconde uno de los hombres más inseguros y emocionalmente dañados que existen. Oprimido por el peso de la culpa y ser la muerte andante para quien confíe en él, puede engañar a todos pero nunca a sí mismo, sabe que sus días están contados y todo el daño causado a su alrededor, aun así, ante esta revelación sobre el estado mental y emocional del personaje Ennis no presenta “su redención” sino todo lo contrario, hará todo lo posible por seguir tan podrido hasta el final de sus días, pues su vanidad es más importante que la salvación de su alma.

Si bien está desesperado por ayuda, no le rogará a nadie por su salvación, así como ha engañado a cuanto demonio se le ha puesto enfrente, va a engañar a su destino mintiendo, haciendo trampa, si se muere al menos será pataleando hasta el final.

Una situación de “estira y afloja” en la mente de Constantine, ha luchado contra los seres sobrenaturales más poderosos del inframundo, ahora será vencido por un simple y mundano cáncer de pulmón. Agotará todas las alternativas posibles a su disposición para buscar una forma de superarlo, mientras se resigna a la idea de morir no importa lo que haga, enfrentando a su yo autodestructivo y depresivo quien sabe merece su destino contra el del instinto de supervivencia casi sobrehumano que se niega a aceptarlo.

Dentro de las alternativas para solucionar su problema o resignarse a su resultado final, se encuentran una serie de amigos nuevos y viejos conocidos quienes juegan un rol crucial. En la aceptación de su mortalidad tenemos a Matt, un anciano con cáncer de hígado que ayuda a Constantine a entender de mejor manera la situación que afronta y se vuelve un sincero amigo para John, esto humaniza a nuestro bastardo favorito mientras comienza a revisar su pasado para evaluar sus errores y culpas.

Además está la introducción de Kitt, una dura mujer irlandesa (de la misma nacionalidad de Ennis), tal como Cassidy en Preacher que será la compañera sentimental de Constantine durante toda la etapa del escritor en Hellblazer. Por el lado de la supervivencia y el engaño está Brendan Finn, otro brujo con el que tiene una vieja relación de amistad, esto da pauta a uno de los mejores momentos pues Finn también está muriendo y le cuenta que encontró bajo su casa una caverna con un pozo de agua bendita donde alguna vez vivió el mismísimo San Patricio, al leer unos manuscritos antiguos descubre cómo transformar el agua, en la mejor cerveza del mundo mientras utiliza unas velas encendidas.

Ambos beben sin parar casi resignados a aceptar su destino, antes de morir Finn le dice que arrogantemente le puso una cláusula a su pacto con el Diablo, quien deberá “recogerle antes de las 12 del día de su muerte, de lo contrario, su alma iría al cielo” y el señor oscuro aceptó pues le pareció gracioso este intento de engañarle, después de eso Brendan muere y aparece unos minutos antes de la media noche. Constantine le invita un vaso de cerveza, mientras con una sonrisa sardónica apaga las velas, la cerveza regresa a su estado original y mientras el demonio aúlla de dolor, John rompe una botella, lo apuñala y lo lanza al pozo del agua bendita, salvando el alma de su amigo y engañando por primera vez a quien sería su némesis de aquí en adelante.

Cuando están agotadas las posibilidades y John casi se ha resignado a morir como un hombre que ha hecho más bien que mal, vemos como se juega su última carta donde destaca la faceta del personaje favorita de muchos de sus fans: el embaucador, con la vida en un hilo realiza el acto más arrogante y soberbio jamás visto, la estafa maestra por excelencia.

El final donde salva su vida y se sale con la suya es una de las escenas más recordadas de todo Hellblazer, una vez libre de su predicamento mortal no tiene una epifanía como Ebenezer Scrooge, sino que sigue siendo el mismo bastardo arrogante de siempre, incluso podríamos decir que peor, dado el resultado de su jugada final.

El trazo de William Simpson, da vida al mundo de Constantine, siniestro, oscuro y sórdido, es un dibujo tan marchito, decadente y depresivo como la historia que narra. Una historia oscura, llena de humor negro, con giros inesperados, gran desarrollo de conceptos, personajes secundarios memorables, donde lo vemos enfrentar su mortalidad, explorar sus demonios internos y enfrentar los reales mientras libra una feroz lucha moral, física y psicológica.

Los elementos de una historia esencial de Constantine están presentes: adicción al tabaco, manipulación de sus amigos, estafas a seres infernales o celestiales sin distinción, amor por el punk y la dualidad de ser autodestructivo/eterno sobreviviente.

Hábitos Peligrosos, es uno de las sagas perfectas para introducirte a John Constantine y su mundo, ampliamente recomendable para quienes solo conocen la versión de Keanu Reeves, una historia poderosa, esencial para los seguidores del personaje así como los amantes del noveno arte que van más allá de los superhéroes de moral intachable.

Share.

About Author

Roger Muñoz. Sibarita, irónico e irreverente, Comunicólogo de profesión, texto-servidor por accidente. Converso al “Indie” desde el 2009 después de vivir una experiencia místico-digital. Audiofilo de closet. Lector compulsivo de libros; amante del rock, el jazz, el cine, los cómics y la ópera. Otaku retirado y Japonfílico rehabilitado. Su alter-ego “starcat” a veces piensa por él.

Leave A Reply

%d bloggers like this: