Las esenciales de los Auténticos Decadentes

De cara al festejo por sus 30 años en el Foro Sol el próximo 17 de noviembre, esta lista de rolas te ayudará a entender mejor la decadencia.

El mundo vio nacer a Los Auténticos Decadentes un 13 de septiembre de 1986 en el Colegio Nacional San Martín del Barrio de Almagro en Buenos Aires. Entonces eran unos niñatos desconocidos con ganas de comerse al mundo y tocaron seis canciones durante toda la noche.

¿Soñadores? No tanto, pues tres años después estrenaron, en plena juventud, su primer disco de estudio, El Milagro Argentino (1989). Su andar junto a otras bandas de ska los colocó en esa movida, pero lo suyo es la murga, la balada, la cumbia, incluso el tango.

Cuando su estilo se definió -alejados de la onda recién estrenada por Los Fabulosos Cadillac o Los Pericos- decidieron grabar Supersónico (1991). Dentro se puede escuchar algo mucho más experimental, sin prejuicios, incluyente.

Este jugueteo importante de sonidos derivó en rolas dignas de cualquier boda, carnaval, festival o concierto en auditorio cerrado. Algo que los viejos, los jóvenes, los obreros e incluso los empoderados disfrutan por igual.

Hasta entonces habían cosechado algo de reconocimiento a nivel local. Tenían dos o tres éxitos que todos cantaban. Nada espectacular, quizá. En el barrio les reconocían, en las discotecas los ponían, en las fiestas estaban como invitados. Fiesta Monstruo (1993) entonces continuó con la línea musical hasta entonces probada.

El nuevo espíritu les llegó su cuarto trabajo en el estudio titulado Mi Vida Loca. Fue cuando surgieron himnos que la gente jamás olvidaría y los condenaría a la felicidad de tocarla por siempre ante 5, 10, 20, 30, 50 mil personas o más.

Cualquiera Puede Cantar (1997) y Hoy Trasnoche (2000) añadieron más genialidades a la carpeta de ‘Los Decadentes’. Los lugares crecieron, la gente crecían, los músicos crecieron, los ritmos evolucionaron. Sin embargo, su sello personal se mantenía. No se movieron con la moda, el único objetivo era brindar a la gente un momento de alegría, de baile, de paz.

Sigue Tu Camino (2003) les obligó a modernizar su música. Aterrizaron entonces en el rock, volvieron al ska, hicieron reggae, incluso pop, algo de balada romántica. No se los dictó el mercado, ni una disquera les firmó un contrato engañoso. Simplemente se habían cansado de lo mismo. Como todas las almas libres cuando se sienten estancadas.

Los kilómetros recorridos, los países visitados, la gente conocida, las vivencias compartidas, la experiencia adquirida, los tragos, la murga, la fiesta y las mujeres comenzaron a cobrar factura.

Al menos así lo han narrado desde Club Atlético Decadente (2006), pero sin caer en el declive, sin amenazarnos con desaparecer, sin melancolías. Solo fue un pulso en el corazón que les ordenó contarnos el sentimiento de ser unos verdaderos sobrevivientes de la música argentina.

Irrompible (2010) fue su novena placa original. Se trata, además, de una declaración para iniciar la guerra contra el tiempo. No importa cuánto le quede al proyecto, lo importante es que su filosofía, su ideología, su idiosincrasia, sus ritmos, sus letras, sus temas siempre estarán ahí. Cada día con más fuerza, con más historias, con más fanáticos.

Hoy, a casi 30 años de su creación, del mítico espectáculo que dieron en el festipank de aquel colegio, solo tienen una cosa que decir: Y La banda Sigue (2014). Seguirá hasta que nos alcance uno de los muchos fines del mundo que han pronosticado.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,178FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist