Crítica: Los Dos Papas (The Two Popes)

Los Dos Papas de Fernando Meirelles nos cuenta la historia del Cardenal Jorge Bergoglio (Jonathan Pryce), quien frustrado por la dirección conservadora de la Iglesia pide retirarse en 2012. Para eso debe viajar a Roma y convencer al Papa Benedicto XVI (Anthony Hopkins) de concederle el retiro. Así, en este filme encontramos una serie de conversaciones sobre progreso, culpa y liberalismo entre dos personalidades que parecen ser muy opuestas.

Sé lo que estás pensando. ¿Por qué verías una película sobre Papas conversando? Aún si practicas la fé católica, no creo que suene como una manera entretenida de pasar dos horas, pero… vaya que lo es. Esta película es fantástica. Lo que hicieron Fernando Meirelles (City of God) en dirección y Anthony McCarten en guión es de aplaudir, pues tomaron una premisa poco llamativa y la convirtieron en una dulce, efectiva y muy chistosa historia que se pasa como agua.

Nunca hubiera pensado que Jonathan Pryce y Anthony Hopkins vestidos de Papas comiendo pizza y hablando de fútbol era algo que mis ojos necesitaban ver, pero ahora no puedo dejar de pensar en ciertas escenas que Los Dos Papas me regalaron. Las actuaciones centrales de esos dos maestros son tan buenas, que me sentí totalmente absorbido por sus conversaciones y la manera en cómo recorren la historia para forjar un futuro.  Aunque el Benedicto de Hopkins es más serio, el humor seco y ‘alemán’ de sus líneas puede llegar de la nada para sacarte una carcajada. Y del otro lado, Pryce es mucho más humano y sus palabras siempre tienen una pizca de humor y buena vibra. Es una combinación tremenda que parece sacar lo mejor de ambos actores para empujar constantemente la película hacia adelante.

los-dos-papas-jonathan-pryce-anthony-hopkins-02

Y es que estamos ante una ‘pareja dispareja’. Bergoglio es un opositor de las ideas conservadoras de Benedicto, quien se encuentra bajo presión derivada de muy serias acusaciones en contra de la Iglesia y su mandato, y por lo tanto no puede permitirle la renuncia a Bergoglio, porque eso representaría una crítica definitiva contra su papado. De esta manera nos embarcamos en una serie de fascinantes conversaciones filosóficas que funcionan gracias a la chispa y gracia de Pryce y Hopkins. Creo que me reí más con las cotorras y muy dulces conversaciones entre estos dos, que con la mayoría de comedias que vi en 2019. 

Otra cosa que hace muy bien el guión de McCarten es sacarle humor a los contrastantes aspectos de la personalidad de sus protagonistas para así empatizar con ellos, sobre todo con Bergoglio. Por ejemplo, Benedicto no le encuentra gracia al fútbol, prefiere tocar el piano y meditar en silencio, mientras que Bergoglio se va al restaurante local para apoyar a la selección argentina desde la barra y agradecer a Dios por ‘los dones del Pipita Higuain’. Situaciones como ésta, le dan enorme autenticidad a la historia, pues en vez de ver a un poderoso sujeto de la Iglesia, estás ante un ser humano que también come pizza en la calle y disfruta de un buen partido de fútbol. 

Ya sabes hacia dónde va la historia y cuál es el punto al que va a llegar la misma, sin embargo eso no le quita nada a la película, y más bien ayuda a acentuar el humor de algunas escenas. Es brillante. Las elecciones de Meirelles son fascinantes y siempre funcionan, por ejemplo, el darnos una fotografía en blanco y negro para recorrer el pasado de Bergoglio me pareció un toque distintivo y muy inteligente. 

los-dos-papas-jonathan-pryce-01

En Los Dos Papas escuchamos composiciones (y covers) de Mercedes Sosa, The Beatles, ABBA, además de un gran score de Bryce Dessner que utiliza violines, saxofón y guitarra clásica como base. La utilización de esta música es excelente y permite enriquecer con elegancia las conversaciones y montaje de escenas. Es un elemento que te ayuda a empatizar aún más con los personajes.

Temía que Los Dos Papas fuera demasiado religiosa e intentara esconder los pecados de la iglesia. Ese no es el caso. Aunque no lo hace de manera tan profunda como me hubiera gustado, la historia sí abarca temas de abuso sexual a menores, no esconde el hecho de que mucha gente veía a Benedicto como un ‘nazi’, y no intenta lavarte el cerebro con ideas sobre Dios. Meirelles también hace un buen trabajo mostrando la ridícula política que existe dentro de la Iglesia, sobre todo en las escenas de elección de un nuevo Papa. 

No soy una persona religiosa y no podría importarme menos el destino de la Iglesia Católica, pero me encantó Los Dos Papas. La dinámica edición hace que el ritmo nunca caiga, la música de la un toque muy especial a la historia, el guión es excepcional y las dos actuaciones centrales de Jonathan Pryce y Anthony Hopkins serían de Oscar en años menos competitivos. Los Dos Papas es algo que no te esperas, es de esos filmes que no suenan llamativos pero que, una vez que las das la oportunidad, te absorben totalmente para regalarte entretenimiento puro durante dos horas.

Los Dos Papas estará disponible en Netflix a partir del 20 de diciembre.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

210,267FansLike
28,100FollowersFollow
11,169FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas