Vince Neil en el Mother Of All (Monterrey)

Por Andre Dulché
Fotos: Gustavo A. Torres

Desde la separación de Mötley Crüe cada uno de sus integrantes tomaron caminos separados; Nikki Sixx de lleno con Sixx AM, Tommy Lee haciéndole al DJ, Nick Mars colaborando con otros artistas y Vince Neil decidió salir de gira con amigos y tocando lo mismo de siempre, la siempre confiable.

Así llegó al Mother Of All en Monterrey, justo después de un buen show por parte de Tesla; acompañado por dos viejos conocidos del glam rock, Dana Strum y Jeff Blando de Slaughter y en la batería, el monstruo de Zoltan Channey. Y de no ser por ellos, este hubiera sido un show de lágrima, ya que Vince Neil ya no es ni la sombra de los últimos años de Mötley, ya ni hablar de sus años de gloria en los ochenta/noventa.
Como fan de Mötley Crüe es triste verlo así, el sobrepeso se conjunta con una pésima condición física, su voz queda corta en la mayoría de canciones, con coros incompletos que compensa con gritos. Nunca ha sido el mejor vocalista pero tampoco esto, incluso sale del escenario por al menos 10 minutos y es cuando sus músicos se llevan el show, lo levantan y se te olvida que su vocalista no está.
Mientras sus excompañeros han dicho que no quieren tocar canciones de Mötley en por al menos varios años, en especial Sixx; Vince ha dicho que ‘no quiere ser ese chico’, quiere mostrar aprecio a los fans, a todos los que aman las cosas de Mötley Crüe diciendo ‘soy el tipo que las canta, esas canciones me han acompañado por 30 años’.
Así que todo arrancó con “Dr. Feelgood” y desde ahí se notaba que no está en forma. El escenario fue muy básico, con la imagen de su logo y abajo la leyenda ‘tatuado’. No hablaba mucho al público, lo ponía a cantar en especial los coros, así se siguió con “Piece Of Action”, “Looks That Kill”, “Home Sweet Home” con arreglos de hardrock quitando el estilo de balada y “Same Ol’ Situation (S.O.S)”. Después vino lo mejor de la hora del concierto.
Ya con Neil fuera del escenario, Strum, Blando y Channey tomaron el control y pusieron todo en orden. Dos canciones para opacar al rubio, en especial Blando en las voces de “Heaven & Hell” y el show de Channey en los solos de batería en el clásico de Led Zeppelin, “Whole Lotta Love”. Para quienes no lo han visto, es una mezcla de Tommy Lee y Travis Barker dejando a todos sorprendidos por su estilo, energía y potencia.
Luego regresó Vince al escenario y como si se hubiera metido 10 Red Bull traía otra actitud, una mejorada y la voz empezó a acercarse más a lo que uno esperaba de un principio. Fueron tres Greatest Hits, “Kickstart My Heart”, “Girls, Girls, Girls” y “Wild Side”, con las que la gente se desbordó en canto y cerveza.
Un show agridulce, la gente no paraba de sorprenderse de su estado físico pero todos sabían que iban a cantar como en un gran karaoke y así fue.
Aquí te dejamos la galería completa de Vince Neil en el Mother Of All en Monterrey:
Andre Dulche
Andre Dulche
Niñero, editor y fotógrafo en Pólvora con alma noventera. Campeón de tres anillos de NFL Fantasy 🏈 Le doy sabroso a la NBA, NHL, lucha y cómics 😎

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,180FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist