10 años del In Rainbows de Radiohead

Y cuando despertó, la disquera todavía estaba ahí.

El 10 de octubre de 2007 no solo se publicaba el séptimo álbum de estudio de Radiohead, también la mafia de la industria musical recibía uno de los golpes más fuertes de su historia moderna, uno que si bien no la aniquiló, sí la obligó a replantearse algunos de sus viejos y paradigmas. Radiohead volvía a romper el silencio, después de 4 años de ausencia en los estudios de grabación, estaban de regreso y no solo con un nuevo álbum, bajo la misma línea del OK Computer pero con temas más aterradores que los de su antecesor cibernético, el grupo originario de Abingdon, Inglaterra estremecía nuestros oídos con una taciturna oda electrónica al rock llamada In Rainbows.

Cuando Radiohead decide regresar a los reflectores, nos es para pasar desapercibido, Thom Yorke y compañía habían decidido volver para cimbrarlo todo a su paso como un auténtico terremoto sonoro. El regreso sonaba provocador, con un rock cercano al progresivo lleno de instrumentos tan furiosos como melancólicos, los británicos parecían traer una verdadera bomba.

Con 10 temas inéditos, el “arcoíris tóxico” como lo definió Stanley Donwood constituía no solo una continuidad en su discografía también daba la pauta a seguir en la era de las descargas digitales. Siniestros y melancólicos, los temas eran la prueba de que el talento de la banda seguía intacto. Al ponerlo a la venta en su propia página web y dejar que los seguidores pusieran el precio de la descarga, el grupo sacudía los cimientos de la industria.

https://vimeo.com/164170627

Y le puso fin a más de 50 años de dictadura de las disqueras mafiosas, adiós a las ganancias del 900%, el férreo y totalitario control sobre las bandas, pero sobretodo adiós al mito de que la piratería tiene a la industria en crisis y por eso castiga a los músicos con sus prácticas dignas de la cosa nostra. Si bien no resultó el golpe mortal que la aniquilaría, sí cambió el escenario y la forma de participar en él, con más opciones para consumir y producir música, impensable antes de que ocurriera.

Entre la apasionada “15 Step” y la frenética “Bodysnatchers” pasando por “All I Need”, Radiohead supo mantenerse vigente al ofrecer a su público uno de sus mejores álbumes. Al final cada pista encaja con una precisión milimétrica en este rompecabezas sonoro, de nuevo todo en el lugar correcto, hay que seguir avanzando, buscando sobrevivir, que los recuerdos se queden en un obsoleto “Videotape” como el que acompañó la edición especial del OK Computer en 1997, lleno de escenas borrosas y estática interfiriendo los momentos más dolorosos o quizá ¿los más felices?

“Faust Arp”, idilio perfecto, con hadas dentadas a tu alrededor mientras te das cuenta de que otra vez el dinero no te alcanzó para ahorrar, que la vida sigue fluyendo casi a la fuerza, que el futuro es cada vez más incierto en el gran hacinamiento que llamamos ciudad. “Reckoner” una tensa calma donde los tonos te atormentan pero que también te ayudan a sobre llevar la tragicomedia que llamamos vida. Yorke como ese compa que lee mucho y cree saberlo todo, aquel que bebe ajenjo con dos de azúcar.

https://vimeo.com/168271562

Olvida la “House of Cards” que construimos cuando estábamos juntos, yo haré la mía, una brisa ligera nos recordó la fragilidad de la vida, porque ni la estructura más sólida soportará los sismos venideros. Melodías que son un bálsamo para el alma agotada por la vida moderna, canciones como códices indescifrables que quedaron como premoniciones de un futuro distópico que ya nos alcanzó y del que el Doc Brown nunca nos rescató.

Con un lento y amargo piano que suena como un animal herido de muerte en el oscuro bosque de nuestras vidas que lucha por salvarse, aullando a las míticas lunas de octubre reconozca que ha pasado una década y la cinta de la vida sigue girando sin parar, el Soundtrack del arcoíris tóxico nos arrastrará de vuelta a tiempos difíciles que sobrevivimos gracias a su ímpetu de encantadora perversidad, mantras que repetiremos una y otra vez en búsqueda de iluminación, en un reproductor digital, el trabajo de oficina o atorados en el tránsito bajo la lluvia.

Roger Muñoz
Roger Muñoz. Sibarita, irónico e irreverente, Comunicólogo de profesión, texto-servidor por accidente. Converso al “Indie” desde el 2009 después de vivir una experiencia místico-digital. Audiofilo de closet. Lector compulsivo de libros; amante del rock, el jazz, el cine, los cómics y la ópera. Otaku retirado y Japonfílico rehabilitado. Su alter-ego “starcat” a veces piensa por él.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,205FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist