NXT Takeover: Orlando – Roode vs. Nakamura II

0

El Wrestlemania Weekend está con todo y NXT no podía faltar en esta celebración luchística tan importante.Estuvimos en el Amway Center de Orlando, Florida para presenciar el evento más importante del año para la marca de desarrollo de NXT en el que todos los campeonatos estaban en juego, incluyendo a Bobby Roode defendiendo el título de NXT frente a Shinsuke Nakamura. Así que a continuación los resultados y el análisis de lo que Pólvora vivió desde Orlando en NXT Takeover: Orlando:

Previo al cartel principal de Takeover, tuvimos tres luchas para calentar motores y que probablemente salgan en TV las próximas semanas, así que este párrafo contendrá mini-spoilers. En la primera lucha, Heavy Machinery derrotó a los Bollywood Brothers de manera rápida y efectiva, los grandotes tienen enorme futuro, tienen buena química, son muy ágiles para su tamaño y han sido muy bien recibidos por el público: no hay que despegarles la vista. Peyton Royce, acompañada de su inseparable Billie Kay, derrotó a Aliyah en una lucha poco espectacular pero divertida y en la que se demostró lo importante que han sido las australianas para NXT en los últimos meses, pues a pesar de ser rudas, fueron muy bien recibidas por el público. Uno de los highlights de la velada fue la lucha entre Oney Lorcan y el ‘El Vagabundo’ , sí con nombre en español y toda la cosa: la semana pasada, ‘The Drifter’ Elias Samson perdió una lucha de ‘El Perdedor Abandona NXT’ frente a Ohno de … pero de alguna manera, esta noche en Orlando apareció un hombre enmascarado (con la máscara de Volador Jr,, por cierto) con guitarra en mano y con el nombre de El Vagabundo. El público enloqueció, no paró de reír, de gritar cosas en español y de corear el nombre de ‘El Vagabundo’, quien se supone era rudo, pero el público estaba tan metido en el personaje y en la comedia del asunto que no dejaron de vitorearlo, y al contrario, destrozaron al pobre de Oney Lorcan, que se supone era el técnico.

SAnitY (Eric Young, Alexander Wolfe, Nikki Cross y Killian Dain) derrotaron a Tye Dillinger, Ruby Riot, Roderick Strong y Cassius Ohno

La abridora del cartel principal fue la segunda mejor de la noche y fue entretenimiento puro. Tye Dillinger se llevó la segunda ovación más grande de la noche durante su entrada, con un público eufórico gritando ‘Ten’ sin parar. Todos tuvieron tiempo de brillar, el público le mostró su cariño a todos los participantes y a cambio, nunca hubo un segundo aburrido. Las mujeres decepcionaron un poco, ya que el 90% de sus acciones fue jalarse de los pelos o colgarsele a alguien, pero ya al final Ruby Riot se rifó con un gran dropkick fuera del ring. A pesar de todo el amor del público, la asticia de Alexander Wolfe ayudó a Killian Dain para cubrir a Tye Dillinger después de una especia de One-Winged Angel.

Aleister Black derrotó a Andrade ‘Cien’ Almas

Éste fue el debut de uno de los luchadores más queridos de Europa, Tommy End… quien ahora ha sido bautizado como Alistair Black. La lucha fue un tanto decepcionante, pues le faltó más emoción y psicología. Ambos hicieron buenas cosas técnicas pero no terminaron de conectar. Les mentiría si digo que vi el final, pues justo cuando Black obtuvo la victoria, la mayor parte del público estaba enfocando su atención y gritándole en unísono ‘Shut the fuck up’ a una sección en las gradas que no dejaba de cantar cosas aleatorias y bastante torpes. La entrada de Black fue muy badass, pero no hay mucho más que decir de él en estos momentos.

