Rodando hacia Black Flag con Mike Vallely

Entrevista con una de las grandes figuras del skateboarding y su actual paso por Black Flag.

Por: Gustavo Azem & Mario Valencia.

Tras dejar un fuerte impacto en el underground a inicios de los 80’s, Black Flag terminó su carrera en medio de disputas por la dirección artística del guitarrista, Greg Ginn, y la visión más comercial de su frontman, Henry Rollins, aunado a la inminente bancarrota del grupo y severos problemas para conseguir una alineación estable.

Para 2013 y ya con un buen culto de seguidores, Ginn revivió Black Flag con el lanzamiento de un álbum cuyo título, no podría ejemplificar mejor la situación: What the…, trabajo que incluyó la poca afortunada voz de Ron Reyes, uno de los primeros cantantes de la banda pre-Rollins. A los pocos meses, Reyes sería despedido y reemplazado por un auténtico titán de la patineta, Mike Vallely, personaje que ha hecho de todo en la vida, desde su propia marca de skateboarding, fundación de bandas como Mike V and the Rats, hasta apariciones en Viva La Bam! y un cameo memorable en ¿Qué pasó ayer?

Previo a la primera visita a México de Black Flag, platicamos con Vallely sobre la influencia que tuvo el punk rock en su vida, sus proyectos relacionados a la patineta y la importancia del DIY.

Estamos muy emocionados de ir, porque estamos conscientes de que Black Flag tiene un gran seguimiento en México. De mi parte, al conocer la escena de patinaje mexicana me hace sentir el doble de emoción, siento mucho apoyo hacia mi y es genial“, mencionó Mike antes de iniciar la conversación.

PólHace años que no escuchamos algo nuevo de Black Flag, ¿hay algún lanzamiento que estén planeando?

Por ahora, no. Greg y yo hemos escrito muchas canciones desde hace años y tenemos material en el que hemos trabajado. Pero no tenemos algún plan de lanzar algo de inmediato como Black Flag o lanzar un disco. Tenemos muchos shows planeados y nuestro enfoque es hacerlos lo mejor posible. Tocar tantas veces y conocer a tanta gente como nos sea posible.

Siempre consideramos seguir haciendo música y cuando llegue el tiempo adecuado, lo haremos“.

Black Flag contuvo toda una ideología desde el inicio. ¿Crees que su música haya contribuido a forjar a aquella generación punk?

Cuando descubrí a Black Flag, estaba pasando por una etapa de descubrimiento en mi vida. Intentaba encontrar mi propio sentido, tenía 14 años, estaba por entrar a la preparatoria y no estaba contento con el status quo. No quería hacer lo que mis compañeros y adultos decían que debía hacer. Pensaba que había una manera distinta.

Y cuando descubrí a Black Flagconecté con sus creencias. Era una banda que a pesar de estar en una disquera, hacían más por ellos mismos por su cuenta, sin pedir permiso. Eran la prueba viviente de que puedes hacer lo que quieras a tu manera. Su música me habló y el ethos que promovían a través del DIY, me habló. Quizá no cambió mi vida en como sería un punk sino que me preparó a seguir adelante. Con fe y esperanza en mi“.

¿Cómo fue que diste el paso de ser fan a tocar con Black Flag? ¿Qué tal es tu relación con Greg?

Conocí a Greg en 2003. En aquel entonces, yo tenía a mi banda, Mike V and the Rats y estuvimos abriendo muchos shows para él. Greg fue muy amable con nosotros, era cercano y le gustaba lo que hacíamos con nuestra música. Durante esa gira hablaba mucho con él y así nos hicimos amigos, una larga amistad que se ha transformado en una relación creativa cuando comenzamos a componer.

Formamos una banda llamada Good For You y giramos juntos un rato con ese proyecto. Después cuando relanzó Black Flag en 2013, me llamó para ser el manager y luego pasé a ser el cantante. Hemos llegado a un punto cómodo, tenemos una conexión espiritual.

No fue algo con lo que haya soñado o perseguido toda mi vida, solo ocurrió de manera natural. No espero que Greg o Black Flag hagan algo por mí. Pienso en que somos amigos, no una entidad con la que me sienta atado. Sé que habría más dinero y revuelo si alguno de los cantantes originales estuviera en la banda. Pero a Greg no le importa eso. Le importa vivir el momento y divertirse, dar lo mejor de si.

Claro, los fans siempre pedirán que se ‘hagan las paces’ con los otros tipos y reúnanse por nosotros pero eso no es lo correcto si eres artista”.

Lo que diferenció a Black Flag del resto de las bandas de aquel entonces, fue supieron experimentar entre el hardcore y el sludge. ¿Cuál de sus etapas te gusta más y cuál disfrutas cantar?

Me gusta toda su discografía. La evolución de la banda es muy interesante y emocionante para mi. Sin haber hecho esos cambios, no creo que estuviéramos hablando de un grupo de semejante importancia.

Cuando los vi por primera vez en 1984, repasaba toda la fila, con esta gente llena de mohawks, chamarras con picos y hablaban de como Black Flag ya no era hardcore ni punk, sino unos vendidos. Lo primero que me pregunte fue, ¿entonces por qué viniste a verlos? Y segundo, ¿por qué debían seguir en lo mismo? Ya habían hecho esas canciones, es hora de innovar.

En cuanto a cantar, me gusta lo último que lanzaron porque es más fácil para mi de dominar. Porque mi estilo es más cercano al de Henry Rollins en varias ocasiones. Pero al cantar lo más viejo, siento que inyecto nueva vida con mi voz, aunque sea más difícil que cantar algo más pesado.

Prepárense, porque vamos a tocar canciones de cada disco“.

https://www.youtube.com/watch?v=ggCD5aQfEQM

El DIY siempre se ha asociado al punk, aunque hoy en día parece aplicar en cualquier género por tantas facilidades. ¿Consideras que la verdadera ideología se mantiene fiel o se ha vuelto una moda?

Con la tecnología, la oportunidad que tienen todos de forjar su propio camino es más sencillo. Pero Black Flag lo hizo cuando nada de esto existía. Lo que nosotros representamos es el espíritu. Las facilidades del DIY, hacen sentir que todo está al alcance pero si hablamos a una vida así a largo término… Involucra un mayor compromiso.

Lo que Greg y SST Records han hecho desde mediados de los 70’s, sigue siendo una inspiración y se debe reconocer su importancia. Al ser amigo de Greg, me parece admirable que siga viviendo fiel a los mismos ideales. No ha cambiado, sigue viviendo DIY. Así he elegido vivir también desde los 80’s. Es una manera valiente de afrontar la vida. Más significativa y profunda. Pero debes tener las bolas“.

Hace unos años, fundaste la marca de patinetas Street Plant siguiendo la misma ética DIY. ¿Cómo logras aplicar esto a una empresa?

Lo más importante de Street Plant es que solo somos mi familia y yo. No tenemos inversionistas o distribuidores, ni dependemos de las grandes cadenas de patinaje como otras empresas han operado. Empezamos con nuestra propia visión y valores de como debería ser una compañía de patinetas. Y nos apegamos a eso.

Sería muy fácil para nosotros crecer y después tomar decisiones hasta cambiar de la nada. Para ser como los demás. Lo que hacemos tiene vitalidad, espíritu y energía. Trabajamos en nuestro garage desde nos conectamos con nuestros clientes y fans de todo el mundo. Así es como imaginaba que debía ser el skateboarding y es la compañía con la que soñaba tener a los 14 años. Ahora lo vivo.

Durante 30 años, fui patinador profesional pero nunca pude armar mi propia compañía por estar dentro del negocio. Una vez que me retiré, era libre para hacer lo que quisiera. Ya no estaba atado a alguien, una industria o patrocinador. Cuando esta libertad llegó, la cual también me aterró porque acabó mi carrera de skateboarding y no sabía que hacer, regresó mi versión de 14 años. Y cuando ese chico vio al hombre de 45 años, creyó en que se podría nacer de nuevo“.

Tú viviste la época dorada en la que el punk y el skateboarding, forjaron una gran conexión en EUA. ¿Sabes cómo fue que nació esta relación?

Cuando comencé a patinar en 1984, la conexión ya era muy fuerte. La revista Thrasher se encargó de promover ambas cosas, pues se sentían cercanas. Espiritualmente lo sigue siendo. Pero la forma en la que los patinadores viven estos días, ya es distinta. Aunque también, ya no encuentro tan interesante lo que se hace en el skateboarding hoy en día. Y la música que escuchan ahora tampoco lo es (ríe).

Para mí, esta relación tenía sentido”.

Eres reconocido también entre varios gamers porque salías en los videojuegos de Tony Hawk. ¿Qué recuerdos tienes de esta serie?

Claro que recuerdo los juegos pero nunca pude jugarlos. De hecho fue una época muy extraña… Vaya, justo hoy recibí un mail de un fan donde me decía que jugó como mi personaje en el juego y lo asusté. Pero que cuando me conoció hace unos años, le parecí un buen tipo. Es tan raro como un videojuego te puede representar. Porque ahí interpretaba otra versión de mí, pero la gente creía que así era, como un completo maloso“.

Black Flag se presentará el 28 de junio en el 360 Venue ubicado en la esquina de Av. 1ro. de Mayo y Periférico, en Naucalpan, Edomex, a unos cuantos minutos del metro Cuatro Caminos. Los boletos ya están a la venta en taquillas del recinto por solo 600 del águila.

Pólvora Crew
Pólvora Crew
Si la unión de los gemelos fantásticos se hiciera realidad, esto daría de resultado.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

160,390FansLike
26,658FollowersFollow
11,289FollowersFollow

últimas Noticias

Playlist

Más vistas