La noche de ÁGORA

SE PERDIÓ EL VÉRTIGO “Sí se pudo, sí se pudo, sí se pudo”  gritaron fuertemente los 700 metaleros, porque ni las fallas técnicas que hubo al comienzo …