Obsesión / Serenity

Nos quejamos de que Hollywood no apoya ideas frescas, recurriendo a remakes, spin-offs y cosas del estilo… pero luego llegan abominaciones como Obsesión y te das cuenta del por qué Hollywood no le tiene fé a conceptos novedosos.

Obsesión es todo un viaje. La historia se centra alrededor de Baker Dill (Matthew McConaughey), un pescador que por razones dudosas está obsesionado en atrapar a un atún gigante bautizado ‘Justicia’. Jack pasa su tiempo prostituyéndose con la cougar local (Diana Lane) hasta que un día recibe la visita de su ex-exposa Karen (Anne Hathaway) quien le pide llevar a su abusivo y borracho esposo Frank (Jason Clarke) de pesca para luego aventarlo a los tiburones. Todo lo que acabo de describir suena terrible… y lo es. Hay un punto en el que Obsesión parecía una parodia y en mi mente no dejaba de aparecer la pregunta “¿es en serio que alguien le dio luz verde a esto?”.

Serenity-Clarke-McConaughey-Djimon

La cosa es que, a lo largo del desarrollo de Obsesión, su director Steven Knight (Locke) te va dejando pistas de que tal vez el desastre es a propósito. Y pues, tenía que haber una explicación coherente para una decena de hechos ocurridos en la trama, incluyendo la cotorrísima conexión psíquica que existe entre Baker y su hijo (sí, es en serio). Y efectivamente, tras tres cuartos de película, ocurre un giro masivo que intenta justificar los anteriores sesenta minutos de incontenible vómito audiovisual. Este radical cambio transforma a Obsesión de burla a un triste intento por parecer innovadora y atrevida: es como el hipster de la colonia que anda en su monociclo todos los días pero que un día se cae por andar distraído oliendo sus propias flatulencias.

Reí mucho en esta película. Lo malo es que Obsesión no es una comedia. Entre el rufián de telenovela interpretado por Jason Clarke, los cursis diálogos, el intento de Hathaway por parecer Jessica Rabbit, el trajeado bufón que persigue al protagonista por más de una hora y el giro que intenta ser ambicioso pero termina siendo una mofa, es probable que las carcajadas abunden en tu sala de cine. Si además sabes programación, el giro es diez veces más ridículo.

Serenity Unit Stills

El personaje de Anne Hathaway es uno de los peores que verás: es un retrato francamente aberrante sobre la mujer y un insulto a víctimas de abuso doméstico. La química entre Hathaway y McConaughey es equiparable a la de clavos en una pizza, y la cosa empeora cuando ambos comparten una inexplicable escena de sexo que te hará querer lamer el piso del cine, y que en retrospectiva es diez veces peor si tomas en cuenta el camino por el que continúa la película.

Obsesión es una ambiciosa película con un concepto interesante que al ejecutarlo, se resbala con su propio vómito y cae rodando por las escaleras de manera sumamente hilarante.  Es de esas películas tan malas que dan risa y cuya trama es tan ridícula que palabras no le pueden hacer justicia.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,177FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist