Silverstein en retrospectiva

0

Actualmente una de las bandas más representativas dentro del posthardcore es sin duda Silverstein, título que se han ganado a pulso a través de su extensa trayectoria musical.  Mientras la época ‘emo’ se encontraba en su máximo esplendor a mediados del 2000, el mundo fijó la mirada en los canadienses cuando lanzaron el que sería considerado su álbum debut Discovering The Waterfront (2005).

Han pasado más de 15 años y Silverstein sigue en pie, creciendo y madurando a cada paso, su sonido es una creación de guitarras melódicas donde se intercalan voces trabajadas y gritos. En retrospectiva es sorprendente como sobrevivieron y lograron adaptarse al cambio de era sin un solo rasguño, especialmente cuando casi todos sus antiguos compañeros de distintas bandas se han separado o ya están en giras de reunión. Pero Silverstein no, su fuerza continúa como si fuera la primera vez, con los mismos versos agresivos y coros pegadizos que con el tiempo han ido perfeccionado y para muestra su último disco: I Am Alive In Everything I Touch y el que ya se encuentra en camino para el próximo mes de julio Dead Reflection. 

En entrevista con Pólvora, Josh Bradford nos lleva a recorrer los viejos caminos de la banda, así como una muestra de la parte más humana y sensible de las canciones.

Para entender el aquí y ahora de Silverstein es necesario sumergirnos en el pasado de la banda, ¿cómo fue que empezó éste sueño? Bradford nos comenta que cuando él era niño solía escuchar la colección de discos de sus padres, inclinándose por grupos como The Beach Boys y los Beatles. Más tarde llegó Nirvana a su vida con un sonido más agresivo, fuerte y ruidoso, fue entonces cuando se dio cuenta de que hacer música y tener una banda de rock era lo que él quería.

Tiempo después Silverstein daba sus primeros pasos con ganas de comerse al mundo, en sus inicios admiraban a una banda de su ciudad llamada Grade, confiesan que ellos fueron su principal influencia.

“Era la primera banda que habíamos oído que tenía un cantante que cantaba con voz limpia y gritaba. Más tarde nos ayudaron a conseguir nuestro primer contrato discográfico”.

A partir de ese momento avanzan hacia la cima lanzando su primer disco de estudio When Broken Is Easily Fixed (2002) y Discovering The Waterfront (2005). Desde entonces el destino y éxito de Silverstein fue trazado por sí solo, pero ¿cuándo fue que se dieron cuenta lo especial que era ésta banda?

“La verdad es que nos fue más fácil ver a nuestra banda como algo especial a través de los ojos de nuestros fans. No hay nada como la sensación que tenemos cuando la gente se conecta con nuestra música y baila, canta, hace dibujos de nuestro arte, se tatúa nuestras letras, o nos dice lo mucho que les hemos ayudamos para superar un momento difícil”.

Es precisamente esa conexión que generaron con sus fans lo que ha llevado a la banda a aprender a ver desde otro punto su música, como un elemento que se ha vuelto parte del proceso de curación emocional o incluso un escape para las personas, especialmente adolescentes que normalmente se identifican con ellos.

“Todos, en algún momento de sus vidas, experimentan sentimientos similares. Amor, pérdida, alegría, nostalgia, confusión, etc. Escribimos sobre temas que terminan siendo experiencias comunes, y creo que la gente puede tener consuelo al saber que no son las únicas que han tenido que lidiar con estas cosas. La música puede ser un poderoso escape y que sin duda puede ayudar a curar heridas emocionales”.

17 años se dicen fácil, todos esos conciertos, todos aquellos discos, videos y grabaciones han sido escalones para los canadienses que recorrieron disfrutando cada etapa, pero sin atarse, Silverstein ahora mira hacia atrás y al enfocarse en sus primeros álbumes en vez de extrañarlos, sonríen a la vida orgullosos y agradecidos.

“Nos encantan When Broken is Easily Fixed, Discovering The Waterfront, Arrivals & Departures, incluso todavía tocamos canciones de cada uno. Pero no podemos hacer lo mismo dos veces, tenemos que seguir avanzando y progresando. Eso sí, siempre escucharás algo familiar en toda la música que hacemos”.

Por otro lado uno de los elementos clave por los que es fácilmente identificar a la banda son sus portadas, por sí solas son una obra de arte, cada álbum tiene una pintura que narra el concepto de las canciones.

“Cuando grabamos nuestro primer álbum de estudio con Victory Records, decidimos que queríamos que el arte fuera más profundo que una simple fotografía. Un viejo amigo mío fue quien pintó la portada, nos encantaron los resultados. Además una de las cosas que nuestros nuevos fans parecían apreciar de nuestro primer disco era también esto, el arte, así que seguimos trabajando con el mismo artista para la mayoría de nuestros lanzamientos. A medida que crecíamos como músicos, él crecía como artista. Siempre nos ayudó a representar nuestra música con una apariencia original”.

Sobre el último proyecto de Silverstein: I Am Alive In Everything I Touch fue dividido en 4 partes porque manejaron un concepto bastante curioso: cada canción trata sobre una ciudad diferente en América del Norte y sobre alguna experiencia que la banda tuvo allí, así mismo las cuatro divisiones representan el Norte, Este, Sur y Oeste del continente.

“Hemos pasado más de la mitad de nuestras vidas tocando en esta banda, constantemente grabando, haciendo giras y discos. Nuestras vidas se mueven en ciclos, nos dimos cuenta de esto y tratamos de hacer un registro que hablara de esto”.

I Am Alive In Everything I Touch  tiene algunas canciones muy importantes para la banda en cuanto a lírica. Un ejemplo  sería “Ghost”, menciona que a menudo son “frecuentados” por su pasado y sus mentes a veces los obligan a revivir viejos pensamientos y sentimientos, volviéndose aterrador como un fantasma, de ahí que la hayan titulado así. Y por el otro lado está “Milestone”:

“Para mí es un poderoso recordatorio de cierto momento difícil en mi vida, así como una declaración de la razón por la que seguir haciendo música. Espero dejar algo aquí de mí después de que me haya ido, para seguir viviendo en ese legado y ojalá que toque la vida de otra persona”.

Sobre la próxima visita de Silverstein a México, Josh se mostró muy emocionado de regresar prometiendo un setlist que abarcará gran parte de su discografía y más sorpresas, suponemos que será alguna de las canciones que acaban de lanzar como sencillos del próximo álbum.

“El público mexicano está lleno de pasión y energía es un verdadero placer de compartir nuestras canciones con ustedes. Nos encanta visitar su hermoso país. Y también los tacos”.

En ésta ocasión los volveremos a ver encabezando el show con otras dos increíbles bandas amigas, The Word Alive y For The Fallen Dreams.

“Estamos muy felices y nos estamos divirtiendo más que nunca, estamos ansiosos de traerles más música y tocar más shows en alrededor del mundo!”

 

 

Coméntanos

Share.

About Author

Cinthia Flores

Live music is my first love.

Leave A Reply