Dolor y gloria

Un regreso glorioso para Almodóvar.

Tras su exitoso paso en Cannes donde sorpresivamente, Antonio Banderas se llevó el premio como Mejor Actor del festival, llega a salas nacionales Dolor y gloria, la nueva cinta dirigida por Pedro Almodóvar, quien viene en racha tras el exitoso lanzamiento de Julieta en 2016.

Con las actuaciones de Banderas, Asier Etxeandia, Leonardo Sbaraglia, la participación especial de Penélope Cruz y hasta un pequeño papel de la popular cantante Rosalía, esta obra ha logrado colocarse como uno de los mejores filmes del manchego entre toda su vasta filmografía.

Salvador Mallo es un exitoso director de cine que atraviesa por una terrible depresión debido a sus malestares físicos y un terrible bloqueo de escritor. Es entonces que emprenderá diversos viajes para arreglarse con su pasado, desde un actor con quien ha sostenido una rencilla durante treinta años, el recuerdo del amor de su vida y hasta superar un reciente fallecimiento. A la par, vemos los recuerdos de la infancia de Salvador junto a su madre.

Drama introspectivo de notorios tintes autobiográficos donde Almodóvar, da un profundo análisis a las distintas etapas que sufre alguien en estado de depresión. Entender la fragilidad que cualquier ser humano posee, asimilar nuestras debilidades y aprender a vivir, es clave para dar resolución a Dolor y gloria. Al final, la impresión que tu persona haya dejado en lo demás es lo importante. Es una clara lección de como abordar las distintas relaciones personales que vivimos a diario de toda índole, sea amistosa, romántica o familiar.

A lo largo de la cinta, el manchego no titubea al momento de las autoreferencias, vistas en el diseño de arte lleno de gráficos y rotulados kitsch, la actitud en general de Banderas (que en ocasiones recuerda demasiado a Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios) y algunos diálogos. Incluso se atreve a incluir ciertos elementos de aquellos creadores que lo inspiraron, como Luis García Berlanga. Simplemente encantador.

A diferencia de dramas más serios como La ley del deseo, el director impregna su característico humor negro para equilibrar con la tensión.

Finalmente, Banderas es soberbio. Vemos su crecimiento ahogado en estado catatónico, experimentar más allá de su rutina, la decadencia y hasta la reconciliación consigo mismo. Quien también luce es Julieta Serrano, una de las antañas musas de Almodóvar que ahora interpreta a la madre de Salvador. Llena de recelo y superstición religiosa, Serrano simboliza el cierre de diversos ciclos que aborda la película, más allá del obvio paso del envejecimiento.

Dolor y gloria es uno de los mejores filmes del 2019, merecedor de todo halago. Su sencilla pero conmovedora narrativa es efectiva en todos los niveles. Las situaciones que aborda son universales, la música original de Alberto Iglesias se mueve a perfecta sincronía con el ambiente propuesto y las actuaciones, son excelentes. Encima el humor es irresistible. Corra a verla, ahora mismo.

Calificación: 10

Mario Valencia
Mario Valencia
Escribo de terror, tomo fotos, edito videos y así. Me gusta el metal, el bailongo a todo darks y ser la señora de los gatos.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,176FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist