La importancia de ser Nuclear Assault

Una breve semblanza de la emblemática banda de thrash.

Formados en 1984 en Nueva York por el bajista Dan Lilker, el cantante John Connelly, el guitarrista Anthony Bramante y el baterista Glenn Evans, Nuclear Assault es una de las bandas de thrash metal más importantes gracias a su brillante trayectoria en la década de los 80s, al innovar en uno de los géneros más extremos de la época: el crossover thrash.

Pero, ¿por qué es una banda que deberíamos seguir tomando en cuenta y por qué mantiene un estatus de leyenda entre los fans del metal?

La mente detrás del ataque nuclear.

Dan Lilker es uno de los héroes más grandes y poco reconocidos del metal. Dan, junto a Scott Ian, cofundó Anthrax en 1981, grabando sus primeros demos hasta llegar al clásico Fistful of Metal de 1984, donde ayudó en la composición de todos los temas, como el gran himno “Metal Thrashing Mad”. Sin embargo, las tensiones con el resto de sus compañeros lo llevaron a un inminente despido, siendo reemplazado por Frank Bello.

Pero más allá de mantener resentimiento con Ian y el baterista Charlie Benante, Lilker se reuniría con el par para crear una de las bandas que junto a Nuclear Assault, revolucionarían la escena con la creación del crossover thrash: Stormtroopers of Death. Bastó con un solo disco en 1985, Speak English Or Die, para catapultar la excéntrica mezcla de hardcore punk, thrash metal y humor negro. Este no sería su único trabajo, pero S.O.D. unicamente tendría dos discos más, uno hasta 1999 y un EP en 2007.

La otra agrupación legendaria fundada por el propio Lilker, fue Brutal Truth, popular acto de grindcore y death que debutó en 1992 con el tremendo Extreme Conditions Demand Extreme Responses. Con cinco álbumes de estudio, la creación del proyecto alterno Venomous Concept que vio a integrantes del grupo tocar junto a Shane Embury y Danny Herrera de Napalm Death, Dan decidió terminar el proyecto en 2014 al cumplir 50 años de edad.

Cuando el crossover triunfó.

El debut de la banda llegó en 1986 con Game Over, un compendio de trece canciones que iban desde un puñado de segundos, hasta los tres minutos (salvo el último track). Con una fuerte influencia del hardcore punk que tanto pululaba en NY, esta melodía añadió frescura al pesado ritmo thrash que fungió como su base. Tras demostrar con su segundo disco Survive (1988) que tenían todo el potencial para dominar a las hordas de fanáticos alrededor del mundo, seguía el momento de conquistar a la crítica especializada.

Handle With Care (1989) es considerado uno de los mejores discos de metal de la historia. Un recorrido hacia las entrañas de su mentalidad punk, la destreza en otros géneros (como el solo “Funky Noise”) y una enorme sensibilidad comercial con la épica que cierra el disco y que se volvería uno de sus sencillos más populares: “Trail of Tears”. Con esta placa, lograrían su posición más alta en el Billboard 200: el casillero 126. Nada mal.

https://www.youtube.com/watch?v=r08vgW5McoY

Una vez terminada la época de abundancia para el thrash a nivel mundial debido al apogeo del grunge, Nuclear Assault comenzó a lanzar sus discos a través del sello independiente I.R.S. Fue así que conocimos Out Of Order, recordado por su excelente cover a “Ballroom Blitz”. Durante esta temporada, el grupo se presentó en uno de los eventos underground más importantes que tuvo la Catedral del Metal: el Mexican Moshpit, junto a Sick of it All, Deicide, Transmetal, Next, Makina y Blackthorn.

Nuclear Assault en la Arena López Mateos.

Al término del ’92, Lilker y Bramante abandonaron el grupo, por lo que no participaron en la grabación de Something Wicked, álbum que vio incorporar elementos de groove metal a su fórmula (una constante para los veteranos thrashers de la época).

Para el ’95, dirían adiós por primera vez, y su carrera comenzó un largo periodo intermitente. El thrash metal vivía su enorme declive en popularidad en todo el mundo y como gran parte de aquella generación, solo les tocaba enfrentar dos destinos: transformarse o desaparecer. Se fueron a la segunda y tras una recopilación de rarezas lanzada en el ’97, no volveríamos a saber en forma del grupo neoyorquino. Lilker enfocaría su esfuerzo el resto de la década a nueva música de Brutal Truth.

Retomando el genocidio.

Sería hasta 2005 que regresarían en forma con su último material de larga duración bajo el título de Third World Genocide. Tres años después, la banda nuevamente se separaría solo para comenzar a girar una vez más de manera esporádica a partir del 2011. Como dato random de estos años, el buen Connelly fue invitado por Municipal Waste para grabar los coros de “The Fatal Feast” (2012).

A pesar de la negativa inicial de Lilker por grabar nuevo material, Nuclear Assault regresó al estudio para lanzar el EP, Pounder. Lo mejor de todo: logró conservar tres miembros de la formación clásica: Lilker, Connelly y Evans. Tras su estreno, la banda emprendió su última gira bautizada como “Final Assault”, con participaciones en importantes festivales como Maryland Deathfest, Rock al Parque, Bloodstock y Wacken.

Obviamente Nuclear Assault no ha terminado su gira de despedida y gracias a ello podremos verlos el próximo sábado 30 de noviembre en el México Metal Fest junto a otros importantes actos de thrash como Dark Angel y Havok. No solo eso, sino que el cuarteto serán los encargados de cerrar el festival. Aún quedan algunos boletos en la sección general si dan click por aquí. Game Over.

Mario Valencia
Mario Valencia
Escribo de terror, tomo fotos, edito videos y así. Me gusta el metal, el bailongo a todo darks y ser la señora de los gatos.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

210,267FansLike
28,100FollowersFollow
11,169FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas