La importancia de llamarse Judas Priest

¿Judas quién?… ¡Judas Fucking Priest!

por Sergio Pescador

Nunca me gustó Jimi Hendrix. Los discos sonaban viejos y distorsionados (y no en plan “heavy”). Él se veía  más viejo que su música; cuando averigüe que murió a los 27 años, no lo podía creer. La ropa hippie, la dudosa higiene y ese bigote. Yo estaba en mi etapa death/thrash – todo tenía que ser más rápido, más ruidoso, más pesado. Leyendo entrevistas con Satriani, Vai y Hammett, entre otros dioses de la guitarra, todos alababan a Hendrix, empecé a verlo en una luz distinta: No Hendrix = No Epic Guitar solos, ¿quedó claro?

Lo mismo puede decirse de Judas Priest:

Tal vez Eagles y Boston tenían 3 guitarras, y Wishbone Ash o Thin Lizzy usaban dobles melodías de guitarra, pero Judas Priest lo hizo como nadie. Nombra cualquier banda de metal de los últimos 40 años y están en deuda con los maestros de Birmingham. Si te suenan las combinaciones Hanneman/King, Murray/Smith o Hetfield/Hammett, ninguno sonaría así sin Priest, quienes llegan al extremo de escribir en sus álbumes quien toca cada solo, si nunca checaste a quien corresponde cada uno, aun te falta mucho por ver, o como dicen “You’ve another thing comin'”.

Su último álbum, Firepower es un sólido y valioso esfuerzo en su trayectoria de casi cinco décadas.

‘¿Judas quién?’ – pregunta el chico con playera de Los pollos hermanos – quien jamás ha visto Breaking Bad. Es curioso, en todo el mundo se les conoce como Priest, excepto en América Latina, aquí son Judas, llámalos como quieras, pero su legado es innegable.

El álbum empieza con el tema-título, “Firepower” es un vigoroso y veloz tema, no el más rápido de su carrera; el disco está plagado de medios tiempos, las baladas son olvidables – desde “Cathedral Spires” no hay una decente, el álbum es muy similar a Redeemer Of Souls, un álbum que me tardé años en disfrutar realmente.

Discutamos un poco la importancia de Judas Priest. No voy a decir que inventaron el heavy metal, pero junto con Black Sabbath e Iron Maiden son piezas fundamentales: a Maiden los superan por empezar años antes y ser una clara influencia, y a Sabbath, sólo digamos que jamás han tenido tantos cambios de alineación, álbumes cuestionables o destrozado su reputación (The Osbournes).

De hecho mucha gente los critica por el uso excesivo de su mascota, una especie de zombie horripilante que babea y se arrastra por el escenario… Y Maiden tiene a Eddie.

La primera vez que tocaron en México, le abrían a Megadeth (después de Cryptic Writings, un álbum irregular (1997), Megadeth vive de sus rentas). Judas Priest tiene, al menos tres tracks geniales por álbum y jamás ha lanzado álbumes tan terribles como Psycho Circus, St.Anger  o Rock or Bust.

Una breve guía por la discografía de Judas Priest

No temas, no voy a transcribir toda la biografía, nombraré cada álbum y un track recomendable que no sea single o el que siempre tocan:

1974 – Rocka Rolla. ‘Rocka Rolla”.
El tema título resume una banda embrionaria, tiene un sabor gitano, psicodélico.

1975 – Sad Wings of Destiny. “Víctim of Changes”.
Iba yo caminando por el cerro Xitle por el rumbo del Ajusco, cuando de repente, en una fría y despejada noche, se me apareció un alienígena, con voz ronca me dijo: “What is heavy metal?”. Me tallé los ojos y pregunté ‘¿Eres tú José José?’…. ‘No’ pensé ‘El no habla inglés’, “Don’t kill me” supliqué mientras corría a las colinas. Esta canción tiene todo lo que amamos del metal: épica, gloriosa, llena de cambios impredecibles, inmortal.

1977 – Sin After Sin. “Dissident Aggressor”.
Slayer y Forbidden tocan covers de esta, ¿algo más?

1978 – Stained Class. “Beyond The Realms Of Death”.
Una power ballad con testosterona extra, lanzada en la época de gloria del soft rock, ¡hazte a un lado Styx!

1978 – Killing Machine. “Hell Bent for Leather”.
Halford + HarleyDavidson = Track legendario.

1980 – British Steel. No track.
Es un disco perfecto para su era, un disco de metal puro sin diluir, la portada, las letras, las estrellas se alinean perfectamente y ocurrirá otras dos veces. Metallica no inventó el thrash, escucha “Rapid Fire”.

1981 – Point Of Entry. “Desert Plains”.
Un álbum apresurado y fallido. Como las secuelas apresuradas de Horror (Pet Sematary 2) Rob Halford es gay – nada malo hay en eso- checa el video de Hot Rockin, ideal para salir del closet.

1982 – Screaming For Vengeance. “Bloodstone”.
Presenta la primera de sus míticas criaturas, un disco conciso y una de sus más legendarias giras.

1984 – Defenders Of The Faith. No track.
Escúchalo completo no es película de Netflix, tienes que experimentarlo completo, si el metal fuera una máquina, estos son los planos.

1986 – Turbo. “Parental Guidance”.
La letra de este tema habla de la dificultad de entenderse entre padres e hijos, algo tristemente vigente 30 años después. Musicalmente, eran los años 80, la batería suena al soundtrack de Miami Vice, el remaster incluye “All Fired Up”, un track que es superior a todo el álbum, un comercial pero exitoso álbum a diferencia de…

1988 – Ram It Down. “Hard As Iron”.
Terrible producción, canciones, videos; Slayer abría esta gira, era como ver a tu tío favorito ebrio y sin pantalones, bailando solo en una boda. Nota: La boda era de él.

1990 – Painkiller. No track.
Considero que parte del fracaso de Ram It Down fue la interferencia de la disquera exigiendo material más digerible. 1990, tal vez el año más comercialmente exitoso para el thrash metal, Judas Priest supera a todos sus alumnos, hasta Iron Maiden lanzó un álbum mediocre; tristemente la gira terminó antes por falta de venta de boletos, así que tu tío, el que dice “Yo vi a JP en 1991” está mintiendo, y que se vista, ten algo de decencia. Este álbum es como cuando alguien te dice “Yo tuve todas las figuras de Star Wars”, por lo general quien lo dice tenía dos; una era chafa y la otra un personaje de relleno. El tiempo pone a las cosas en su lugar.

1997 – Jugulator. “Blood Stained”. 7 años desde Painkiller, nuevo álbum, nuevo vocalista, un sólido sucesor.

2001 – Demolition. “OneOnOne”.
Conocido también como “M.erdolition”, la producción suena a Protools, artificial, un cambio vendrá….

2005 – Angel Of Retribution. “Hellrider”.
Halford regresa, no un regreso en forma y contiene la canción más larga y tal vez peor “LochNess” hasta el siguiente álbum….

2008 – Nostradamus. “Death”.
King Diamond lanzó “Abigail 2” en 2002, el álbum fue un fiasco, igual que “Operation Mindcrime 2” en 2006 de Queensryche, dos años después llega esto. Todos prometieron tocar ambos álbumes completos… suplicio total, Queenryche sí cumplió. El disco conceptual de Priest es el peor de todos ellos, pensaron: ‘Por qué sacar dos discos si podemos sacar uno doble, doble diversión, ¿no?’ un álbum tan divertido, memorable  y coherente como la saga Twilight, pero sin vampiros y hombres lobo matándose a besos… de hecho esto suena mejor que Nostradamus.

2014 – Redeemer Of Souls. “Redeemer Of Souls”.
Decente. KKDowning abandona la banda después de la gira de despedida…y ellos regresan con otra gira y otro guitarrista.

Judas Priest sigue aquí, enhorabuena.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,175FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist