Crítica: La Lavandería (The Laundromat)

Ya disponible en Netflix, La Lavandería es una enorme y muy creativa explicación de cómo es que, hace algunos años, el bufete de abogados Mossack Fonseca asistía en el lavado de dinero a través de negocios offshore, empresas fantasmas y otras sucias tretas que eventualmente fueron expuestas al público a través de la filtración de los famosos Panama Papers. Para esto, vemos diversas historias que nos ilustran el asunto desde distintos puntos de vista, siendo la más importante la de Ellen Martin (Meryl Streep) una mujer que sufre la pérdida de su esposo durante un tour guiado en bote y que al no recibir la compensación justa por la negligencia de la empresa, comienza a investigar y toparse con un profundo hoyo de corrupción que tiene su epicentro en una empresa establecida en la Ciudad de Panamá.

Steven Soderbergh tiene una distintiva manera de contar historias sin importar el tamaño de personajes o la cantidad de elementos que la conformen, y en esta cinta basada en la investigación ganadora del Premio Pulitzer de Jake Bernstein, Soderbergh hace malabares con muchos elementos y hechos, utilizando el rompimiento de la cuarta pared y a dos narradores principales: Gary Oldman (Darkest Hour) y Antonio Banderas (Dolor y Gloria), quienes interpretan a Jurgen Mossack y Ramón Fonseca respectivamente, los dos hombres a cargo de una empresa sumamente sucia que le ayudó a mucha gente evadir la ley. Además de ellos, la película cuenta con reconocidos actores como David Schwimmer (Friends), Jeffrey Wright (Westworld), Sharon Stone (Basic Instinct), Will Forte (Booksmart), la mencionada Meryl Streep (Florence Foster Jenkins), entre muchos otros.

Lavanderia-Wright-Streep

La Lavandería es una película compleja: de eso no hay duda. El asunto de los Panama Papers requiere mucha atención y conocimiento del tema, por lo que Soderbergh y su guionista Scott Z. Burns intentan explicáretelo todo con peras y manzanas: a lo largo del filme vemos divertidas secuencias, ingeniosos montajes y muchas metáforas para ayudarnos a comprender el nefasto mundo de la evasión fiscal y lavado de dinero. Sin embargo hay tanta información, que si – como yo – no eres particularmente hábil para comprender las altas finanzas, inevitablemente te sentirás confundido por la avalancha de términos y situaciones que el filme te arroja. Eso sí, aunque estoy muy lejos de ser un experto en el tema, este filme me permitió aprender más del tema que cualquier artículo que haya leído en el Internet con respecto al mismo.

Afortunadamente, con todo y el engorroso asunto que representa intentar comprender el concepto de una empresa fantasma, Soderbergh logra su cometido: sacar a relucir el excremento del sistema financiero mundial y recordarte que los seres humanos son corruptos por naturaleza. Aunque no hayas entendido nada acerca de impuestos, negocios offshore o paraísos fiscales, creo que la película hace un trabajo brillante de abrirte los ojos y sacudir tu percepción de la sociedad. Y es que ésta es más una película educativa que de entretenimiento.

Lavanderia-Banderas-Oldman-01

La Lavandería me cautivó y me hizo utilizar toda mi concentración para entender el meollo del asunto, pero también me hizo reír, me provocó un enorme sentimiento de impotencia y sí, me hizo un poco más amargado. A pesar de todo el color, fue deprimente recordar que el mundo en el que vivimos es uno lleno de codicia y egoísmo en el que arrogantes elitistas sin moral facilitan la proliferación de la maldad sin recibir castigo justo por ello.  Si te interesa el tema, estoy seguro de que quedarás satisfecho por las enseñanzas que este filme provee y por las directas críticas que hace a Estados Unidos, el catolicismo y el sistema económico que nos rige.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

210,732FansLike
30,200FollowersFollow
11,232FollowersFollow

lo de hoy

de lo que todos hablan