Nickelback – Feed The Machine

0

Después de ver como Chad Kroeger se peleaba con Corey Taylor sobre quién es mejor y que Nickelback fuera motivo de burla a los fans de Linkin Park por ser más rudos que ellos en sus últimos videos, hablemos sobre Feed The Machine.

Sabíamos que la banda tuvo un receso no voluntario por la salud de Kroeger, cancelando la gira de promoción de su disco anterior No Fixed Adress, así que tenían que vovler con algo diferente y recuperar un poco ese tiempo perdido. Así que cuando el señor de Lavigne y compañía sacaron su primer video de este nuevo álbum antes de darle play esperarías -como buen fan de la banda- una canción pegadiza, rock pop canadiense, yendo de menos a más o en su defecto una balada para desgarrarse las venas pero no, fue “Feed The Machine” con unos riffs de hard rock tirándole al industrial, unos solos que no habíamos escuchado en todos sus discos anteriores (tal vez solo en “Old Enough” de The State) y un video arrasador. Solo denle play y déjense llevar.

Siguiendo este mundo de cyborgs encontramos otro muy buen track, “Coin For The Ferryman” donde las guitarras se adueñan de todo, incluso podrías hacer headbanging (claro, como es Nickelback te dará pena) pero vale la pena gozarla, incluso poder gritar ‘dynamite’ junto a Kroeger. Tal parece quieren volver a esos primeros años de The State y Silver Side Up. Dos canciones y ya es más rockero que todo el de Linkin Park.

Pasaron las dos canciones más largas del disco y con ello las más pesadas. En un rock más noventero alternativo encontramos “Song On Fire”, la más suave del disco que podríamos considerar como la vieja confiable power ballad. Balada y Nickelback, sabemos es lo que mejor hacen y no decepciona en nada.

Después tendremos otro gran tema de hard rock, “Must Be Nice” con buen coro y un beat que te será casi imposible resistir a moverte de lado a lado y como dice la canción ‘así debe ser el paraíso’.  “For The River” cumple con la misión de forma similar, es rabiosa y sigue con esos riffs que dejaron en el olvido bandas de nü metal como Papa Roach.

En “After The Rain” tenemos otra buena canción e medio tempo pero que no encaja en todo lo que hemos oído, sobra y baja mucho el ritmo. Por sí solo podrá ser un buen single atrapa mujeres pero Feed The Machine fue concebido como un concepto y no canciones aleatorias. Caso contrario “Home” que también es una canción lenta, con momentos acústicos pero que no desentona, ya sea por esos efectos en la voz o el beat de fondo y que vale más la pena oír.

Con “Silent Majority” y “Every Time We’re Together” tenemos las canciones de rock alternativo en estado puro de maple, las que les llegan de mejor forma a sus fans de discos como Dark Horse o All The Right Reasons y que cantaran una y otra vez.

También tendremos dos canciones bajo el nombre “The Betrayal” solo cambia el acto de I a III (exacto, no hay dos y además está primero la tercera parte).  La primera es violenta, oscura manteniendo esos riffs industriales cortos y contundentes y la voz de Kroeger sigue manteniendo fuerza, no cae en lo melódico. El primer acto es acústico, una pieza instrumental que relaja después de tantas máquinas y ciencia ficción; es la canción que da punto final al disco.

Feed The Machine es de lo mejor que ha dado Nickelback, sorpresivo al usar mucho hard rock casi heavy metal y la voz de Kroeger no yéndose por lo fácil y cambiar el ritmo para ganar algunos hits radiales; esos ya los tiene asegurados. Solo tiene un track que valdría la pena en discos pasados, no en este y lo demás es para conservar en tu reproductor por mucho tiempo.

Si es o no más pesado o mejor que Stone Sour y su último disco, es cuestión de gustos pero de que han dado una muy grata sorpresa, eso no hay duda.

Coméntanos

9.0 Un Nickleback rabioso
  • 9
  • User Ratings (0 Votes) 0
Share.

About Author

Andre Dulché

Comunicólogo, maestro pokémon nivel medio, adicto a juegos de peleas, cómics, sci-fi y NFL Fantasy

Leave A Reply