Crítica – Avengers: Endgame (Sin spoilers)

Aquí estamos. Veintiún filmes y casi 11 años después, Marvel ha logrado algo que hubiera parecido inimaginable cuando yo era pequeño: perfectamente trasladar al cine a un universo colorido, variado y espectacular de superhéroes, desarrollando una narrativa a largo plazo para unirlo todo, creando películas con distintos tintes y convirtiendo a la cultura geek en un masivo y universalmente aceptado fenómeno. Avengers: Endgame es la culminación de algo titánico… algo que suena fácil, pero que nunca se había hecho y que difícilmente será replicado: captar la atención de millones de personas, sin importar raza, etnia o género, y unirlas alrededor de entrañables historias y personajes, resultando en un poderoso apego emocional. No importa lo que pienses del género de superhéroes: el logro de Marvel Studios es algo que marcará una etapa en la historia del cine y la cultura popular.

Avengers: Endgame comienza poco tiempo después de lo ocurrido en Infinity War, con los habitantes de la Tierra en completa depresión y un Tony Stark varado en el espacio. El chasquido de Thanos erradicó a la mitad de todos los seres vivientes del universo, y los Avengers sobrevivientes quieren buscar la manera de revertir su efecto.

Las primeras dos horas de Avengers: Endgame son un desastre. La mayoría de la película sigue una trama nada sutil, totalmente enfocada en nostalgia y eso es algo que en el momento me pareció terrible. La nostalgia es una manera fácil y poco creativa de conectar con la audiencia: en vez de buscar maneras de innovar, los hermanos Russo aprovecharon el universo que ya tenían para satisfacer a las masas. No sentí ningún temor, expectativa o emoción durante todo ese tiempo. Pero, ¿saben qué? A pesar de que no disfruté de esas primeras dos horas… lo comprendo y lo acepto. Esos dos actos son una magna celebración del increíble trabajo que Marvel Studio hizo durante los últimos 11 años: una encantadora y merecida celebración que recompensa a los fanáticos de este universo por su cariño y lealtad. Entre más conozcas del MCU (incluyendo algunas series) más disfrutas de todo esto.

Y después de la fiesta, llega el tercer acto. No importa el ritmo de la película, ni sus abundantes hoyos en la trama, o su evidente incoherencia lógica y temporal… el tercer acto de Avengers: Endgame entrega una escena que en mi humilde opinión es una de las más grandes e importantes en la historia del cine moderno: es un momento que nos deja ver qué tan lejos ha llegado el ser humano y la tecnología, que recoge los frutos de 11 impresionantes años de narrativa a largo plazo a través de los cuales hemos crecido y conectado con diversos personajes de este universo cinematográfico, personajes que hemos visto sufrir, reír y superarse a sí mismos… personajes que han inspirado a niños, jóvenes y adultos y que incluso han ayudado a mejorar nuestra sociedad. Es un momento que ejemplifica perfectamente por qué el cine es tan importante en nuestras vidas.

Entre el balance de drama y comedia, la nostalgia, los momentos de empoderamiento femenino y el orgásmico tercer acto, creo que todo fan va a salir feliz de esta experiencia, y es que, a pesar de lo que pienses de la película en su totalidad, la satisfacción por ver cómo tantos años de desarrollo llegan a un fin puntual, es inmensa.

Avengers: Endgame tiene muchos problemas y técnicamente no es la mejor película, pero es una genuina, espectacular y muy emotiva carta de amor de la familia Marvel, los hermanos Russo y el mundo de los cómics a la cultura moderna.

Tras finalizar los créditos de Avengers: Endgame y al abandonar la sala, un grupo de niños – de no más de 6 años – vestidos de superhéroes como Rocket Raccoon o Capitán América, discutían qué escena les habían hecho llorar más. Sin ocultar nada, sin vergüenza: niños hablando abiertamente de sus emociones y de su relación a la película. En cuanto dieron un paso fuera de la sala, uno de ellos dijo: ‘vamos a seguir discutiendo en el carro para no spoilear a nadie aquí afuera’. Durante toda mi infancia y adolescencia, jamás me hubiera imaginado que una película de superhéroes así pudiera existir, y mucho menos causar tal efecto. Estos preciosos segundos fueron más que suficiente para comprobarme que Marvel es magia y que Avengers: Endgame es un triunfo.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,205FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist