Persecución al límite / Collide

0

¿Qué tan lejos irías por amor? Es la profunda interrogante que nos ofrece Persecución al Límite, un filme de acción que irónicamente es todo menos profundo.

La trama de la película se centra alrededor de Casey (Nicholas Hoult) un joven enamorado que necesita dinero para salvar a su amada novia Juliette (Felicity Jones) y decide volver a su vida de peligro; esta vez ayudando a su ex-jefe Geran (Ben Kingsley) a robar un enorme cargamento de cocaína de un importante jefe mafioso en Alemania (Anthony Hopkins) y obviamente las cosas no salen bien, provocando una serie de persecuciones, balaceras y muchas irreverencias.

Este filme dirigido por Eran Creevy fue filmada hace varios años, pero apenas pudo ver la luz del día en 2017 por razones poco claras, pero que podríamos imaginar están relacionadas con falta de confianza, dado que la película no hace nada por reinventar la rueda y tampoco tiene un guión muy brillante que digamos. En su centro, Persecución al Límite es una dulce historia de amor sobre un tonto que hace lo imposible por su amada… pero ese imposible es demasiado exagerado.

Persecución al Límite comienza seria, con discretas escenas de acción y un bonito romance, pero la locura comienza a incrementar proporcionalmente con la duración de la película; para el último acto, ya las persecuciones y situaciones en las que se encuentran los personajes llegan al nivel de aleatoriedad por lo irreverentes que son. Es como si el guionista hubiera consumido alguna poderosa droga al comenzar a escribir el guión y los efectos del porro fueran apareciendo progresivamente al avanzar las páginas. Y sinceramente no me quejo, estas escenas tan exageradas resultan ser entretenidas, algunas al punto de provocarte carcajadas, pero lo bonito es que tampoco llega al nivel de retraso mental de, digamos un Rápidos y Furiosos.

Nicholas Hoult (X-Men: Días del Futuro Pasado) ha estado taladrando duro para ganarse un lugar en la élite de Hollywood, y definitivamente este papel está lejos de darle la distinción, pero igual hace lo mejor que puede con el extraño guión y un personaje ridículo, capaz de sobrevivir cualquier cosa que se le ponga enfrente cual John McClane con cuerpo de adamantium repele balas e inmune a múltiples conmociones cerebrales ocasionadas por continuos y brutales choques de carros a máxima velocidad. Recordemos que esta película fue filmada por ahí del 2014, antes de que Felicity Jones (Star Wars: Rogue One) obtuviera fama mundial y reconocimiento de la Academia, por lo que tal vez no estaba muy segura de en lo que se estaba metiendo, pero como en todos sus papeles, la bella británica nos regala una actuación sólida en todos los departamentos.

El resto del elenco es uno muy colorido. El personaje de Ben Kingsley es el mismo que tiene en Iron Man 3: extrovertido, exageradísimo y muy chistoso, mientras que Anthony Hopkins (Hannibal) tiene el papel de jefe mafioso que siempre tiene la situación bajo control, un rol que a pesar de ser súper cliché, es genial gracias a la magnética presencia del legendario actor. También hay un montón de malosos barbudos, uno igual al anterior, por lo que es difícil distinguir si uno ya está muerto, o si resurgió de las cenizas para seguir persiguiendo a nuestro protagonista.

Persecución al Límite  es una cinta de acción que casi termina convirtiéndose en comedia y que no hace absolutamente nada por innovar en el género: es cero creativa, tiene ilógicos hoyos en la trama, es torpe, irreverente, exagerada, ridícula… pero es muy, muy divertida y ya con eso vale la pena pagar tu boleto, atragantarte de palomitas y perderte entre las locas escenas de acción y los coloridos personajes.

Coméntanos

Share.

About Author

Ricardo Gallegos

Ayatollah del Rock and Rolla, Straight Edge, amante del cine, la lucha libre, los gatos y el poder de la positividad. #COYS

Leave A Reply