Vox Lux: El Precio de la Fama

Tras un exitoso debut como director en 2015, el estadounidense Brady Cobert regresa con su segundo filme: Vox Lux. Con las actuaciones de Natalie Portman, Jude Law y Raffey Cassidy, la película es un drama de tintes musicales pop que en EUA, obtuvo reacciones diversas. Aquí hay un fenómeno interesante: parece que fuese así por no ahondar en las incomodidades de los temas que aborda hacia su sociedad, más allá de las obviedades planteadas en la obra.  Pero, ¿en verdad es tan terrible todo como lo han retratado nuestros vecinos del norte?

Vox Lux narra la historia de Celeste (Cassidy), una joven preparatoriana que junto a su hermana, sobreviven a una balacera provocada por uno de sus compañeros de escuela. Tiempo después, ambas se harían famosas por escribir una canción que narraba sus vivencias. Conmovidos por el tema, la sociedad norteamericana la adopta como su himno de inocente esperanza ante un mundo que está por cambiar y las jóvenes son adoptadas por un manager (Law) que convierte a Celeste en una gran estrella pop. Diecisiete años después de su ascenso, Celeste (ahora interpretada por Portman) tiene una carrera consolidada que gradualmente se envolvió en escándalos y tragedias personales. Un retrato de la obsesiva y efímera cultura estadounidense por las celebridades.

Lástima de drama musical que en verdad, tiene propuestas interesantes que terminan inconclusas. Su punto más concreto es la crítica al mediático estadounidense, quienes a partir de la tragedia pueden construir un encanto pop y destruirlo en gran rapidez. La pobre Celeste ve gestada su carrera en base al drama que la rodea, desde chica hasta su decadente vida adulta. A pesar del arrogante y soberbio remedo de cantante que termina convirtiéndose, la empatía hacia el personaje sigue latente en todo momento.

Sin embargo, un epílogo largo con un diálogo bastante tramposo derrumba este juicio a la cultura americana. En su trabajo previo como director, The Childhood of a Leader, Corbet se apoya del texto original de Camus para moldear el camino de un futuro líder fascista. Este contexto lleva a una creación sin falla de un joven carente. Aquí, va encaminado de la misma manera, pero el exceso de sucesos trágicos en su mayoría unicamente narrados en off, terminan siendo inverosímiles.

Otro detalle y que siempre resulta demasiado molesto, es el nulo esfuerzo de caracterización tras el paso de varios años. ¡Por Dios! Que reverenda idiotez que cambien de Cassidy a Portman para Celeste pero Jude Law se siga viendo tan jovial solo que con “ropa de señor grande”. ¡Necesitamos la receta de esa maravillosa juventud eterna! Además, dependiendo la perspectiva, o es muy ingenioso o muy barato que hayan elegido a la misma Cassidy para interpretar a la cantante en su juventud y diecisiete años después, haga el papel de su propia hija… Soy más partidario de lo primero.

Aún así, hay más virtudes en este filme. Las actuaciones de Cassidy, Law y Portman son excepcionales. El drama entre las constantes relaciones son conmovedores y cuando la voz robotizada de Sía no ataca en las canciones, la música es muy disfrutable. A eso le añadimos una fotografía perfecta y tenemos un filme que el público apreciará sin problema.

https://www.youtube.com/watch?v=dolxUIZzb3w

Calificación: 8.0

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,197FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist