Spider-Man 55 años de poder y responsabilidad

0

En la actualidad estamos tan acostumbrados al personaje  de Spider-Man que la mayoría de la gente desconoce cuál fue el origen, pero sobre todo porque tuvo tanto éxito y se ha mantenido como uno de los favoritos del público, aun después de 55 años, además de ser la insignia de la casa de las ideas.

En los albores de la llamada era plateada de los cómics, tras el enorme éxito de Los Cuatro Fantásticos y otros personajes como Hulk, Hombre Hormiga o Iron Man, el dueño de Marvel Comics solicitó a su guionista principal (primo de su esposa), Stan Lee, que creara un nuevo superhéroe.

Creado por Stan Lee y Steve Ditko, Spidey vio la luz pública por primera vez en Amazing Fantasy no. 15, el 10 de agosto de 1962, la era dorada de los superhéroes había terminado y la industria enfrentaba una de sus primeras crisis que con el tiempo serían recurrentes, con la caída de las ventas, era necesario hacer algo inédito para salir del bache, eso obligó a los escritores a plantearse nuevos esquemas que al principio como toda innovación encontraron resistencia.

 

Eso no los detuvo y solo fue cuestión de tiempo para que las condiciones favorecieran ese cambio tan necesario en el noveno arte, Marvel, inició la era plateada de los cómics cuando desarrolló su universo y nuevos personajes, en 1961, en nuestro vecino del norte, se vivía la bonanza económica producto de los conflictos bélicos previos, demográficamente los adolescentes representan no solo un grupo poblacional importante sino uno con gustos propios pero sobre todo, la capacidad de pagar por ellos.

| La enredada vida amorosa de Spidey |

Antes de esta época, los adolescentes no eran considerados importantes, eso se refleja en los productos culturales como los cómics que los representan solo como ayudantes, siempre en un papel secundario, ese fue el paradigma dominante durante la era dorada y el cual un visionario llamado Stanley Martin Lieber se atrevió a desafiar. Los lectores de cómics de entonces, estaban acostumbrados a ver superhéroes adultos, perfectos, sin ningún vicio ni manía humana y los editores estaban convencidos de que eso era lo normal, por eso cuando Stan propuso a Spider-Man, a Martin Goodman lo rechazó de inmediato.

Bajo la lógica de la era dorada, un superhéroe adolescente, inseguro, tímido, con problemas y sin dinero, auguraba un fracaso rotundo, sin embargo esas características fueron las que lo acercaron a las masas de lectores que de inmediato se sintieron identificados, tanto que de ser una historia de relleno en la serie Amazing Adult Fantasy, para el que sería su último número, cambiaría su nombre al de Amazing Fantasy, pasó a tener su propia publicación The Amazing Spider-Man en tan solo siete meses en marzo de 1963.

En lugar de ser alto, fuerte, galán, Peter Benjamín Parker, era un huérfano criado por sus tíos ancianos Ben y May, un adolescente típico que debía lidiar con problemas como el acné, rechazo de las chicas guapas, abuso de los bravucones y la falta de dinero a la par de enfrentarse a los criminales más extraños pero sin dejar de entregar su tarea de ciencias a tiempo.

A diferencia de los héroes clásicos, Peter adquiere sus asombrosos poderes por accidente, habilidades sobre humanas como gran fuerza, agilidad, flexibilidad, un sentido arácnido que le advierte del peligro así como la capacidad de adherirse a la mayoría de superficies le caen como una maldición y debe aprender a vivir con ellos.

Como no tiene armas ni cinturones, debe suplir esa falta de recursos como lo hacemos la gente común, el ciudadano de a pie, con ingenio, así logra desarrollar unos lanzatelarañas de fabricación casera que serán sus aliados incondicionales en su lucha contra el crimen.

        | New Era presenta su colección Spider-Man: Homecoming |

El primer gran acierto de Marvel fue darles a los adolescentes un superhéroe tan real, como sus lectores, no más seres perfectos que vivían vidas irreales en ciudades ficticias, esa simple idea revoluciono la industria y ha sido un parte aguas en la historia del cómic. El segundo elemento que logra consolidar a los nuevos personajes fue que estableció una comunicación abierta con los lectores a través de una sección que publicaban las cartas de los mismos, donde se hacían sugerencias y comentarios sobre las historias y los personajes. Esto les permitió detectar necesidades, temáticas e intereses pero sobre todo darle al lector la importancia que se merece.

Con el paso del tiempo, fueron cambiando los escenarios, los personajes y las temáticas, por sus páginas desfilaron grandes maestros como Jerry Conway, Frank Miller, JM Dematteis, John Romita, entre muchos otros. Desde su primer número nos enseñó una de las máximas más famosas del cómic, “con un gran poder viene una gran responsabilidad”, misma que el atormentado Parker, aprendería de la manera difícil al ver que su amado tío Ben seria víctima de su egoísmo y vanidad.

El personaje creció con sus lectores y nos dio casi 3 décadas de excelentes historias pero como pasa con todo aquello que se sobre explota, a principios de los años 90, la mina se agotó y el fantasma de la crisis volvió a hacerse presente, en lugar de renovarse, tomaron la puerta falsa del refrito y  publicaron la saga de los clones, salvación temporal, pues no duro más de 5 años, ya sin ideas ni nada que reciclar, Marvel decide reiniciar su universo en un galimatías llamado Ultimate, años luz de los grandes dibujantes, escritores e historias y que tiene como principal eje “creativo”, cambiar orígenes, villanos, características, raza y género de los personajes con la excusa de la “actualización”.

Es lógico que algunas cosas deben cambiar, pues se trata de un negocio sin embargo hay elementos que son la esencia de los personajes, al ser alterados modifican completamente el sentido de la obra original y la dejan en una especie de limbo mediático donde se vuelven tan novedosos como olvidables.

Aunque lo reinicien 20 veces, las historias originales de Spider-Man seguirán siendo fuente de inspiración para cineastas y lectores, porque un inseguro adolescente trepador nos enseño que la inteligencia es más importante que la fuerza bruta para vencer a tus enemigos, a no rendirse ante la adversidad, pero sobre todo que si poseemos algún don debemos ponerlo al servicio de los demás para hacer de este un mundo mejor.

Share.

About Author

Roger Muñoz. Sibarita, irónico e irreverente, Comunicólogo de profesión, texto-servidor por accidente. Converso al “Indie” desde el 2009 después de vivir una experiencia místico-digital. Audiofilo de closet. Lector compulsivo de libros; amante del rock, el jazz, el cine, los cómics y la ópera. Otaku retirado y Japonfílico rehabilitado. Su alter-ego “starcat” a veces piensa por él.

Leave A Reply

%d bloggers like this: