Sick Of It All – Wake The Sleeping Dragon!

Cuatro años del Last Act Of Defiance donde vimos a Sick Of It All dar gira incluida unas fechas en México, en este tiempo se pusieron a preparar un nuevo disco y el cual ya ha llegado a reventar las bocinas en cada play, se trata de Wake The Sleeping Dragon!.

Este disco no reinventa la rueda del hardcore, solo hace que siga rodando veloz y golpeando el asfalto durante 30 minutos. Son canciones cortas, potentes, de gritos por doquier y que invitar a azotar el puño en alto o empezar a dar pisotones gigantes al piso.

Cuando una banda como Sick Of It All sigue sacando discos ya sabes que esperar, tal vez no sea un género del cual cambie mucho el estilo o que álbum tras álbum te aprendas las 17 canciones que trae en este caso Wake The Sleeping Dragon! pero te vas a divertir y sí, hay canciones que sobresalen más que otras.

Antes de todo, mencionar la portada que es de las mejores en años, como si fuera un cartel de película de kung fu al que solo falta el nombre de Bruce Lee en él. EL dragón tomando el Empire State cómo King Kong que busca también abras tu mente, esto ya más clavado en las letras.

sick of it all

Si estás familiarizado con Sick Of It All el disco se te va a ir como agua, así como el primer track lleno de violencia, “Inner Vision”, no puede haber mejor arranque. La batería de Armand Madiji retumba durísimo en “To The Wolves” y “That Crazy White Boy Shit”, solo puedes imaginar gente dando golpes en el slam en la parte donde todos gritan ¡uh!.

La voz de Lou Koller sigue transgresora, ¿cómo puede pasar el tiempo y no se destroza las cuerdas? Tal vez es por la adrenalina que provocan los guitarrazos de Pete Koller o el beat que produce el bajo de Craig Setari, algo que en esta producción se resalta, se siente el palpito de las cuatro cuerdas bajas a diferencia de otros géneros que pueden pasar desapercibidos, caso de “The Snake (Break Free)”.

¿Recuerdan cuando SOIA estuvo en la disquera de Fat Mike de NOFX a finales de los años 90? Pues al menos ellos sí y sacaron “Bull’s Anthem”, un punk rock con coros al estilo Dropkick Murphys. Otro estilo más hardcore punk es “2+2”.

Mostrando el repudio a uno de los funcionarios más reconocidos en Nueva York en los años 1800, le tiran sabroso a la imagen de Robert Moses, diciéndole –lo menos- que apesta por ratero en “Robert Moses Was A Racist”.

La fórmula del hardcore neoyorkino de canción súper breve pero con un estribillo contagioso como plaga es “Self Important Shirthead”, “Wake The Sleeping Dragon!” (con un ligero toque oscuro), “Beef Between Vegans” o “Hardcore Horseshoe”.

También hay canciones menos agresivas como “Always With Us” que es curioso, pero a la velocidad del disco y en sí que siempre han tenido, cuando llega una canción de dos minutos con veintisiete segundos parece como si fuera de cuatro, un buen descanso.

Este Wake The Sleeping Dragon! es un disco bastante recomendable, tiene unos cambios de ritmo que en otros no existían, unos descansos al moshpit pero eso no lo demerita en nada, su único pecado, la parte final si se siente como una canción larga que te hace perder atención.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,199FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist