Symphony X trajo su gran odisea a El Plaza

Texto: Erick Lombardo
Fotos: Gustavo Azem Martínez

Después de un descanso en el cual Michael Romeo aprovechó para sacar un disco solista y Russell Allen aprovechó para crear Adrenaline Mob (y terminó por un terrible accidente) Symphony X anunció su regreso a escena y lo hicieron agendando algunas fechas por territorio europeo y latinoamericano.

México tuvo la suerte de ser el primer país latinoamericano en donde la agrupación entraría en acción después de su descanso.

El pasado 27 de julio fue la fecha pactada para que varios cientos de fanáticos de la agrupación se dieran cita en El Plaza Condesa para ver de nuevo en acción a Symphony X, ya que la última vez que la banda había hecho lo propio en la Ciudad de México fue en el 2012.

La noche dio inicio con Obesity, una banda nacional que con su propuesta progresiva instrumental la llevan rompiendo a nivel nacional e incluso internacional en los últimos meses. La banda ofreció un set corto de 30 minutos con canciones nuevas y también con varias de su disco Patrick, mismo que viera la luz durante 2018.

La propuesta de la banda conectó muy bien con el público y en más de una ocasión se llevaron la ovación de aquellos que llegaron temprano al recinto, la agrupación también aprovechó para regalar algunos discos y playeras los cuales fueron muy bien recibidos por los afortunados que lograron atrapar estos regalos.

Los ánimos ya estaban a buen nivel después de lo hecho por Obesity y el cambio de backline se realizaba en el tiempo estipulado.

Pasadas las nueve de la noche Symphony X hizo su aparición en el escenario desatando así los gritos eufóricos de aquellos que habían esperado al menos más de un lustro para verlos de nueva cuenta en directo en la Ciudad de México.

El concierto dio inicio con “Iconoclast”, un golpe largo y certero que demuestra la calidad de la banda, la cual lamentablemente se vio opacada por un mal audio que continuó en las canciones posteriores.

Sin perder tiempo la banda entregaba en este bloque inicial canciones como: “Evolution (The Grand Design)” y “Serpent’s Kiss”, en esta última Russell Allen se dio tiempo de presentar sus compañeros y por supuesto que una de las ovaciones más estruendosas se dio cuando fue presentado Michael Romeo.

Más adelante también escuchamos “Nevermore”. Después de esto vino una pausa en la que Russell se puso por un breve momento una gorra de los Raiders de Oakland y también se dio tiempo para hablar sobre el accidente en el famoso accidente en el que se vio involucrado, recordó a su fallecido amigo y brindó con copa en mano para celebrar la vida todo esto previo a la interpretación de “Without You”, la cual vino a dar un breve respiro a músicos y asistentes.

Después de esto la primera ovación para la banda llegó al grito de “Symphony, Symphony…”, pero la misma se vio apagada de repente con el inicio de “Domination”. Para esta altura del concierto el audio ya había mejorado bastante y también por momentos la secuencia parecía seguir saturando el audio.

Aunque eran pocas canciones en el set la banda no quiso hacer muchas pausas ya que requeriríamos tiempo para el cerrojazo final, por lo que igual rápidas  y sin escalas nos escuchamos “Run With The Devil” y “Sea of Lies”, en esta última se aprovechó para hacer una mención a Ronnie James Dio la cual fue acompañada por un gran aplauso mismo que fue seguido de una mecánica de interacción por parte de Symphony X, la cual consistió en demostrar que sector del público era más ruidoso en esta velada y por supuesto luego unir todos los gritos en un solo.

La recta final llegaba a su fin con “Set The World On Fire (The Lie Of Lies)”, misma que fue celebrada por la gran mayoría la cual disfrutaba cada una de las canciones que eran interpretadas.

La banda salió de escena pero aun había más por lo que regresaron a escena entre varios gritos de “Symphony, Symphony…”. Russell anunció que aún tendríamos más música y nos advirtió que se vendría una canción larga, algunos asistentes ya sabían lo que venía y lo celebraron.

El cerrojazo final vino con “The Odyssey”, una canción de poco más de 24 minutos y que sin duda es una de las piezas más completas de la agrupación ya que la misma permite apreciar a bien a cada uno de sus elementos en acción.

Entre ovaciones y gritos de euforia la banda se despedía, no sin antes de dejarnos la advertencia de Russell quien dijo que mientras que el público quisiera la banda regresaría una y otra vez a tocar y a hacer música, lo que deja una esperanza para todos de tener en breve nuevo material y porque no, otra visita en donde la banda nos pueda ofrecer otra dosis de lo mejor de su repertorio.

Pólvora Crew
Pólvora Crew
Si la unión de los gemelos fantásticos se hiciera realidad, esto daría de resultado.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

210,732FansLike
30,200FollowersFollow
11,225FollowersFollow

lo de hoy

de lo que todos hablan