‘Siempre resistir / nunca desistir’, lo mejor del punk rock mexicano

Por fin unos weyes le hablan al chile a la generación más depresiva de la historia. Al fin un cuarteto musical del género más deprimente de la humanidad grita que la vida es para que seas la mejor versión de ti porque llorar no sirve para un carajo.

El disco “Siempre Resistir / Nunca Desistir” es una joyita del punk rock nacional. Es una bofetada en la cara de todas las bandas que andan por ahí cortando sus venas, chilloteando, fingiendo que nadie los quiere, que no tienen razones para vivir y, en resumen, copiando fórmulas ajenas y antañísimas.

DON prefiere aceptar que ya nos llevó la chingada y a partir de ahí buscar la felicidad con los puños por delante. No porque hayamos nacido entre la mierda nos la tenemos que comer, pues.

Vamos a desglosar esta joyita de DON

Antes de meternos a las letras vamos a desglosar el ensamble de la banda, pues hay varias cosas que apuntar como la perfección de las baterías, los fuertísimos orgasmos de los tambores o el suave campaneo de los platillos.

El mejor desempeño se lo lleva su baterista, pues todo el disco descansa en sus bases maestras. La misma importancia le dio a su alborotado doble bombo que a los redobles bien secos, al breakdown y a los silencios, los benditos silencios que muy pocos, casi nadie, sabe apreciar. Todo esto sin mencionar la infinidad de ritmos, combinaciones, velocidades e intensidades que le dan varios matices al ensamble.

Los demás estuvieron definitivamente a la altura. Las guitarra trabajan a puro riff la mayoría del tiempo, es una guerra de talento con los dedos entre uno y otro. Lo más interesante de sus estructuras es el factor sorpresa. De pronto, cuando todo va bien salvaje, aparece una guitarra acústica para darte un descanso, para imprimir algo de suavidad y entonces… Pum, al reventón. Nunca sabes por dónde vendrá el chingadazo.

El bajo y el teclado están ahí, apoyan, suenan, pero les falta hambre de protagonismo. El trabajo en las voces, por otra parte, es realmente excelsa. Es una banda cantando las rolas de su banda y no un vocalista creyéndose solista, cantando las rolas que escribió él solo.

Claro que si la bandita rockera mexicana se identifica con algo es con las letras que traen los weyes de DON bien metidas en la garganta. Simón, este mundo está para el perro, vamos en picada y en unos años ya no vamos ella existir, seguro, pero eso no significa que debamos morir infelices, derrotados, sin sentimientos, sin empatía e ignorantes.

¡Llegó la hora chimengüenchona!

Lo más valioso es siempre lo más personal

Ahora vayamos directo al grano, a lo más importante, a lo verdaderamente valioso del álbum: la intimidad en sus letras, la desnudez de su orgullo, la sinceridad pura y dura. Y el resultado lo agradecerán todos los weyes con crisis de identidad en el mundo, por fin alguien habla por ellos, les da voz, les da una alternativa.

Las letras pueden abusar una que otra vez de los consejos optimistas, una que otra hasta las podrías escribir junto a los piolines que te mandan tus tías por el WhatsApp, simón, pero hay varias que vale la pena destacar para empoderar tu cochina vida.

Lo más cabrón es que incluso hay dos o tres buenas pedradas al gobierno y a la sociedad civil oculta en opiniones, pero sin la suficiente determinación para llevar sus quejas al terreno de los hechos, de las protestas, de las marchas, de la intervención o de la guerrilla por miedo al escarnio público, a la represión, a la policía.

“Puede ser que todo cambie escribiendo una canción, es muy fácil: sólo escucha lo que dicta el corazón. Poco a poco todo toma forma, sentido y color. Cambia al mundo con tu ejemplo, no sólo con tu opinión”


DON. Escribe Una Canción.

El cuarteto también te brinda su mano para levantarte, su hombro para llorar y hasta te acerca los pañuelos, pero luego te apuntala el cerebro con soluciones que todos reconocemos como posibles, pero muy pocos se atreven a explorar. Incluso aseguran que se trata del camino a seguir para lograr el éxito, mismo que requiere tu esfuerzo, tu tiempo, su concentración y tu talento, pero sobre todo tu felicidad, tu goce, tu diversión.

¡Que se jodan los tibios!

“Nunca es tarde para salir adelante, todo a su tiempo primero lo importante, voy de gira y hago lo que me gusta. Soy sincero: esto de ser padre asusta”,

DON. Nunca Digas Nunca.

“Hazte a un lado si esto es demasiado, si no quieres ayudarme no me vas a estorbar”.

DON. Pájaro Loco.

Claro que no podía faltar la fase romántica del disco, quizá lo más flojo en cuestión de letras, pero necesario porque también del corazón se sufre, porque también se nos dobla el espíritu de tanto amar, a veces el amor pesa.

Pero el remate es lo mejor de todo, pues pegan a la moda del momento, a los medios de comunicación, a la web, al youtube, a las redes sociales y a las estrellitas que de ahí salen con poco o nulo talento. Los mal llamados influencers, pues.

¿A quién le estamos regalando nuestro tiempo, dinero, esperanzas e idolatría?

“Falsos profetas, ídolos de web (vives en la red), su fuerza es débil, como de papel (como de papel). Si los que saben callan, los ignorantes hablan. Si su poder es dinero, el nuestro será el cerebro”.

DON. Retroceder Nunca, Rendirse Jamás.
Gustavo Azem
Gustavo Azem
No tan guapo como Brad Pitt, ni tan simpático como Chespirito.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,176FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist