Distromanía – ¿Realmente innovó la lucha libre?

0

Texto de: Bruce Alexander

Fotos de: Erika Sue

El pasado domingo por fin se realizó el evento que tenía una premisa de ser verdadera lucha libre, donde los réferis no iban a tener intervención o importancia, no habría luchadores utilizando recursos como sillas, palos u otras cosas denigrantes, nada de enseñar nalgas y muchas otras promesas se nos dieron. Si bien estas promesas no fueron emocionantes, despertaba cierta curiosidad de cómo iba a funcionar el show sin estas cosas que realmente hacen que muchos mexicanos asistan a las funciones, ya que es el morbo de la audiencia que quiere ver a los luchadores enseñando nalga, destrozándose a sillazos o réferis graciosos “pa’ mentarles la madre”.

Bueno, ahora algunos se preguntarán ¿Realmente se cumplieron estas promesas? No, no se cumplieron ¿Fue tan malo el evento? No lo fue, sólo fue otra entretenida función de lucha libre mexicana, al estilo al que la audiencia está acostumbrado. Bueno, arribamos al recinto a las 17:30 horas, esperando ver la convivencia que se había mencionado, la cual comenzó algo tarde pero si se realizó y varios se tomaron fotos con sus enmascarados favoritos, especialmente los niños que eran los más emocionados. Posteriormente ingresamos a la carpa, minutos después de la hora de inicio pactada y el show seguía sin iniciar, pero la espera no fue desesperante. Aunque ahí nos dimos cuenta que el lugar era tan pequeño, que la variación de precios entre boleto era algo ilógica.

La lucha inicial fue de 2 a 3 caídas con relevos australianos, en la esquina técnica estaba Saru, Shadow Boy y Ángel del Amor quienes vencieron a Luzbel Jr., Pequeño Warrior y Rider. Graciosamente desde la primera lucha se rompieron las promesas, al hacer uso de botes de basura y sillas; aun así esta lucha no destacó tanto, fue más la interacción del público la que hizo pasar un buen rato, aunque Pequeño Warrior se me hizo el luchador más decente, mostraba carisma y velocidad. Después de esta lucha llegaría la hora de las luchadoras, “un triangular donde sólo habría una ganadora y dos perdedoras”, según dijo el torpe anunciador: Ludark y Lady Apache serían derrotadas por Reyna Dorada. Opino que a pesar de la experiencia de Lady Apache, una lucha entre Ludark y Reyna Dorada hubiese sido mucho más interesante, inclusive la misma Ludark compartió este punto de vista en la conferencia de prensa.

Era hora de la lucha más interesante para mí, pero por desgracia no de toda la audiencia. Zumbi y Pibe Alfajor contra los hermanos Hip Hop Man y La Mosca, buen llaveo, algo de lucha aérea, técnica ¡Ovación de pie para este encuentro! Zumbi y el Pibe conquistaron la lucha y a las chicas de la audiencia, especialmente Zumbi con sus bailes (el Pibe sólo conquista a las quinceañeras); sin duda, la segunda mejor lucha de la velada. Después llegó Latin Lover, seguido por Rey Escorpión y Pirata Morgan, quienes lo llamaron gay, pero Latin demostró lo contrario subiendo a tres chicas para bailarles, Pirata y Escorpión atacaron, se pactó una lucha en desventaja en donde supuestamente el perdedor sería rapado. Latin venció a los dos rudos rápidamente, pero estos no cumplieron su palabra y se retiraron.

Después de esto, Pirata Morgan, Rey Escorpión, Alan Stone y Silver King se enfrentaron a Garza Jr., El Zorro, Hijo de Dos Caras e Intocable. Esta lucha fue oro puro en cuanto a entretenimiento, especialmente la interacción de Intocable con el público ya que fue el que menos lucho en este enfrentamiento. Garza Jr. llevaba su palo de kendo o algo parecido, esto le ayudó en la lucha; por un momento parecía que los rudos se llevarían esta victoria pero Latin Lover llego con un golpe bajo para Rey Escorpión y así dar la victoria a Garza Jr. y su equipo. Para la penúltima lucha tuvimos a Tinieblas Jr., Cibernético y Blue Demon Jr. derrotaron a The UK Hooligans y Mr. Águila; en esta lucha no tengo mucho que decir, UK Hooligans más que luchar sólo estaban insultando a México y su audiencia, Cibernético es más de luchas extremas o siendo rudo, Mr. Águila se dio a conocer por maquillarse como blacker y un gran peinado, Blue Demon Jr. y Tinieblas Jr. igual no emparejaban muy bien con los otros luchadores.

Era hora del main event, Jack Swagger contra Alberto el Patrón. Tal vez ésta fue la lucha donde más se rompieron las promesas que nos hicieron, fue totalmente al estilo WWE: el All American American comenzó aventando tortillas a la audiencia, pronto Alberto pronto lo mandó sobre la barricada para luchar entre el público, al mismo tiempo que el pésimo réferi Barba Negra hacia una cuenta lenta a favor de Alberto. Pero sin duda, ésta fue la mejor lucha de la noche, por lo menos para el equipo Polvoroso… aunque éramos de los pocos con la mano en el pecho y gritando “We the people!” a favor del americano, pero como era de esperarse, el Patrón se llevó la victoria tras un gran final.

Coméntanos

Share.

About Author

Ricardo Gallegos

Ayatollah del Rock and Rolla, Straight Edge, amante del cine, la lucha libre, los gatos y el poder de la positividad. #COYS

Leave A Reply