Treinta años de Disintegration con The Cure en el Foro Sol

Un recordatorio a nuestra devoción hacia los padres del rock gótico.

Texto: Mario Valencia.

Fotos: Alfredo Alvarado.

A seis años de su última actuación en la CDMX, misma que fue marcada por una surrealista tarde con un casual temblor, finalmente llegaba el momento para que The Cure, regresara al Foro Sol. A lo largo de 2019, la agrupación inglesa comandada por Robert Smith ha celebrado toda su carrera: ya sea como parte del Salón de la Fama del Rock o con cinco noches agotadas en Australia donde interpretaron en vivo, su emblemático Disintegration (con todo y lados B), álbum que cumple tres décadas de historia.

Bajo esta idea del festejo, la banda regresó para deleitar a sus fans con un show de tres horas que deambuló entre lo más oscuro de su discografía, hasta los clásicos más bailables.

The Cure

Como buenos británicos, The Cure salió a las 9:10 para la cita. Aunque el inicio fue tal cual la introducción de Disintegration con “Plainsong” y la melosa “Pictures of You” (diablos, apenas iban dos canciones y varios ya comenzaban a lagrimear), el resto de los temas del álbum irían esparcidos a lo largo del set. “A Night Like This” y “Just One Kiss” marcarían la pauta a “Lovesong” y “Last Dance”, oscuras e irresistibles.

El Foro Sol ha mejorado considerablemente su sonido y vaya que lució durante la velada a todo momento. Al set le siguieron “39”, el momento Brandon Lee con “Burn” y éxitos de la talla de “Just Like Heaven”, “Inbetween Days” y “Never Enough”. La densidad no sería hecha a un lado tal como vivimos en “Want” y “From the Edge of the Deep Green Sea”. Esta primera parte concluiría con “Prayers for Rain” y “Disintegration”, antes de despedirse unos minutos. Robert finalmente tomó el micrófono para agradecer a sus fans, antes de murmurar algo que para muchos, fue intangible (o interpretaron a su creencia).

Aunque faltaron unos cuantos temas del festejado, la banda continuaría con un viaje a su discografía.

“Ahora tocaremos algunas de nuestras… canciones populares”, dijo un risueño Robert al regresar a escena para el primer encore de la noche. No mentía: nueve temas consecutivos sin pausa alguna, cual recopilación de mejores éxitos. Desde “Lullaby” con sus visuales de telaraña que cerró decorosamente los festejos a Disintegration, hasta cada éxito de los clubes ochenteros como “The Walk”, “Hot Hot Hot!!!”, “The Caterpillar” junto a “The Lovecats en una especie de homenaje al fallecido Andy Anderson y “Why Can’t I Be You?”.

Para el segundo encore, The Cure se tomó su tiempo para celebrar Three Imaginary Boys, su debut que cumplió 40 años a principios del 2019. Un recordatorio a sus raíces más punk y melodías más rápidas, donde además de interpretar clásicos como “Boys Don’t Cry” y “Jumping Someone Else’s Train”, sorprendieron con los dos alegres minutos de “Grinding Halt”. El cierre fue una genial versión pesada del himno “Killing An Arab”, que puso a bailar y corear a los asistentes.

A pesar de que el recital duró una hora menos que la vez pasada, el público salió totalmente satisfecho y con la alegría de una promesa hecha por Smith antes de bajar del escenario: “nos veremos pronto”. Si Smith cumple con los tres discos que juró lanzar entre este y el siguiente año, de seguro será otra velada inolvidable con sus nuevos himnos.

Aún con la ausencia total de piezas del Pornography y 4:13 Dream, la oferta fue irresistible. The Cure es la prueba de que con música memorable, no necesitas de gran apoyo visual para conectar con tu audiencia.

https://www.facebook.com/revistapolvora/videos/2541721235865190/

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,177FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist