GLOW – El nuevo hit de Netflix

0

Con Orange is the New Black, la brillante Jenji Kohan demostró su capacidad para crear increíbles historias alrededor de mujeres con toques de comedia y conmovedores momentos dramáticos. Ahora como productora ejecutiva, Kohan nos trae GLOW: una de esas series marca-Netflix que no puedes dejar de ver, que vas a intentar acabar en una sola noche y que te dejarán satisfecho(a) en múltiples niveles.

GLOW es un acrónimo para Gorgeous Womens of Wrestling (Hermosas Damas de la Lucha Libre), una promoción de lucha que existió durante el boom de los años 80 generado por la popularidad de la creciente WWF. Como su nombre lo indica, esta promoción estaba integrada exclusivamente por mujeres: actrices o modelos que estaban intentando hacerse un nombre. Esta serie de Netflix está basada en ese peculiar concepto que logró atraer la atención de las masas hace varias décadas. GLOW es sobre un montón de soñadoras encontrándose a sí mismas mientras descubren el caricaturesco arte de la lucha libre.

Tal ves estés pensando que solo disfrutarás esta serie al 100% si gustas de la lucha, pero eso es completamente falso. GLOW ofrece una historia magnífica, geniales momentos de comedia, drama y una gama de personajes diversos, interesantes y muy ricos. Alison Brie (Community) es la gran protagonista y hace un trabajo magistral, pues en ella se enfoca el alma de la serie: búsqueda de indentidad. Brie es una actriz llamada Ruth Wilder que debe navegar contra viento y marea para lograr su sueño, luchando por obtener algún papel por más denigrante y machista que sea, hasta que finalmente encuentra en GLOW una oportunidad para demostrar su pasión por la actuación. Ruth es dedicada, accidentalmente chistosa y a veces un poco patética; el rango emocional de Brie hace de esta actuación una memorable pues así como te hace reír, cuando se lo propone, te rompe el corazón en mil pedazos.

El elenco de luchadoras es colorido, diverso y siempre interesante. Tenemos de todo: a una chica punk medio introvertida, una madre de familia, una mujer que se cree lobo, una deshinibida británica; todas intentando descifrar cómo encajan en GLOW y como usar sus propias personalidades para crear a un personaje que pueda conectar con la audiencia. El tema del feminismo es importante, pues al ser mujeres, tienen que esforzarse lo doble por sobresalir, por romper la barrera del sexismo y obtener el éxito que merecen.

Marc Maron (WTF with Marc Maron) es otra pieza clave de la serie con su interpretación de Sam Sylvia, el director de GLOW. Es de los pocos hombres que interactúa con el elenco femenil y es un contraste total con la personalidad de todas ellas. Un adicto a la cocaína, experto en tener malas relaciones, capaz de hacer los comentarios más sarcásticos que te puedas imaginar pero al final del día es un hombre apasionado, determinado por completar el proyecto, y alguien, que cuando es necesario, se toca el corazón para apoyar a un elenco que pasa a ser lo más cercano a su familia. Un hombre llamado Bash, interpretado por Chris Lowell (Private Practice), es el productor de GLOW, y le imprime un toque mágico a la serie, pues su persona es como el reflejo de muchos fanáticos; es alguien que está viviendo su sueño de entrar al mundo de la lucha libre. Con cada una de sus líneas, Lowell te convence totalmente del amor y pasión que su personaje tiene hacia la industria, nunca dejando de apoyar a su equipo y haciendo lo imposible por hacer avanzar el proyecto.

Como fanático de la lucha libre, se agradece ver una serie que entiende exactamente cuál es la esencia del deporte, que lo ve como un arte y que hace una representación tan bonita de los elementos que lo componen. Hay un momento mágico durante la serie en el que una escéptica, de esas personas que simplemente no ve más allá de hombres en calzones aventándose por un cuadrilátero, finalmente comprende el meollo del asunto, comprende en qué consiste la lucha libre y se conecta con la historia; como espectadores podemos ver que en ese momento, su personaje da un cambio radical. Vemos en sus ojos aquello que muchos fanáticos de la lucha libre sentimos, ese momento en el que caes perdidamente enamorado por el arte llamado lucha libre.

Como era típico de los años 80, el uso de caricaturescos estereotipos está muy presente en el mundo de GLOW, algo que de cierto modo va de la mano con la diversidad del elenco. Está la asiática que le es asignado el personaje de una ninja llamada ‘Galleta de la Fortuna’ o la atlética fémina de color que toma el papel de una peleadora del ghetto llamada Junkchain. Y parte de todos estos estereotipos adoptados por las luchadoras es también un reflejo de lo que era la sociedad norteamericana en esas épocas, del exagerado nacionalismo gringo que siempre ha existido y la intolerancia hacia otras culturas.

Y para los conocedores de la lucha libre hay varios easter eggs que serán de su agrado, pues vemos a un montón de luchadores independientes ejercer algún papel dentro de la serie: John Morrison, Carlito, Christopher Daniels, Tyrus y otros más te sacarán una sonrisa en cuanto los veas aparecer en pantalla. Y por supuesto, también vemos a la gran Kia Stevens (Awesome Kong/Kharma) como una de las luchadoras principales de la serie.

GLOW es un deleite de principio a fin. Son 10 episodios que se pasan como agua, encantándote con su ligera pero profunda trama, su ochentero soundtrack y entrañables personajes. Su final es una verdadera obra de arte que engloba todo lo que significa la magia de la lucha libre de una manera totalmente cautivadora y que sin duda alguna te hará saltar de tu asiento, pues culmina perfectamente la narrativa que tan magistralmente se desarrolló a lo largo de toda la temporada. Además, es una serie que cambia radicalmente lo que venimos viendo en televisión, es una bocanada de aire fresco que maneja importantes temas que siguen siendo relevantes hasta nuestros días, como es la eterna lucha de la mujer por demostrar su valía en la sociedad.

Coméntanos

Share.

About Author

Ricardo Gallegos

Ayatollah del Rock and Rolla, Straight Edge, amante del cine, la lucha libre, los gatos y el poder de la positividad. #COYS

Leave A Reply