The Beatles – Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (Lado A)

0

Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band

En los dos primeros días de febrero de 1967, The Beatles graban esta canción con la que inicia el álbum y aunque a Paul le había gustado como había quedado su tema sentía que le faltaba punch. Entonces se dirigió a George Martin, productor de casi todo el disco, y le preguntó de qué manera podría quedar como si Pepper y su banda hubieran grabado el disco en vivo. George Martin, viejo lobo de mar en estos quehaceres con más doce años trabajando para la compañía Parlaphone propiedad de EMI, le propuso a McCartney usar viejas cintas donde podría encontrar los sonidos que necesitaba. Un mes después, Paul y Martin tomaron de los archivos de Abbey Road el volumen 28 (“Aplauso de la audiencia y atmósfera en el Royal Albert Hall” y “Queen Elizabeth II Hall”), y el volumen 6 (“Aplausos y risas”), para dar la sensación que querían. El 2 de marzo, agregaron la afinación de la orquesta de cuarenta y un músicos de la filarmónica de Londres que tomaron de la canción Un día en la vida. La obertura de esta ópera rock inicia con un Molto Vivace que a los cuatro vientos se oía: “Hace veinte años, Sgt. Pepper enseñó a la banda a tocar”. Con fanfarrias (grabadas por cuatro trompetistas), el alter ego de The Beatles, invitaba a la audiencia a escuchar al único Billy Shears (Ringo Starr).

With a little help from my friends

Paul y John decidieron hacer una canción para Ringo con el fin de incluirlo en el álbum. La voz monótona de Starr complicaba el asunto, pero nunca fue un problema para los genios de Liverpool. Después de grabar la base musical diez veces, Martin decidió que era más que suficiente, por lo que en la onceaba toma Ringo cantó su tema.

Si bien esta canción es un sello que identifica a Ringo, el que también le sacó jugo fue Joe Cocker, ya que en 1968 por su interpretación fue número uno en Inglaterra. Un año después, el hijo prodigo de Sheffield se rifaría con una presentación memorable en el Festival de Woodstock. Sin embargo le hacía falta el aval Beatle.

Sera hasta junio de 2002, en el marco del concierto del Jubileo de Oro de la Reina Elizabeth II, cuando Paul le dijo a Joe que le gustaba mucho como cantaba With a little help from my friends, el detalle emocionó profundamente al maestro Cocker hasta las lágrimas.

Lucy in the sky with diamonds

La psicodélica historia de esta canción comienza cuando el hijo de John, Julian Lennon Powell, le dibuja a su amiga Lucy O’Donnell en el kínder Heath House en el barrio Weybridge, una  pintura en pastel que titula Lucy in the sky with diamonds.

El jefe Beatle, que consideraba que el surrealismo es la realidad, le gustó el dibujo y al unir el cuento de “Lana y agua” del libro A través del espejo de Lewis Caroll con su ácido preferido (LSD), compuso una majestuosa y pacheca canción.

Lennon: No hay que olvidar que el LSD se lo debemos a la CIA (Agencia Central de Inteligencia) y al ejército. Les salió todo al revés: lo crearon para controlarnos y nos hicieron libres.

 John cantando los coros y tocando la guitarra participó en una nueva versión de este tema con Elton John en 1974, misma que fue un gran éxito en el mundo.  Ese mismo año el investigador Donald Johanson, descubrió un esqueleto femenino de 3 millones de años la cual nombraría como “Lucy”, porque con esa canción celebró su hallazgo.

 Getting better

El génesis de este tema comienza el 3 de junio de 1964, cuando Ringo en vísperas de la primera gira mundial de los escarabajos, se enferma de faringitis. Los compromisos de la banda eran tantos que no podían cancelar, por lo que George Martin propone a Jimmy Nicol (un baterista que había trabajado con los Spotnicks y los Blue Flames de Georgie Fame) como suplente.

Ese mismo día, mientras el narizón ingresa al University College Hospital para ser intervenido, John, George y Paul ensayan diez canciones con el remplazo en los estudios Abbey Road para sacar adelante los compromisos.

Al concluir cada uno de los conciertos en Dinamarca, Holanda, Hong Kong y Australia, Paul y John se acercaban a Jimmy y le preguntaban cómo iba la cosa. El interino simplemente contestó Getting better (mejorando). Al final de esta minigira los escarabajos le regalaron un reloj de oro a Nicol por su ayuda.

El que no estaba en su mejor momento era John el 21 de marzo de 1967, porque llegó pacheco a grabar la rola Getting better. En algún momento frente al micrófono le dio la pálida en los estudios EMI por lo que tuvieron que llevarlo a la azotea para que se alivianara. Cuando terminó la sesión a las 2:45 de la mañana, Paul llevó a Lennon a su casa y para estar en sintonía también le entró al LSD.

Fixing a hole

Paul comentó en su libro Hace muchos años, que siempre fue un buen anfitrión con los fans, los periodistas y el público en general cuando llegaban a su casa en St. John´s Wood (Londres).

Un buen día, el 9 de febrero de 1967, llegó a su puerta un tipo que le dijo “Soy Jesucristo”, el Beatle le contestó “Oh, oh, bueno, entonces será mejor que entres” y pensó “Lo más probable es que no lo sea. Pero si no es, no voy a ser yo quien lo eche”. Así que lo hizo pasar le dio una taza de té y comenzó a charlar con él hasta que se dio cuenta que tenía que ir a grabar Fixing a hole, entonces le dijo a su invitado “Tengo que ir a una sesión si me prometes quedarte callado, sentado en un rincón, puedes venir.”

Paul llegó a los estudios Regent Sound Studio, en Tottenham Court Road con su nuevo amigo, cuando le preguntaron los otros Beatles quién era, simplemente contestó “Es Jesucristo”, lo que los hizo reír a carcajadas. Después de ese día nunca más volvieron a ver al “Señor”.

Cabe comentar que un año antes, el periódico Evening Standard en Inglaterra publicó las declaraciones de John que hizo a la periodista Maureen Cleeve: Ahora somos más populares que Jesucristo. Quien sabe, igual y Jesús se le apareció para aclarar el punto.

Algunos críticos asociaron la canción con inyectarse heroína (en inglés: heroin fix), Paul comentaba que estaban equivocados, su rola estaba inspirada en la mariguana.

 She’s leaving home

Era común en la década de los sesenta que los hijos se fueran de su casa. Bob Dylan lo dijo en 1965 con su canción, “Like a Rolling Stone” (“¿Cómo se siente?, estar sin hogar, como una completa desconocida, como una piedra que rueda”).

Un par de años después, Paul retoma el tema cuando leyendo el periódico Daily Mirror, se entera de la historia de Melanie Coe que vivía Stamford Hill y llevaba una semana fuera de su hogar. El tema no era menor, el FBI en Estados Unidos había registrado en 1967, 90 mil casos de mujeres que habían viajado a San Francisco para incorporase a las comunas hippie donde se vivía el Flower Power.

Lennon leyendo las palabras del padre de Melanie (“Se lo dimos todo, no sé por qué se ha marchado de casa”), lo inspiró para escribir los coros (“Le dimos todo lo que el dinero podía comprar”). El 17 de marzo se grabó la canción sin que ningún Beatle tocara un solo instrumento, tal como fue con la rola de McCartney, “Yesterday”. John y Paul cantaron con diez músicos de estudio que interpretaron con sus instrumentos de cuerda (viola, cellos, violines y arpa) los arreglos del productor Mike Leander.  Este tema musical tiene dos puntos importantes. Primero, George Martin no participó en esta canción porque Paul le dijo 24 horas antes que hiciera el arreglo y él no tuvo tiempo por estar grabando a una cantante. Y dos, Sheilla Bromberg es la primera mujer que graba en un disco Beatle, tocando el arpa.

Being for benefit of Mr. Kite!

El 31 de enero de 1967, concluido el almuerzo de la filmación del video “Strawberry fields forever” en Sevenoaks (Kent), Lennon entra en una tienda de antigüedades donde compra el cartel Being for benefit of Mr. Kite!, impreso en 1843.

 En el cartel se podía leer que el Circo Real de Pablo Fanque, presentaría sus mejores números con el fin de hacer una obra benéfica para Mr. Kite. En la función participaría John Henderson (equilibrista, maestro del trampolín y payaso), junto con su esposa Agnes (la domadora de caballos, que haría que Henry el caballo bailase vals). Pete Shotton, que era amigo de John desde que ambos estaban en la banda Quarrymen de Liverpool, comentaba que vio como el Beatle de reojo checaba el cartel y con los dedos sobre el piano iba buscando la melodía para la composición. Punto y aparte, en 1965 Lennon apoyó económicamente a Shotton para que tuviera su propio minisúper.

Paul siempre tenía ideas muy claras con lo que quería hacer musicalmente, por lo que George Martin la llevaba muy bien. Sin embargo, Lennon era un dolor de muelas porque sus instrucciones eran muy ambiguas, como lo fue pedir una atmósfera de circo para Mr Kite!.

Martin propuso grabar el tema con dos órganos, un Wurlitzer que tocaría él mismo y un Hammond que tocaría John. El tema se complementa con dos armónicas interpretadas por su asistente Mal Evans y Neil Aspinall (Director de Apple).

Para la atmósfera de la canción, se cortaron en pedazos de 30 centímetros cintas grabadas de órganos victorianos que había en los archivos de EMI. Después se lanzaron al aire las cintas y las reagrupó el ingeniero de sonido Geoff Emerick. Afortunadamente esta mezcla le dio el toque a la canción que le hacía falta.

Coméntanos

Share.

About Author

Abel Montaño

Reportero, investigador, aprendiz de fotógrafo, fan de The Beatles, cinéfilo y seguidor del teatro de las ideas, cuya misión no es ser productivo sino ser feliz.

Leave A Reply