Jinjer tuvo al Sala a sus pies

La primera vez de Jinjer en la CDMX debía ser especial, tal vez por eso en las horas previas a su concierto en el Sala Puebla se fueron a cargar energía a las Pirámides de Teotihuacán, justo como lo hacían los miles de seguidores en los taquitos cercanos al recinto, necesitaban el “tanque lleno” para soportar el vendaval de emociones traídas desde Ucrania por parte de Tatiana Shmailyuk, Roman Ibramkhalilov, Eugene Abdiukhanov y Vlad Ulasevich, pero antes de llegar al show principal de la noche, dos bandas originarias de México se encargaron de preparar al público.

Archetype fueron los primero en subir al escenario

Con su death melodic metal, Archetype fueron los primeros en subir al escenario, la bella Ethel fue recibida con aplausos por parte del respetable que comenzó lentamente a headbangear a ritmo de los ya clásicos “Doppelgänger” y “Wings of War”. Los originarios del viejo defectuoso tuvieron una presentación aceptable, pues por momentos debieron lidiar con alguna falla en el audio aunque el manejo de la guitarra por parte de Mosses hacía que olvidaras dicho detallitos. “Monarkill” fue la rola encargada de cerrar telón para Archetype ante los privilegiados asistentes que llegaron temprano ante la complicación de cambiar su boleto impreso en hoja bond por el que te da el ticket maestro, obvio esto fue cosa del recinto y su convenio con dicha empresa boletera.

archetype-sala-puebla-jinjer

archetype-sala-puebla-jinjer

archetype-sala-puebla-jinjer

Nunca Digas Muere llevó la adrenalina al tope

Los siguientes en tomar escena fueron los hijos pródigos de Cuatitlán Izcalli, Nunca Digas Muere, que desde el primer segundo pusieron al Sala a rebotar hasta el techo, como lo pedía el Push entre rolas como “El Látigo de Dios” y “Nunca Muere”. La conexión de la banda con el público fue unánime, la adrenalina se puso a tope y como si lo hubieran ensayado, Push se lanzó al mar de manos y éstas lo trataron como una suave ola, nadó un rato y fue vitoreado. Nunca Digas Muere se fue entre aplausos y con muchos fans nuevos que desconocían su existencia pero que se unieron al wall of death con “Mi Revolución”.

nunca-digas-muere-sala-puebla-jinjer

nunca-digas-muere-sala-puebla-jinjer-2

Mucho metal desde Ucrania

La noche y los gritos de ‘Jinjer, Jinjer’ fueron apareciendo poco a poco hasta que uno a uno los integrantes del groove metal group fue tomando posición en la tarima, la última en aparecer fue Tatiana quien robó suspiros y provocó que las gargantas explotaran con “Captain Clock”. Con un vestido típico en color amarillo (‘quien de amarillo se viste confía en su belleza’ reza el dicho) la frontwoman contrastaba con el resto de sus integrantes a sabiendas que, tal vez, que ella es quien lleva todo el peso escénico de la banda, sin embargo, Roman, Vlad y Eugene también eran aplaudidos en cada riff y batacazo que daban en sus respectivos instrumentos.

“Word of Wisdom”, la nueva “Ape” y “Sit Stay Roll Over” siguieron en el setlist de los ucranianos que sudaban por el tremendo desempeño, Tatiana se ponía en cuclillas para tomar la mano a un fan, recibir una playera que luego agitaría en el aire y pedir prestada una gorra de entre el público para usarla en “Teacher, Teacher”. ‘Estamos muy felices de estar aquí, es nuestra primera vez en México’, mencionó la vocalista que no solo da unos potentes guturales, también puede hacerte sentir tranquilidad con su melodiosa voz digna de un soul. “I Speak Astronomy” y “Dreadful Moments” crearon un pequeño moshpit en la pista de un atascado Sala.

jinjer-sala-puebla-2

La antesala del final de Jinjer

De pronto, un sonido de agua como para relajar los chakras se escuchó en el recinto, solo indicaba una cosa y era que “Pisces” sonaría a continuación, todo el público se dejó llevar entre la lira de Roman,el bajo de Eugene y la melodía proveniente de las cuerdas vocales de Tatiana que sigue sorprendiendo como puede pasar de un canto limpio al gutural enérgico en la misma estrofa y sin problema alguno, además una chava tuvo la fortuna de subir al escenario para cabecear junto a la líder de Jinjer, simplemente épico para la fan. “Just Another” y “Perennial” cerraron ese lapso del concierto.

jinjer-sala-puebla-2

‘Esta es nuestra última canción’, dice Tatiana mientras el monstruo de mil cabezas se niega a que el show esté llegando a su final. “Who’s Gonna Be The One” hizo soltar la mata a los presentes (quienes tuvieran) y mover cuellos hasta casi torcerlos por toda la energía que los fanáticos liberaban de sus cuerpos. ‘!Jinjer, Jinjer¡’  gritaban al término de la rola y durante el breve encore. Los integrantes agradecieron, tomaron posiciones y reventaron células a ritmo del hardcore de Ucrania, “I Want Il I´ll Get It”.

Jinjer se despidió del público mexicano diciendo que esperan volver pronto, siempre agradecidos y tras la clásica foto desde el escenario, se fueron a camerinos mientras los aplausos y vítores continuaban hasta que prendieron las luces del Sala.

jinjer-sala-puebla-2

Daniel Marquez
Daniel Marquez
Capturo momentos en fotografías y cuento historias de la "realidad". Pastafari en ocasiones, adicto a los churros cinematográficos, leo de vez en cuando y siempre encuentro lo divertido a la vida. ¡Bond y Batman por siempre!

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

210,267FansLike
28,100FollowersFollow
11,170FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas