Así fueron las finales del Vans Royal Side Stripe 2019

El día en que las tablas y las guitarras se adueñaron del Palacio de los Deportes.

El pasado domingo 30 de junio se llevó a cabo en el Palacio de los Deportes el Vans Royal Side Stripe 2019, el evento skate más importante de México donde se decidió quienes fueron los mejores en las tablas de todo el país. Todo esto acompañado de las actuaciones especiales de Molotov, The Wicked Ones, No Wrong Numbers, Purple Pig y Colt 13/28.

La pista se llenó de Kickflips, 50-50s, Hellflips y Benihanas que se llevaron las ovaciones. La dinámica fue sencilla: divididos en cuatro grupos, cada patinador tenía un minuto (musicalizado por algún track de punk o hip hop clásico) para demostrar sus mejores trucos con la ejecución más limpia posible. De las cuatro tandas en semifinales, solo pasarían diez participantes.

Hubo alegrías, decepciones, un par que con furia lanzaba su tabla hacia el suelo por la frustración de no lograr lo cometido. Al final, solo los diez mejores pasaron, quienes tuvieron dos rondas para obtener el mejor puntaje. El ganador, se llevaría 100 mil pesos en premios, mientras que un premio especial otorgaría 30 mil del águila a quien hubiese hecho el mejor truco.

En la categoría femenil, Itzel Granados de la CDMX se llevó el primer lugar, con todo y una dolorosa lesión en la boca. El segundo lugar fue para la también capitalina Geraldine Ramírez, mientras que el tercero, fue para Berenice Martínez de Monterrey.

En la categoría masculina, las glorias se las llevaron los representantes del norte. En tercer lugar, llegó Nelson Garza, campeón del año pasado patrocinado por el mismísimo Cartel de Santa. En segundo lugar, Gustavo Servin de Chihuahua y el primer lugar, se lo llevó una de las nuevas promesas del patinaje profesional en México: el joven Danny Ruiz, de Ciudad Juárez. Cada uno de ellos expresó su alegría por el compromiso de Vans para apoyarlos en sus metas de representar al país en el extranjero. En el caso de Garza, incluso se habla de comenzar a entrenar para los Juegos Olímpicos.

La parte musical. 

Este fue el gran problema del evento: el trato a las actuaciones de los músicos. La selección fue de un gran nivel, con la promesa de un cierre cotorro a cargo de Molotov. Pero a excepción de los Molochos, todos los grupos fueron interrumpidos por las alegatas de los presentadores de la competencia, lo cual hacia imposible disfrutar a plenitud las presentaciones. Si pudieran organizar los shows en breves pero concretos espacios, sería mejor.

Aún así, pudimos a escuchar propuestas interesantes como Colt 13/28. Con mucha influencia groove y de sonidos alternativos que iban de Ill Niño a Faith No More, la banda posee una energía envidiable y sobre todo, actitud. Hay mucha pasión, se siente un notorio empeño por sobresalir más allá de un concierto genérico. Sin duda, la mejor presentación de la tarde.

Desde Xalapa, sonó la breve intervención de No Wrong Numbers. Y joder, ¡qué bestial bajista tienen! Su estilo va totalmente enfocado hacia el funk alternativo, muy a la usanza de Primus. Ellos lanzaron el debut Behind the Lenses el año pasado y es una recomendación absoluta.

Una sorpresa enorme fue la intervención de Purple Pig, banda oriunda de Cancún. Ellos estuvieron presentes en la edición 2018 del House of Vans y siguen presentando un concepto muy grunge, tanto en sonido como imagen. Sin embargo, fue triste que su participación se limitara a solo tres canciones. Merecían más, aunque ahora ustedes pueden seguirles la pista.

A quienes solo pudimos ver durante unos minutos fue a The Wicked Ones, potente cuarteto capitalino que se encargó de enloquecer al Palacio tras el cierre de las finales. Entusiastas y entregados, presentaron su estilo ante un público bastante nuevo, que los recibió con gusto.

Tras amenizar la pista con grandes éxitos noventeros, las luces apagaron parcialmente pasadas las 5 pm para dar entrada a Molotov, con el buen Tito y su inseparable cigarro, Randy con tremenda energía, mientras Micky y Paco hacían los suyo tras las cuatro cuerdas.

A pesar de ser el mismo setlist con clásicos como “Amateur”, “Chinga tu madre”, “Marciano” y “Here We Kum”, siempre es grato recordar y dejarse llevar por un buen rato de nostalgia, así como ver a Micky y Tito mentarse la madre todo el tiempo por la comedia. Su breve intervención cerró con “Puto”, donde los asistentes brincaron sin cesar desde las gradas.

Fríos a su costumbre, se despidieron cada quien por su lado con una simpática broma, dado que Randy fue el primero en irse. “¿Cómo se llamaba el baterista de Guns N’ Roses?”, preguntó Micky. “Steven Adler”, le respondé Tito. “Pues ese wey ya se acaba de ir y nosotros íbamos a seguirle”. Muy jocoso.

El Vans Royal Side Stripe 2019 fue un éxito en muchos sentidos, con varios aspectos de logística que facilmente pueden superarse en próximas ediciones. Al final, los ganadores fueron los fans del skateboarding, quienes pudieron apreciar grandes proezas en la tabla.

Mario Valencia
Mario Valencia
Escribo de terror, tomo fotos, edito videos y así. Me gusta el metal, el bailongo a todo darks y ser la señora de los gatos.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

209,758FansLike
30,100FollowersFollow
11,211FollowersFollow

lo de hoy

de lo que todos hablan