Un nuevo viaje para Anathema con The Optimist

0

Foto: Scarlet Page

Anathema, considerada hoy en día como una de las pioneras y más representativas dentro del doom metal en el mundo, comenzó su recorrido por la música hace más de 25 años. Claro que con el paso del tiempo todo en la vida sufre cambios o alteraciones y como era de esperarse para los británicos no hubo excepción, los originarios de Liverpool evolucionaron escalando en otros niveles como el rock progresivo, el rock alternativo y hasta el post rock. Desde su nombre el grupo encierra magia y misticismo, así mismo podemos encontrar ambos elementos dentro de sus creaciones musicales pues solo ellos son capaces de moldear una serie de atmósferas progresivas que al escucharlas envuelven tus cinco sentidos. A unos meses de su visita a México, platicamos en exclusiva para Pólvora con Jamie, uno de los hermanos Cavanagh para empaparnos más de la energía y vibra que traerán consigo los británicos en su próximo concierto.

| Anathema se presenta el 5 de agosto en El Plaza Condesa |

Los seguidores de Anathema, desde las viejas generaciones, aquellas que han crecido junto con ellos hasta las más recientes que apenas comienzan a conectarse de lleno con la banda pueden generar precisamente ciertos lazos debido al nivel emocional que abordan dentro de sus obras, más allá de simplemente identificarse con la música viven la experiencia plasmada en los ritmos y sonidos.

“Escribimos música intuitivamente, las emociones y los instintos son nuestros principales catalizadores. Así es como hemos trabajado por años para definir nuestro propio sonido”.

Sobre el proceso que Anathema vivió durante su avance y crecimiento musical, Cavanagh comenta que como artista es absolutamente necesario tener una mentalidad progresista y evolutiva para no permanecer estancados en un mismo espacio porque al parecer el cambio es uno de los más grandes miedos para la humanidad.

“Tal como fue para The Beatles, Pink Floyd, Bob Dylan, David Bowie, Brian Eno, Walker Scott, Radiohead, etc, etc. Se trata de una necesidad no forzada de vivir un nuevo terreno musical que impulsa a uno hacia adelante. ¡La evolución es la base de la longevidad!”  Por tal motivo en su más reciente material discográfico: The Optimist, los británicos cubren múltiples géneros, pues el núcleo de la emoción siempre está ahí como un tallo de vida porque la música crece a partir de esto en distintas direcciones. De igual manera el nuevo disco se vio inspirado por cierta película documental sobre un refugiado que caminó a Alemania desde Siria para salvar su vida.  “Éste chico dijo que la música lo mantuvo a flote para seguir luchando por su vida y mencionó a nuestra banda. Danny lo conoció y se inspiró lo suficiente para escribir una canción llamada “The Optimist”, que finalmente llevó a la historia completa del álbum.”

The Optimist podría describirse absolutamente como un viaje, debido a que es un álbum que funciona mejor en su contexto, escuchándolo en su totalidad desde el principio hasta el fin. Además la pieza se ve completada por el artwork, el libro en edición especial que incluye el disco y si le sumamos la actuación en vivo de la banda termina siendo toda una obra de arte.

“En vivo nosotros sentimos realmente la música, todos quienes nos hayan visto alguna vez tocar lo saben, no se necesitan más palabras para describirlo.”

La obscuridad y melancolía en éste material se vuelve palpable, Anathema se ha atrevido a explorar en otros canales musicales que al irse enlazando poco a poco han dado como resultado un eléctrico y obscuro proyecto que resulta irresistible.

Retomando un poco el concepto e historia narrada en el álbum, nos encontramos con una curiosa conexión entre The Optimist y otro de sus discos anteriores, A Fine Day to Exit (2001). La trama empieza así: en A fine Day to Exit se cuenta que un hombre intenta escapar de sus problemas y demás situaciones intensas que lo atormentan pero al final no se resuelve el destino de éste personaje, es en ese momento cuando aparece la continuación de la historia 16 años despúes con The Optimist. El punto clave que une ambos álbumes es el tema “32.63N 117.14W”, se trata de las coordenadas de la playa Silver Strand en San Diego.

“Es la última ubicación donde se tomó la portada de The Fine Day y la vemos nuevamente en The Optimist como tema de apertura”. Es fascinante encontrar ésta serie de detalles y pistas en cada canción, el simbolísmo en las fotos y portadas de los materiales discográficos, pues entiendes y descubres otro tipo de significado que la banda intenta comunicarnos. “Las imágenes que acompañan al álbum, las letras, la narrativa como tal tienen una enorme conexión, está todo armado para completar una obra de arte”. 

Otro punto a favor de la banda son las versiones acústicas que llegan a presentar en determinados shows, los hermanos Cavanagh y compañía hacen vibrar a su público desde el corazón, como ya lo han dejado en claro. Su música es poderosa y estremecedora, según Jamie si la banda fuera un color sería rojo, un color que posee una llama interior que arde llena de vida.

“Llevar las canciones con más peso del álbum a la realidad, en vivo implica tratarlas diferente porque la música acústica es poderosa. Abrazamos una idea y empezamos desde allí hasta encontrar una manera de interpretar el sonido de una manera en que pueda adaptarse la emoción de cada una.”

Sin duda alguna Anathema se pone constantemente a prueba y busca sus propios caminos por explorar dejando a un lado las críticas y comentarios de las personas que le huyen a los cambios, ellos no tienen miedo de seguir creciendo, se divierten creando y compartiendo al mundo sus obras. Lo que hacen es música con los sentimientos, emociones puras y con el corazón al rojo vivo. Estamos viviendo una etapa diferente de la banda, no son los mismos de antes, aprendamos a mirar para apreciarlos desde distintos enfoques

“Se siente como si miraras un viejo álbum de fotos de cuando eras niño. Puedes reconocerte a ti mismo pero al mismo tiempo se siente como si fueras alguien más.” -Jamie Cavanagh

Y hablando de recuerdos… ¿Cómo recuerdan ustedes a la banda? ¿Cómo nos recuerda Jamie Cavanagh? “Fue un momento sumamente especial… 14 de octubre de 2006 – Circo Volador, Ciudad de México, uno de los espectáculos más largos que jamás hayamos tocado, tocamos canciones de todos nuestros álbumes. Un público increíble en una gran noche”.

Share.

About Author

Leave A Reply

%d bloggers like this: