Iverson

Para quienes vivimos la era gloriosa del basketball de los años noventa y principios de siglo, tenemos en primera imagen mental a los majestuosos Chicago Bulls liderados por Michael Jordan pero había estrellas por donde voltearas; Seattle Supersónics con Gary Payton y Shawn Kemp, Detroit Pistons con Grant Hill, Suns con Charles Barkley o Utah Jazz con Malone y Stockton, cada equipo tenía una estrella pero ¿alguien al nivel de MJ23? Tal vez no, nunca llegará, pero después de su retiro o incluso al final de su carrera, alguien debería tomar las miradas y aplausos de la gente y esto pasó antes de Kobe Bryant y Lebron James con Allen Iverson de los Philadelphia Sixers.

El nivel de juego de Iverson era espectacular, quien lo vio jugar tendrá en su mente la ocasión que destrozó la cadera de Jordan con su crossover o en el juego de estrellas del 2001 remontó un déficit de 21 puntos en el último cuarto haciendo verdadera magia. Una superestrella al máximo y como era así de bueno, fue de polémico, con la mala suerte detrás, malas decisiones y una cacería de la prensa que no se ha visto desde esos días, bueno tal vez sólo con Tom Brady pero a diferentes escalas.

Su vida estuvo destinada al éxito bajo una serie de fracasos abruptos, cuando te sientas mal recuerda a AI3 y se te aclarará el panorama, si el salió, tú también puedes. Esa es la gran virtud del documental llamado Iverson.

En esta cinta uno ve desde su curiosa infancia en un pueblo de Virginia, uno de los más racistas de Estados Unidos y donde de forma extraña, fue criado por la única familia de blancos del barrio. Siempre atrás de la pelota y no de las drogas, a epsar de que lo rondaban en cada instante.

Siempre con ese exquisito don del basketball, pero ese mismo racismo y envidia de la gente a su alrededor le pusieron la traba más fuerte, una emboscada junto a la policía para detener su paso a la Universidad llevándolo a prisión. La impunidad se muestra en vídeos donde hasta el juez se ve inmiscuido, así que no sólo en México pasa esto.

Su llegada a los Sixers (gracias a Georgetown, quienes fueron los únicos que pensaron en él para la Universidad) de primera ronda y lo que más sale a flote, su personalidad y repercusión hoy en día. Muchos amarán a Jordan por su juego pero Iverson le trajo el sabor.

El gangsta rapper-jugador fue el primer jugador tatuado; estrella principal de Reebok; sus trenzas africanas impusieron moda en el público y compañeros como Latrell Sprewell de los New York Knicks y hasta grabó un disco de rap como si fuera TupacSnoop Dogg; lamentablemente no salió a la venta debido a la presión social de los medios a su persona, desacreditándolo como jugador y juzgando cada paso que daba fuera, llenando de chismes al mismo equipo. Además de que las letras dieran auténtica basura. Incluso hay un punto donde l aliga exige a los jugadores a adoptar un nuevo código de vestimenta tratando de eliminar la imagen de I3.

Llevó a los Sixers, sí, ese equipo patético hoy en día a la final frente a los Lakers del Shaq y Kobe, su momento más alto y por el cual muchos niños y toda una ciudad lo tenían de emblema, si Rocky fuera negro llevaría sus trenzas.

Siempre se vio a Allen o como le dicen sus amigos ‘Bubba Chuck’ un tanto altanero, pero te das cuenta que esa era la percepción creada por la prensa y un tanto su defensa personal, siempre sacando la cara por el equipo. Era alguien a quien puedes envidiar ya que nunca se quedó callado, siempre fue honesto y supo reconocer cada una de sus fallas, siendo el momento más duro cuando un año después de esa final, perdieron en la primera ronda y su mejor amigo fue brutalmente asesinado. De ahí nació bajo un manipulado contexto la frase ‘¿estamos hablando de entrenamiento?’.

Iverson es un obligado a todo aquel que le gusta el basketball, al nivel que sea, fue una gran estrella y sin duda, una personalidad que amabas u odiabas, pero nunca pasaba desapercibido. Además, aprendes a ver a las personas de otra forma conociendo todo el contexto el cual es bien llevado. A pesar de ser ‘reciente’ este documental sigue las líneas de los clásicos deportivos de los noventas, sin gran producción y donde lo que más importa es el relato.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,197FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist