Crítica – Chicos Buenos (Good Boys)

Seth Rogen ha desarrollado un estilo único y reconocible de comedia que normalmente aterriza con las audiencias, y sus talentos van más allá de la actuación, pues ya es normal ver su nombre en créditos de guionista, productor y hasta director. Chicos Buenos es otra película con el sello de Rogen (en labores de producción), y como todo buen proyecto relacionado con el canadiense, éste es un irreverente viaje con groserías y muchas risas.

En Chicos Buenos seguimos a tres inseparables amigos cursando sexto grado: está el arriesgado y casanova del grupo, Max (Jacob Tremblay); el bonachón y políticamente correcto niño que nunca dice mentiras, Lucas (Keith L. Williams); y el inseguro pero aventado Thor (Brady Noon). Los tres son invitados a una ‘fiesta de besos’ organizada por el chico cool del grupo, por lo que deciden espiar a unas vecinas con el fin de obtener tips para besar a niñas. Esto desencadena una ola de ocurrencias, reglas rotas, chistes sexuales y aprendizajes para los tres amigos.

Chicos Buenos Jacob Tremblay

Chicos Buenos no intenta ser un entrañable coming-of-age que vayas a recordar por su autenticidad, más bien procura exagerar su trama para crear situaciones chuscas y producir un flujo constante de risas. La esencia del filme es que sus personajes – niños de sexto grado – actúan como si fueran mayores: es como ver la clásica comedia sobre adolescentes de preparatoria buscando sexo y popularidad en la escuela, pero el giro es que aquí estamos ante niños de primaria apunto de entrar a la pubertad. Su inocencia les hace pensar que los juguetes sexuales de sus padres son armas para la defensa personal; además de groserías, usan palabras ‘adultas’ que ni siquiera entienden; en vez de sexo, solo quieren aprender a besar; y su máxima demostración de valentía es darle un sorbo a una cerveza robada de la tiendita de la esquina. Hay una muy interesante mezcla de inocencia con total irreverencia.

El director Gene Stupnitsky (The Office) nos da comedia directa y puntual, que casi no te deja respirar y cuya elegancia es nula. Aquí hay innumerables vulgaridades, referencias sexuales y malas palabras, pero el guión nunca se pasa de la raya, ni llega a ser ofensivo. El comportamiento de estos niños va ad hoc a los tiempos, por lo que – aunque parezca contradictorio – vemos valores de respeto y tolerancia. Por ejemplo, cuando los niños entrenan sus besos con una muñeca inflable (que ellos creen es un maniquí de primeros auxilios), se aseguran de también practicar una pregunta de consentimiento para asegurarse de que la mujer acceda al beso. Detalles como esos, que están tomando en cuenta los avances de la sociedad, no solo son bienvenidos, sino que le dan una nueva y peculiar dimensión a la comedia del filme.

Chicos Buenos Tremblay Noon Williams

Y el corazón de Chicos Buenos es la desbordante química entre los protagonistas. Los tres muchachos son hilarantes juntos y desde la primera escena no queda duda de que son grandes amigos. Jacob Tremblay (Room) es un absoluto fenómeno. No solo puede hacer drama, aquí demuestra tener futuro en el ámbito cómico. Brady Noon (Boardwalk Empire) brilla como un insufrible niño que hace demasiado para obtener atención y le veo muchos papeles de malhechor en su futuro. Keith L. Williams (The Last Man on Earth) fue una gran sorpresa: nunca había visto a este joven actor, pero me dejó absolutamente fascinado y con ganas de ver más de él… ojo, su timing para la comedia es asombroso. Otras actuaciones de Molly Gordon (Booksmart), Midori Francis (Ocean’s 8) e Izaac Wang dan en el blanco para complementar el buen trabajo de los chicos principales.

La pregunta perfecta para saber si vas a disfrutar de Chicos Buenos es: ¿te gustan películas como Pineapple Express, Good Neighbors y Superbad? Si la respuesta es positiva, ahí lo tienes: vas a pasarla muy bien con esta historia. Yo soy fan de Seth Rogen y honestamente no recuerdo haber dejado de sonreír viendo esto.  Sin duda una de las películas que más me ha hecho reír en el año, Chicos Buenos es una comedia llena de energía que aprovecha a sus tres protagonistas para hacer vibrar la sala de cine y recordarte ese incómodo periodo entre la niñez y la pubertad.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

210,267FansLike
28,500FollowersFollow
11,182FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas