La noche de Opeth (Teatro Metropólitan)

0

De nueva cuenta Opeth demostró que se ha convertido en una de las bandas de metal favoritas de los mexicanos, así de sencillo.

El viernes 31 de marzo cientos de metaleros se dieron cita en el Teatro Metropólitan para disfrutar de un concierto de la banda sueca que quedaría grabado en la memoria de los fanáticos.  El Sorceress World Tour hizo escala en la Ciudad de México y, aunque Opeth había tocado hace apenas cinco meses por acá en el KnotFest, en esta ocasión el ambiente íntimo del recinto propicio que los sentimientos estuvieran a flor de piel.

Foto: Cortesía Dilemma

El recital comenzó con “Sorceress”, canción del nuevo álbum del mismo nombre; de inmediato los fanáticos se levantaron de sus asientos mientras le aplaudían a los músicos, todo esto bajo unas luces azules en el escenario.

Con un Metropólitan a su máxima capacidad, el show se anunció como sold out un día antes, los suecos recetaron canciones dignas de un buen headbanger como “Ghost Of Perdition”, “Demon Of The Fall” y “The Wilde Flowers”, esta última dedicada a una niña que iba en la escuela de Mikael en las clases de español.

Foto: Cortesía Dilemma

Al grito de “Miguelito, Miguelito”, el cantante Mikael Akerfeldt presentó a sus compañeros y a él mismo diciendo que se llama “Miguel ´Fucking’ Lito”, recibiendo gritos por parte de la audiencia.

La mitad del show estuvo llena de sorpresas y hasta lágrimas por parte de algunos fans, ya que Opeth interpretó “Face Of Melinda” e “In My Time Of Need”.  A estas dos rolas siguieron canciones de sus últimos discos; “The Devil’s Orchard” y “Cups of Eternity”, esta última la ligaron con “Heir Apparent”, por lo que tocaron más de 14 minutos sin parar.

‘Te amo Miguelito’, gritó una voz, a lo que el vocalista y guitarrista exclamó ‘yo a ti’.

Foto: Cortesía Dilemma

Tras esto, el grupo decidió hacer un momento de peticiones, por lo que les preguntaron a los asistentes qué rolas querían escuchar, de inmediato el recinto, a una sola voz dijo “Harvest”, melodía del disco Blackwater Park, sin embargo Opeth comenzó a tocar un medley que dejó hasta a sus más acérrimos fans satisfechos pero con ganas de más.  Todo comenzó con “Bleak”, “Advent”, “The Moor”, “Porcelain Heart” y “Hope Leaves”, aunque la mayoría seguía pidiendo “Harvest”.

Los primeros acordes de “Burden” sonaron con fuerza y Mikael pidió que los presentes corearan la letra mientras ellos solo tocaban: ‘I once upon a time carried a burden inside’, sonó en voz de los seguidores, sorprendiendo a todos los miembros del grupo.  De inmediato Opeth comenzó a tocar la mencionada “Harvest”, cumpliendo el capricho del público presente.

Tras este medley, el Metropolitan estalló en aplausos y los suecos prosiguieron a tocar “The Drapery Falls”.

Como encore, Opeth regresó a dar las gracias y mencionar que ese era un concierto que muy difícilmente olvidarán, para finalizar con la melodía “Deliverance” y dejar a sus fans sumidos en un trance musical.

Coméntanos

Share.

About Author

Andre Dulché

Comunicólogo, maestro pokémon nivel medio, adicto a juegos de peleas, cómics, sci-fi y NFL Fantasy

Leave A Reply