The Authors of Pain derrotaron a The Revival (Dash y Dawson) y a DIY (Ciampa y Gargano) en una Lucha de Eliminación para retener el Campeonato en Pareja de NXT

Sin duda alguna la lucha de la noche. Ya está bien documentada la gran rivalidad que han tenido DIY y The Revival, por lo que fue muy interesante verlos momentáneamente unirse para intentar frenar a los enormes ‘Autores del Dolor’ que por momentos parecía iban a sucumbir. El público adentro del Amway Center estuvo eléctrico, no hubo cuartel para dejar de gritar pues la lucha estuvo repleto de buenos spots y emoción. Gargano y Ciampa solo incrementaron el volumen del público al sacar una mesa: y cuando ésta fue usada, se dio el estruendo más grande de la noche, pues Dawson, Dash, Gargano y Ciampa unieron esfuerzos para azotar a uno de los gorilones contra la mencionada estructura de madera. También hubo un superplex desde el esquinero hacia fuera del ring (haciendo carambola con varios luchadores) que dejó atónito al público. Otro gran momento se dio cuando Gargano y Dawson se unieron con sus respectivas llaves de rendición para intentar eliminar a Rezar, pero su compañero llegó a tiempo para salvarlo ante el abucheo masivo del respetable. Luego vimos el finisher de cada pareja, con la peculiaridad de que intercambiaron participantes: Ciampa y Dash aplicaron el Shatter Machine, mientras que Dawson y Gargano usaron el doble rodillazo. Sin embargo, nada fue suficiente para acabar con los Authors of Pain que eventualmente eliminaron a las dos parejas, primero a DIY y luego The Revival. El público no estaba contento pero reconoció la impresionante joya de lucha que estos seis hombres nos dieron.

Asuka derrotó a Ember Moon para retener el Campeonato Femenil NXT

El público estuvo dividido en cuanto a su apoyo hacia estas dos atletas, aunque un poquito más inclinado hacia la nipona. La lucha fue sólida, sin mucho que resaltar salvo la buena dinámica que ambas tuvieron y la agilidad con la que nos regalaron la contienda. Lo interesante fue la psicología: Ember Moon ha sido la retadora más complicada que ha tenido Asuka durante su dominante reinado y por ello, para lograr la victoria, la japonesa tuvo que usar una marrullería para sacar y ventaja y noquear a Moon con una patada a la nuca. Por cierto el nuevo diseño del Campeonato Femenil NXT está bastante feíto y más bien se parece al cinturón de la División X de TNA.

Por cierto, Drew Galloway estuvo sentado entre el público y es que sorpresivamente acaba de firmar con la compañía, así que muy pronto lo veremos de vuelta en la WWE tras su exitosísima corrida por el circuito independiente.

Bobby Roode derrotó a Shinsuke Nakamura para retener el Campeonato de NXT

Las entradas fueron espectaculares y verlas en vivo es algo que difícilmente se olvidará. Sin embargo la lucha bastante tediosa aunque técnicamente sólida. Hubo mucho llaveo a ras de lona y pocas emociones o cosas impredecibles. Roode trabajó la rodilla de Nakamura, y éste hizo lo propio con el brazo de su rival pero eventualmente Roode aplicó su Glorious DDT para retener el título.

Al terminar la transmisión, Shinsuke Nakamura se despidió del público, recibiendo interminables cánticos y una ovación de pie. Creo que podemos asegurarlo: Nakamura ya va rumbo al elenco principal y debutará este lunes o martes… esperemos sea en la marca azul.

A NXT Takeover: Orlando le faltó carnita: sinceramente, la mitad de las rivalidades no fueron bien construidas y eso se notó en el desempeño de las contiendas. Sin embargo, el público logró levantar el espectáculo con incesantes cantos, electricidad y mucha pasión desbordada hacia los gladiadores. Recordemos que éste fue un público consistente de personas de todas partes del mundo que viaja para gozar del fin de semana más importante de lucha libre y NXT Takeover: Orlando fue un exquisito aperitivo rumbo a Wrestlemania 33.

Coméntanos

Share.

About Author

Ricardo Gallegos

Ayatollah del Rock and Rolla, Straight Edge, amante del cine, la lucha libre, los gatos y el poder de la positividad. #COYS

Leave A Reply