NJPW G1 Climax 29, Noches 5 y 6 (18/19 de julio) – Resultados y análisis

El G1 Climax 2019 llegó al Korakuen Hall y por supuesto que tuvimos dos gloriosas noches de puroresu con un público eufórico. A continuación todo lo ocurrido en las Noches 5 y 6 del magno torneo de NJPW.

Aquí puedes ver los resultados, análisis y calificaciones de la Noche 1.

Aquí puedes ver los resultados, análisis y calificaciones de la Noche 2.

Aquí puedes ver los resultados, análisis y calificaciones de las Noches 3 y 4.

Noche 5 – 18 de julio (Korakuen Hall)

KENTA (6) derrotó a Lance Archer (4)

Una lucha en la que Archer brilló e hizo ver mal a KENTA. El ‘Psicópata Americano’ luchó con enorme intensidad, provocando que el público se volcara a su favor; por el contrario, KENTA se vio dubitativo y se notó que el Korakuen no tenía muchos deseos de apoyarlo. Archer dominó la lucha y le agregó un gran toque a la acción gritándole ‘Tú no eres KENTA… eres Hideo’ para luego torturarlo un rato. KENTA aguantó duro castigo ycuando parecía estar en aprietos logró contrarrestar un powerbomb de Archer para aplicar un triángulo y transicionar a un Omoplata para hacerlo rendir. Estos movimientos de KENTA vinieron de la nada, no se sintieron orgánicos y el público no reaccionó ante ellos, provocando que la victoria se sintiera poco creíble. Muy bien Archer, pero KENTA quedó a deber. Calificación: ***

EVIL (4) derrotó a SANADA (2)

Wow. Mi quiniela del G1 está ardiendo y no puedo creer que SANADA solo lleve una victoria en el torneo. EVIL siempre ha sido el segundo al mando de los Ingobernables pero pensé que en este torneo, SANADA iba a rebasarlo, por lo menos en lucha mano a mano. Pero crédito para EVIL, quien está validando su posición en la empresa. La lucha fue reñida durante largos periodos, aunque SANADA logró sacar ventaja gracias a su Cold Skull, peligrosamente acercándose a la victoria; pero EVIL aguantó metralla y cerró la lucha con enorme ferocidad, recetando lazos por doquier y bloqueando los finishers de su compañero. Por momentos, sentí que la lucha no se quería salir de la fórmula, pero  cuando lo hizo en sus últimos minutos tuvimos un muy entretenido y feroz duelo. Calificación: ***¾

Kazuchika Okada (6) derrotó a Bad Luck Fale (2)

Fale y sus colegas del Bullet Club atacaron a Okada antes de la lucha y lo trajeron arrastrando al cuadrilátero, iniciando una pequeña y tediosa historia de Okada contra medio Bullet Club. Chase Owens y Jado interfirieron, Fale sudó mucho y al final, el Rainmaker obtuvo la victoria sorprendiendo con una cobertura. Okada y Fale solían tener buena química, pero ya no es el caso. Esta lucha me hizo desear que Owens hubiera estado en el G1 en vez de Fale. Calificación: **¾

Hiroshi Tanahashi (2) derrotó a Zack Sabre Jr. (0)

Zack Sabre Jr. se ha vuelto el coco de Tanahashi, quien con tanta lesión y miembros debilitados, siempre sufre mucho ante el Mago Técnico. Y para este encuentro, Tana decidió meterse de lleno al mundo de Zack para intentar llavearle… igual sufrió mucho, pero también logró hacer daño y lastimarle una pierna al británico. Los intercambios a ras de lona fueron muy buenos, y como siempre los counters de Zack a las numerosas movidas marca de fábrica de su oponente fueron magistrales. El final fue perfecto para el ritmo e historia de la lucha: Tanahashi subió a las alturas y se lanzó con el High Fly Flow, Zack lo recibió con las rodillas y de inmediatamente transicionó a un triángulo, pero sin perder el tiempo – y con todo y llave encima – Tanahashi hizo un magistral puente olímpico para plantar las espaldas de Zack contra la lona, quien así se vio sorprendido por la cuenta de 3. Muy bonita lucha y me atrevería a decir que la más entretenida que estos dos han tenido. Calificación: ***¾

Kota Ibushi (2) derrotó a Will Ospreay (2)

Por alguna razón, estos dos no han cumplido mis expectativas ni aquí ni en el Tokyo Dome; sé que se están guardando muchas armas para una lucha más importante en el futuro, pero no dejo de quedar insatisfecho viéndolos. Definitivamente me gustó esta lucha, sin embargo me costó trabajo meterme en ella. El ritmo empezó lento, pues claramente esto no iba a ser un spotfest sino una batalla cerebral en donde Ibushi quería aprovecharse de la lesión en el cuello de Ospreay… y Ospreay quería aprovecharse de la lesión en el tobillo de Ibushi. Tuvimos muy bien ejecutados momentos para enaltecer esa historia que se fue desenredando para transicionar a una disputa mucho más dramática y con súbitas alzas en el ritmo.

Lo que me succionó inmediatamente a la lucha fue cuando Ospreay quedó colgando de cabeza en el esquinero e Ibushi procedió a destrozarlo; en cuanto Ibushi se acercó el público soltó un grito ahogado y yo exclamé… estábamos viendo una referencia directa a su lucha de Wrestle Kingdom 13. Fue ahí que me di cuenta de que la lucha era parte de una historia más larga y compleja, de que estos dos van a ser grandes rivales en los próximos meses y tal vez años. Esto apenas fue una muestra de la narrativa a largo plazo que tendremos.

El final fue sumamente emocionante y, otra vez, tuvo un momento épico. En el Tokyo Dome, Ospreay utilizó el Hidden Blade como el arma clave para acabar de una vez por todas con el ímpetu de Ibushi… aquí hizo lo mismo, pero en su desesperación Ospreay dio el golpe de lleno y de frente, algo que lució aún más brutal. Pero Ibushi quedó muy cerca de las cuerdas y las utilizó para sobrevivir. Ibushi despertó, bloqueó más movidas claves de Ospreay y tras una ráfaga de violencia, con 3 minutos sobrando en el reloj, acabó con Ospreay utilizando un Boma Ye y el Kami Goye. Calificación: ****

Así quedaron las cosas en el Bloque A:

Noche 6 – 19 de julio (Korakuen Hall)

Shingo Takagi (4) derrotó a Taichi (2)

Takagi vengó a su líder Ingobernable y obtuvo su segunda victoria en el torneo, no sin antes haber sudado y mucho para aplacar a Taichi, quien se puso las pilas y trabajó con mucho empeño para crear una lucha entretenida, aunque periódicamente frenada por la poca calidad luchística del mismo Taichi. Los últimos 5 minutos fueron bastante buenos, pues tuvimos el clásico final dramático que viene caracterizando a Shingo. Taichi sobrevivió al Made in Japan y bloqueó varias movidas de Shingo, quien tuvo que hacer kickout de un Last Ride para arrancarle la cabeza a su oponente con Pumping Bomber y conectar con Last of the Dragon. Calificación: ***½

Jeff Cobb (2) derrotó a Juice Robinson (4)

Una lucha genérica tipo Jeff Cobb. Reñida, bien trabajada pero al final de cuentas, del montón. Juice Robinson no te va a ofrecer clásicos de media hora, más bien es un tremendo cuenta-historias que trabaja mejor cuando hay una narrativa de por medio. Si nos remontamos a pasados G1 Climax, sus luchas memorables han sido aquellas que han venido cargadas de emoción y psicología (véase su victoria ante Kenny Omega hace dos años). Es raro que Juice nos regale algo sobresaliente sin los ingredientes para contar una historia y si le ponemos enfrente a Jeff Cobb, quien de vez en cuando nos da la emoción de una papa, el resultado, pues no vamos a tener los resultados más dramáticos. Calificación: ***

Toru Yano (4) derrotó a Jay White (0)

¿Qué? El torneo de Jay White se acabó antes de empezar y no lo puedo creer. White hizo buen trabajo prediciendo las marrullerías de Yano, quien de cualquier modo es inmune a cualquier tipo de estrategia. Aún cuando White bloqueaba, Yano se salía con las suyas. Aún cuando Gedo interfería para ayudar a White, Yano se salía con las suyas. Lo que me preocupa y molesta es White teniendo que recurrir a Gedo para intentar ganarle a Yano, pues se vio como un torpe novato… y peor aún, ni con eso pudo obtener la victoria. Si el personaje de White es ser más astuto que todos, pues quedó muy, muy mal aquí. Calificación: **½

Tetsuya Naito (2) derrotó a Hirooki Goto (2)

Emocionante y reñida, esta batalla se pasó como agua gracias al ritmo que llevó y la manera tan natural en cómo se desarrollaron las acciones. Temprano en la contienda, Naito enfocó sus ataques en las extremidades superiores de Goto, táctica que rindió frutos más tarde. Lo interesante es que no había un claro favorito, pues si Naito ejecutaba tres movimientos ofensivos, Goto bloqueaba el cuarto y ahora él comenzaba una seguidilla ofensiva, y así sucesivamente hasta que llegamos a una serie de geniales secuencias en las que más de un bloqueo de finisher ocurrió. Naito convirtió un Ushigoroshi en un DDT y eso le dio el empuje final para conectar con dos Destinos y la victoria. Mi única observación de esta lucha es que Kevin Kelly suena muy mal cuando grita el ‘Destinooooo’ de Naito. Tiene que parar. Calificación: ***¾

John Moxley (6) derrotó a Tomohiro Ishii (4)

Hermoso. Si viste el undercard de la Noche 5, ya sabias de qué iba a tratar esto. Una auténtica pelea de barrio que inició caliente y no solo nunca se enfrió sino que alcanzó temperaturas volcánicas. Numerosos intercambios a puño abierto fueron seguidos de un magnífico brawl entre las gradas del Korakuen, que dio pie a una batalla de sillas. Moxley sacó una mesa pero fue él quien se la comió; después de que Ishii utilizara un antebrazo para bloquear un sillazo (!!!) de Moxley, el Pitbull de Piedra lo colocó sobre la madera y se lanzó cual Bárbaro desde la tercera cuerda. Y esto apenas empezaba. De vuelta al cuadrilátero vimos una batalla de ida y vuelta, con muchos lazos, un par de suplexes y resistencia sobrehumana. Nadie quería ceder terreno: Moxley lanzaba un bestial lazo e Ishii se paraba inmediatamente; momentos después, Ishii daba un cabezazo y Moxley absorbía el castigo. Fue violencia luchística en su máxima expresión y sin necesidad de tener sangre. Las pocas veces que la lucha bajaba de ritmo, era para prepararnos a algo más grande como un intercambio de cabezazos o un rodillazos de Moxley. Para el final, Moxley se quitó las protecciones de la rodilla e impactó de lleno a Ishii, quien sobrevivió al conteo una vez, pero no lo pudo volver a hacer después del Death Rider. Fácilmente la mejor lucha en la carrera de Jon Moxley y otra palomita en la carrera del mejor luchador de la década de los 2010’s, el gran Tomohiro Ishii. Calificación: ****½

Así quedaron las cosas en el Bloque B:

Conclusión

Salvo por un par de luchas, quedé un poco decepcionado de ambas noches en el Korakuen Hall pues después de las épicas Contendientes a Show del Año que tuvimos en el Best of the Super Juniors cuando el torneo llegó a esta sacra arena, pensé que algo similar pasaría con el G1 pero no fue así, cosa que no significa la gran cosa dado que de cualquier manera tuvimos varias luchas geniales.

En el Bloque A, parece que KENTA y Okada van derechito a un encontronazo de titanes invictos en un par de noches (si es que sobreviven a EVIL y Ospreay respectivamente) y podrían ser los grandes favoritos en la última fecha, aunque Ibushi ya sumó la victoria y supongo que agarrará impulso y no parará. De la Noche 5, solo diría que es estrictamente recomendable ver Ibushi vs. Ospreay, aunque SANADA vs. EVIL y Tanahashi vs. ZSH también tuvieron lo suyo.

El panorama luce más interesante y enigmático en el Bloque B, pues Moxley sigue invicto, Ishii ya dejó pasar sus primeros dos puntos, Naito ya sumó y White simplemente no encuentra la victoria. Además, la presencia de Ishii ha convertido en este Bloque en una fuente calidad interminable. La lucha que tienes que ver de la Noche 6 es Ishii vs. Moxley, que seguramente terminará siendo del top cuando termine el torneo.

Pólvora Crew
Pólvora Crew
Si la unión de los gemelos fantásticos se hiciera realidad, esto daría de resultado.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

160,137FansLike
26,658FollowersFollow
11,287FollowersFollow

últimas Noticias

Playlist

Más vistas