Pantera Negra / Black Panther

Vivimos en un mundo en el que Marvel Studios exitosamente ha desarrollado una película centrada totalmente en Black Panther. No un personaje principal de Marvel, ni uno que sea conocido en la cultura pop. No, Marvel se ha dado el lujo de hacerle su película al Rey de Wakanda y al mismo tiempo generar enormes niveles de anticipación por ella. ¿Alguien se hubiera imaginado esto hace 10 años?

Esta cinta es un importante paso cultural no solo para el género de superhéroes sino también para Hollywood y Estados Unidos. La película tiene un elenco de primer nivel integrado por los mejores actores y actrices de color, muchos de ellos con su carrera todavía en pañales, y es dirigida por Ryan Coogler, quien con esta, apenas su tercera película, ya se ha establecido como un visionario director de impacto. Éste podría ser el blockbuster culturalmente más importante en la historia de Hollywood.

Después de la muerte del Rey T’Chaka (en Captain America: Civil War), el joven T’Challa (Chadwick Boseman) se ve obligado a tomar el trono de Wakanda, nación africana escondida ante el mundo para proteger su riqueza y tremendos avances tecnológicos que provienen de enormes depósitos de vibranio (poderoso metal alienígena). Pero lejos de heredar tranquilidad, T’Challa se encuentra con retos en contra de su reinado, encabezados por Killmonger (Michael B. Jordan), un joven con un pasado clave en la hegemonía de Wakanda.

El T’Challa de Chadwick Boseman es un héroe con porte: un rey en todo aspecto, con inteligencia y sensibilidad hacia los sucesos que ocurren a su alrededor. Pero también es un joven abrumado por la tarea que tienen en sus manos, lo cuál le deja poco tiempo para explorarse y encontrar una identidad propia. T’Challa es más que un superhéroe: es un personaje afroamericano que representa la diversidad y la capacidad de una cultura por sobrellevar obstáculos raciales. T’Challa es un revolucionario.

Además del protagonista, Black Panther tiene en mar de pulidos personajes que son más que simples adiciones al Universo Marvel: son inteligentes, valientes y vibrantes seres que están aquí para quedarse. Daniel Kaluuya (Get Out), Forest Whitaker (Star Wars: Rogue One), Sterling K. Brown (This is Us), Angela Bassett (American Horror Story), Andy Serkis (War for the Planet of the Apes), Lupita Nyong’o (12 Años de Esclavitud), Martin Freeman (Sherlock) y Danai Gurira (The Walking Dead) trajeron lo mejor de su juego para brillar y crear personajes entrañables, con ideas interesantes y cierta profundidad en su personalidad. Mención especial para Gurira, quien casi se roba la película.

Black Panther tarda en atraparte y es que la primera mitad es como una presentación de Wakanda y sus personajes, sí, con fantásticas escenas de acción, pero que al final del día no logran quitarte una sensación de que estás viendo una historia genérica de superhéroes. No fue hasta la completa intervención del villano que Black Panther se sale del molde.

Michael B. Jordan (Creed) es una joya y su actuación levanta la película justo a tiempo. La perversidad de su personaje es un revulsivo para la trama y aunque sus acciones sean despiadadas, hay una causa fundamentada para ellas. Entiendes sus motivaciones y la raíz de toda esa ira: Killmonger no creció alrededor de las maravillas de Wakanda, sino que fue criado en Estados Unidos y ha visto a su gente sufrir… de una u otra manera, sus experiencias son algo que provoca un conflicto interno en T’Challa, cosa que lleva a la película al siguiente nivel. Todo eso es representado de manera brillante por Michael B. Jordan, cuya dupla con Ryan Coogler vuelve a probar ser una de las mejores en Hollywood. Sin embargo, hay que decir que a la historia le faltó un empujoncito más para establecer firmemente a Killmonger entre la élite de villanos Marvel.

La atmósfera musical creada por Ludwig Goransson es singular y creativa, con una base tribal que te mete de lleno al mundo africano a través de sonidos energéticos y agresivos, que también llegan a ser tristes en momentos clave. Estos sonidos ocasionalmente son mezclados con beats de hip hop como para darles un toque moderno, creando así el mejor score musical que se haya escuchado en una película del MCU. El diseño de producción es tremendo y tal vez el elemento más valioso del filme: Wakanda es un colorido mundo en el que prácticamente puedes sentir las vibrantes texturas y perder el aliento con sus paisajes. El CGI es lo único que llega a sacarte del mundo africano ya que algunas de las composiciones digitales no lucen nada bien, y peor aún están los animales digitales que al aparecer en escenas llenas de acción, se destacan por su falta de realismo.

Lo más valioso en la temática de esta película es el abordaje de temas políticos y sociales que bien podrían ser una crítica de la actual situación del planeta. ¿Debería Wakanda compartir su riqueza con el mundo? Teniendo tantos recursos, ¿cómo es posible que no se utilicen para ayudar a comunidades en desgracia? y de hacerlo, ¿valdrá la pena? ¿Sería sabio exponer el secreto de Wakanda que ha sobrevivido pacíficamente tantos años? ¿Qué repercusiones tendrán en el mundo? También hay una excelente historia en relación a los errores de nuestros padres y de cómo llegan a sus hijos, familia y la sociedad que los rodea. Todo esto es explorado de manera inteligente por Ryan Coogler, utilizando una atrapante narrativa y excelentes personajes.

Tal vez Black Panther no sea la mejor película de Marvel, de hecho está lejos de serlo, pero sí es una de las más maduras e importantes. Wakanda es un mundo libre, que nunca ha sido tocado por colonizadores blancos provocando que sus habitantes puedan crear su propia civilización sin limitante alguna y así Black Panther es la orgullosa representación de toda una cultura. Es una película que tiene el poder para generar tanto dinero en taquilla como una película protagonizada por el más rubio de los protagonistas. El poder de Black Panther es tal que está haciendo temblar a aquellos seres humanos que se creen superiores por su tono de piel. Black Panther les está mostrando una visión en la cual la cultura afroamericana florece sin intervención alguna para producir una de las naciones más poderosas de planeta con un ser humano ejemplar a la cabeza… y la aceptación de esas poderosas ideas, reflejadas en aplastantes números en taquilla, es algo que le patea fuertemente el trasero a las ideologías intolerantes e ignorantes de muchos.

En algún punto del planeta, tal vez algún niño afroamericano vea a T’Challa y se sienta representado, quiera imitarlo y crecer emulando sus valores porque al final del día todos nos queremos sentir identificados. Black Panther no es solo una película de superhéroes, es un golpe cultural con mensaje, demostrando que la diversidad puede derribar muros y que en el mundo hay espacio para todos.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,177FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist