Día uno: Lo bueno, lo malo y lo feo del Non Stop Ska Festival 2019

Fotografía: Gustavo Azem

Llegó el momento de parla sobre nuestro queridísimo Non Stop Ska Festival 2019, uno de los mejores eventos en su tipo en todo México, que por tercer año se alojó en las instalaciones del Pabellón Cuervo, en la CDMX.

¿Estuvo tan cabrón como te lo imaginas, pero por tonto te lo perdiste? Pues sí, la neta sí.

Lo bueno del Non Stop Ska Festival 2019

las bandas, la música, el cotorreo. Está edición del Non Stop Ska Festival se destacó por ser mucho más especializado en los géneros que maneja. Las bandas no fueron precisamente elegidas por su popularidad ni la cantidad de boletos que son capaces de vender. Más bien, se fueron por la calidad en el sonido que podían entregarle al público mexicano para que tuviéramos la mejor experiencia sonora y visual posible. Hay que decirlo, en el primer día del evento no hubo ninguna banda relleno.

Inspecter 7 hizo maravillas con su enérgico two tone fronterizo. Buena selección de setlist, talentosísimos músicos, frontman y frontwoman de primera. Conocen a su público, les dan lo que quieren, cuando quieren y como quieren. Cinco estrellas a esa entrega.

Out Of Control Army tiene su encanto. En lo personal jamás me he sentido atraído por su discurso antifascista, pero elevaron muchísimo su nivel de ejecución en vivo. Pasaron de ser una banda más, a ser una de las pocas orquestas de ska reggae con propuesta original en México. Ahora tienen que aplicar su repertorio porque llevan años tocando exactamente lo mismo. Los músicos de la Spooky Ska Orchestra, por cierto, están muy cabrones.

Satélite Kingston rompió un poco el patrón desmadroso que traía el festival, sin contar que tuvieron numerosas fallas en el audio. Afortunadamente salieron avantes de todo percance y ofrecieron un espectáculo reggae de primer nivel, pero lo mejor estaba por venir.

Lollypop Lorry es punto y aparte. Creí que no eran muy conocidos en México, pero la banda los esperaba con mas ansias de lo que pudieran esperar a Pericos, Cadillacs, Gondwana, Cafres y cualquier otra banda latinoamericana que se te ocurra. Me emocionaba mucho escucharlos en vivo, pues lo que había topado en el estudio y a través de YouTube sonaba excelso. Ni más ni menos, para mí fue la mejor banda de ambos días. El nivel de ejecución es bárbaro, pero lo mejor es la conexión que logra Svetlana Aremeeva con el público. Nació para morir arriba de un escenario.

Mephiskapheles arribó al escenario como la banda más esperada del día.  Su trayectoria y su chidita oferta de ska punk los volvieron brutalmente atractivos en el cartel de la edición 2019. Invidious estuvo fuera de su zona por largo rato. El cantante anduvo paseando por todas partes y tomándose fotografías con los fanáticos que le reconocían. Le fue imposible llegar a la puerta de principal por el atascadero de gente que deseaba una fotografía. A la hora de subir al escenario transmoló en una especie de Dios. Su descomunal altura y la forma en que impone con la voz, la mirada o el baile lo hacen una verdadera leyenda, una figura del ska mundial.

Lamentablemente muchas personas decidieron abandonar el recinto una vez terminado el show de Mephiskapheles, pero quienes nos quedamos a disfrutar el show de la Western Standard Time Ska Orchestra nos fuimos con una sonrisa gigantesca en el rostro. El talento es indiscutible, tienen un ensamble muy cabrón, ensayadísimo y con una producción de audio a la altura de cualquier Big Band alrededor del mundo. Su setlist estuvo influenciado.en gran parte por The Skatalites, ya se imaginarán qué tan cabrón estuvo aquello.

Lo malo

El inmueble. El Pabellón Cuervo no te ofrece muchas cosas, el espacio es reducido y las barras de alcohol intervienen más de la mitad del espacio.

Los djs estuvieron pinchando discos desde una lateral elevada dónde nadie los vio ni les pusieron la más mínima atención. Merecían un escenario.

Los baños en trailer son insuficientes para toda la banda que cae, aunque el Palacio de los deportes tiene muy buenas y amplias instalaciones sanitarias.

Lo feo

Tener que esperarnos varias horas para volver a escuchar ska. La verdad no hubo nada feo, no les voy a mentir. 9 de 10 a esta edición del Ska Fest. Hasta terminó temprano y se pudo tomar el metro sin prisas.

Gustavo Azem
Gustavo Azem
No tan guapo como Brad Pitt, ni tan simpático como Chespirito.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

210,267FansLike
28,500FollowersFollow
11,183FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas