AEW Dynamite vs. WWE NXT (23/10/19) – Ratings de AEW y NXT aguantan los golpes de la NBA

Esta semana AEW y NXT tuvieron muy complicada la batalla de ratings por la simple y sencilla razón de ha comenzado la temporada 2019-2020 de la NBA y el miércoles se dieron muchísimos juegos que prometían absorber audiencias estadounidenses. Ah, y además hubo un juego de la Serie Mundial de MLB. Nada más. 

En otro frente, SmackDown intentó recuperar el vasto terreno perdido en Fox y Raw nos dio enfrentamientos frescos para frenar la baja de ratings. ¿Cómo quedaron los números de esta semana en el mundo de la lucha?

Ratings y números de audiencia de la semana

AEW Dynamite (TNT): 963,000

WWE NXT (USA Network): 698,000

WWE Raw (21/10/19): 2,320,000

WWE SmackDown (18/10/19): 2,440,000

¿Qué significa esto?

Fue una gran semana tanto para AEW y NXT. Pensé que el debut de la NBA y el juego de Serie Mundial iba a masacrarlos, sobre todo en el demo de 18-49 años, sin embargo ambos shows aguantaron los golpes y hasta crecieron en el demo. 

Los ratings de AEW Dynamite (que puedes ver en AEW Plus) tuvieron una baja de 5% con respecto a la semana anterior (1,014,000) pero crecieron de 0.44 a 0.45 en el demo de 18-49 años. El número más sano e impresionante es el de audiencias de 18 a 34 años, ahí AEW creció de 0.29 la semana anterior a 0.39: esto definitivamente no lo vi venir, pues pensé que NBA iba a quitarles un enorme número de esa muestra, pero la estrategia de Tony Khan y compañía fue perfecta para resistir y hasta incrementar ratings. 

NXT tuvo una pequeña baja de 1.96% con respecto a los 712,000 televidentes de la semana anterior y además, lograron ligeramente incrementar su demo 18-49 de 0.2 a 0.21. No creo que NXT baje más de 600,000 y a partir de aquí deben intentar subir a toda costa.

AEW fue el cuarto programa más visto en cable, solo por debajo de American Horror Story y dos juegos de NBA. Del otro lado, NXT subió de la posición #30 hasta la #21.

Estos ratings nos indican que hay verdadero interés en ambos producto por parte de fanáticos de la lucha, pues la audiencia se mantuvo fuerte a pesar de NBA. La gente que ha estado viendo AEW en las semanas pasadas no solo eran casuales que ven deportes, sino que verdaderamente están interesados en el pro wrestling, de lo contrario se hubieran inclinado por el basketball o baseball.

ratings-aew-nxt-23-oct
Información de ShowBuzzDaily

Monday Night Raw tuvo una sólida semana, incrementando su número de audiencia (2,320,000) en un 1.7% con respecto a la semana anterior (2,279,000). Su rating en el demo fue de 0.75, lo cual no es una diferencia significativa con respecto a la semana anterior (0.74) pero muestra buena retención. Eso sí, la caída de la Hora 1 a la Hora 3 sigue siendo muy pronunciada: de los 2,477,000 televidentes que vieron la primera hora, se perdieron 300,000 en las próximas horas.  Esta semana hubo utilización de talentos ‘frescos’ como Humberto Carrillo, Ricochet, Street Profits y Andrade, así como una aparición especial de Cain Velásquez y presencia de Ric Flair y Jerry Lawler. La combinación de estos factores seguro fue atractiva para audiencias.

SmackDown Live ha sido un total desastre, perdiendo millón y medio de televidentes en tan solo dos semanas. En su debut en Fox, SmackDown recibió el empuje de la novedad y promoción, pero en cuanto televidentes casuales vieron el producto esa primera semana, corrieron para nunca ver hacia atrás. Y justificadamente. No hay nada en el show de los viernes que pueda apelar a un ser humano que nunca ha visto la WWE. De la segunda a tercera semana, SD tuvo una baja de 15% en televidentes, pasando de un 1.0 a 0.8 en el rating demográfico (18 a 49 años). La magia de Fox se esfumó rápidamente y WWE SmackDown ya está a punto de tener los mismos ratings con los que se despidió de USA Network (alrededor de 1.9 o 2 millones). 

La primera hora de AEW Dynamite fue absoluta magia: sin duda, los mejores 60 minutos de lucha profesional que ha visto Estados Unidos en el 2019; y es que fue claro que AEW mandó al batallón completo para intentar retener a la mayor cantidad de audiencia posible frente a la latente amenaza de NBA y MLB castigando sus ratings. Si ya te habías olvidado de cómo se escuchaba un público derretido para una transmisión semanal de lucha en TV, este episodio de Dynamite fue un perfecto recordatorio: Pittsburgh estuvo on fire prácticamente toda la transmisión, particularmente en el soberbio ángulo entre Cody y el Inner Circle. Además vimos excelentes luchas, desarrollo de personajes, a la luchadora de casa ganando y avance de rivalidades. El único problema grave que tuvo AEW en su transmisión fue Jim Ross, quien constantemente enterró aspectos de los luchadores que manejan un estilo opuesto a sus gustos, además de que se puso defensivo ante las correcciones de Excalibur, quien sí tenía bien estudiado todo aspecto de las luchas presentadas: esto es imperdonable, sobre todo en una etapa tan crucial como la que está atravesando AEW para establecer a sus estrellas. Jim Ross ha sido todo menos profesional y debería de ser alejado cuánto antes de la mesa de comentaristas.

NXT tuvo un buen show y cerró muy fuerte, haciendo ruido con el giro a rudo de Finn Bálor. Esto tuvo impacto en redes sociales y me dejó muy interesado por saber cómo es que esta historia influirá en los ratings de la próxima semana. Cabe aclarar que toda la noche no vi más que desesperación por parte de fanáticos de NXT, que no solo saben sobre el catastrófico declive en los ratings, sino que estaban siendo apabullados en términos de calidad por el magnífico show que AEW estaba poniendo y por lo mismo, cuando la ‘sorpresa’ de Bálor llegó, la sobrecompensación de televidentes de la marca amarilla fue evidente. Inmediatamente comenzaron halagos, hipérboles y francamente tristes intentos de mostrar superioridad. 

En lo personal, creo que Finn Bálor siendo rudo es una gran idea pues el hombre estaba muy estancado y seguramente se verá beneficiado con una nueva personalidad… pero siendo honesto, lo que inmediatamente llegó a relucir es la incapacidad de crear estrellas que tiene WWE: siempre que no saben qué hacer con alguien o cómo crear ruido de manera orgánica, recurren al heel turn de alguno de sus luchadores. Y este ‘ángulo’ no fue tan exitoso como todos dicen, de lo contrario Bálor hubiera sido abucheado porque… pues se volvió rudo. Y, a los rudos se les abuchea. Sin embargo, el respetable gritó extasiado, coreando ‘Sí’ una y otra vez. El júbilo fue por el shock, no por la ejecución o porque WWE haya creado a una nueva estrella ruda. Este suceso sin duda le dará gasolina a NXT unas semanas, pero después de un rato, otra vez se va a destapar la carencia de ideas, y eventualmente – al igual que pasa con la mayoría de luchadores en esa empresa – comenzaremos a ver historias repetitivas que conviertan a Bálor en uno más. Éste es un ciclo muy común, es más, a grandes rasgos lo voy a enumerar: 

1.- Llega un nuevo competidor, fresco y con evidente talento. Otra opción es que se le da un giro heel/babyface a alguien.

2.- Los fanáticos se emocionan mucho y comienzan a hablar de este competidor como si fuera el nuevo Stone Cold Steve Austin. Fanáticos suelen sobrevalorar a este competidor hasta alcanzar niveles nauseabundos.

3.- Aquí pasan dos cosas: WWE acentúa los defectos de dicho competidor porque piensan que eso generará empatía y ayudará a encumbrar al luchador (obviamente esto fracasa). O la segunda opción, el luchador hace lo mismo una y otra vez, por varias semanas, pero nunca obtiene alguna victoria significativa, convirtiéndolo en un perdedor ante los ojos del fanático.

4.- Después de algunas semanas, el fanático pierde las esperanzas y comienza a quejarse en redes sociales. No se dan cuenta de que votan con su cartera, no con un tweet.

5.- Hay enojo general hacia la empresa, pero el fanático la sigue viendo.

6.- Llega un nuevo competidor, fresco y con evidente talento, o se le da un giro heel/babyface a alguien. Se repite el ciclo. 

NXT sigue bajando en sus ratings y no es culpa de los luchadores. Me da la impresión de que el aura que tiene WWE como empresa completa está alejando a los televidentes: a pesar de que NXT sea un producto distinto y con buenas luchas, sigue teniendo los mismos valores de producción que maneja la empresa, con comentaristas gritones y problemas para crear estrellas así como finalizar historias. 

Para un análisis completo de ocurrencias importantes en el mundo de la lucha, así como las batallas de ratings entre NXT y AEW, puedes escuchar el podcast de los Lucha Jobbers, disponible en Spotify, iTunes, iVoox y cualquier app para podcasts en Android.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,180FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist