Bush y Stone Temple Pilots: reviviendo el grunge noventero

Hay muchos géneros musicales que son efímeros: nacen, cuentan con su gran momento de moda y tienden a desaparecer cuando nadie les vuelve a prestar atención. Muchos pensarían que esto le sucedió a las bandas que en algún momento se agruparon bajo el manto del grunge, pero temo decirles que ésto es solo un mito más. Por alguna razón, bandas de esta generación pasaron a llamarse alternativas, algo asó como decirles freaks.

Ayer tuvimos oportunidad de presenciar dos de las bandas que, junto a Nirvana, Pearl Jam o Alice In Chains, ayudaron a que el movimiento se esparciera como pólvora entre los adolescentes de finales de los 80 y principios de los 90: Bush y Stone Temple Pilots. Y sí, tal vez siguen deleitándonos con temas clásicos con los que muchos crecimos y nos identificamos, pero no por eso se han estancado musicalmente sino que, a diferencia de otras bandas que siguen tocando lo mismo, ya que las dos han estado nutriéndose con nuevos materiales.

Con todo esto, verlos como se merecía, en un recinto solamente para ellos sin lodo, lluvia o cualquier otro tipo de contratiempo, era justo y necesario. El Frontón México fue el recinto que escogieron para pudiéramos sentir un pedacito de California e Inglaterra en nuestro país. Hasta el día parecía propicio para escucharlas, ya que Tláloc nos regaló una noche medio lluviosa cubierta de un cielo negro y depresivo.

Stone Temple Pilots

Los hermanos DeLeo junto a Jeff Gutt

Los primeros estelares en salir, después de las presentaciones de Pressive y Atma, fueron los Stone Temple Pilots. Sin duda, era la banda que más gente jaló para verlos, incluso sin la sentida participación de Scott Weiland en las vocales -que recordaremos dejó la banda unos años antes de su muerte-, pero con un Jeff Gutt que deja todo de sí tanto en el escenario como fuera de él.

A diferencia de la vez anterior vemos un Jeff Gutt menos Weiland, más él auqnue es imposible quitarse el estigma, las comparaciones y el parecido físico. Sabe bien su trabajo y por ello se ha quedado con los hermanos RObert y Dan DeLeo y Erick Kretz, se tardaron en encontrarlo pero ya está para quedarse más allá de un disco (STP) y del cual escuchamos “Meadow” y “Roll Me Under”; las dos con momentos álgidos. La primera porque no sonaba el microfono de Gutt y la gente se lo hizo saber, así que pararon el show hasta arreglar el penoso moemnto técnico, la tocaron más rápido para ajustar tiempos. La segunda fue donde Gutt se subió con la gente de la zona de gradas y que puso a todos emocionados.

Stone Temple Pilots

Sobre las canciones, todo el set se basa en los primeros discos, Core, Purple y Tiny Music… Songs From The Vatican Gift Shop; dejando de lado el buen N.4, Shangri – La Dee Da y el primero de los homónimos, el que tiene una mano en amor y paz (el último con Weiland). Así que arrancaron con “Wicked Garden” y se sguieron sin mucho que decir, salvo Gutt los demás se dedican a tocar y pasarla bien. Escuchamos “Crackerman”, “Vasoline”, “Silvergun Superman”, “Big Bang Baby”, “Big Empty” y “Plush”. Aquí los treintañeros gozando a más no poder.

“Interstate Love  Song” con sus sonidos western, “Dead And Bloated” con el arranque a capella de Gutt y la gente, “Trippin’ On A Hole In A Paper Heart” con su coro dificil para algunos y cerrando con “Sex Type Thing”.

Stone Temple Pilots

Stone Temple Pilots

Stone Temple Pilots

Stone Temple Pilots

Stone Temple Pilots

Stone Temple Pilots

Toda la energía de Gavin Rossdale en el escenario

¿En serio estos músicos tienen más de 50 años? No lo parece, y es que Gavin Rossdale es el frontman perfecto para que esta velada fuera sublime. De repente ves a bandas nuevas, con muchísimos menos años que Gutt o Rossdale y no se mueven de la ‘x’ que parece estar marcada bajos su pies. Un buen espectáculo tiene que traspasar la barrera del escenario y dejarte sentir todo el poderío de la banda, cosa que sucedió en el último acto del Revolución Tour 2019.

Rossdale quien vimos por primera vez en México cuando salió el Razorblade Suitcase en el Palacio de los Deportes gozó de mucha fama en nuestro país con sus discos Sixteen Stone, el mencionado Razorblade, The Science Of Things, Golden State. Luego se fue de solista, tenía otro proyecto llamado Institute y seguía haciendo discos con Bush pero cambiando alienación; hasta lo vimos como Baltazar en Constantine robando suspiros junto a Keanu Reeves.

bush

Para que volviera pasaron más de quince años, eso fue en el controvertido Force Fest, pero vinieron a dar un show similar en cuestión de canciones pero no en actitud, aquí arrasando como si está última fecha de la gira fuera a dejarlo todo para descansar por meses. Los riffs arrancaron fuerte, “Machine Head” seguida de “The Sound Of Winter”“This Is War”, donde empezaba a calentar, subiéndose a los monitores y abrazando gente y “The People That We Love” que en un origen se llamaría “Speed Kills” pero ocurrió el 9/11 y se tuvo que cambiar el nombre al momento del lanzamiento.

Gavin Rossdale tratando de hablar español (se nota que su maestra era española) y se agradece, no solo el Viva México o alguna grosería aprnedida en el aeropuerto, ‘es la última noche de la gira con STP para estar ustedes, estamos juntos, felices, un poco sudados y pueden cantar conmigo. Venga, mi español no es el mejor como el inglés o alemán, estoy fuera de mi cuerpo… trataré de hablar mejor. Voy a empezar, después ustedes’.

bush

Así escuchamos una canción de las que van cambiando en el set pero que faltó escuchar la vez anterior, aquella con uno de los mejores videos cinemáticos del grunge, “Greedy Fly”. “Everything Zen” para reocrdar que Elvis no ha muerto, “Let Yourself Go”, “Swallowed” donde uno ‘se hace muchas preguntas’, “Little Things”, el cover a sus ídolos de liverpool con “Come Together” y las dos por las que las mujeres se derritieron, si es que no lo habían hecho ya cuando subió a las gradas a abrazar a tanto se dejara, “Glycerine” y “Comedown”.

Así temrinó un domingo donde en un costado del recinto se llevó a cabo el Roma Fest donde hubo bandas y transmisión de la Ceremonia de los Oscar. Adentro del Frotnón hubo una cápsula dle tiempo que nos regreso varios años, así lo dictaban las camisas de franela y playeras de bandas grunge en la gente. Claro que faltaron muchas canciones de ambos lados, tal vez en un show solo de cada uno pero lo que se vivió valió la pena cada minuto.

bush

bush

bush

bush

bush

bush

bush

bush

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,198FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist