Crítica: ‘The Fanatic’, dirigida por Fred Durst

Hace tiempo escribí una nota sobre Fred Durst (vocalista de Limp Bizkit) dirigiendo una película titulada ‘The Fanatic’ protagonizada por John Travolta: todo sobre ella olía raro, pero pensé que sería un proyecto oscuro que no haría mucho ruido. Hace unos meses salieron las primeras imágenes oficiales…uff, estábamos ante algo especial. Ver las imágenes de John Travolta en tan peculiar elección de vestimenta y peinado fue suficiente para despertar mi interés. Luego, THR reportó que la película fue un fracaso total en taquilla y que algunos cines generaron ingresos de no más de $10 dólares. Fue ahí cuando lo supe: tenía que ver este filme. 

The Fanatic es más que arte, es una experiencia. La trama se revuelve alrededor de Moose (John Travolta) un cinéfilo completamente obsesionado con su actor favorito Hunter Dunbar (Devon Sawa). Moose intenta obtener autógrafos de Hunter, pero solo encuentra hostilidad por parte del actor, lo cuál lo va empujando a comportarse de manera cada vez más psicótica hasta convertirse en un peligroso y francamente hilarante stalker. 

John Travolta viene de actuar en varias bombas de taquilla (Gotti, The Poison Rose) y de obtener unas cuantas nominaciones a los Razzies, pero es claro que el hombre se quedó con ganas de llevarse su reconocimiento, porque vaya que elegir este papel sin duda lo convierte en favorito indiscutible a Peor Actor del Año. Travolta suele exagerar en sus actuaciones y aquí aprovechó la oportunidad para irse al límite: la manera en cómo interpreta a Moose es tremenda. Se menea de un lado al otro, hace muecas cotorras, repite sus líneas con un extraño tono de voz y se la pasa haciendo cosas poco naturales, como intentando aterrizar que su personaje es muy creepy, pero lo único que logra es crear comedia. Y claro, todo es complementado con su look. Solo vean esta belleza.

the-fanatic-fred-durst-travolta-02

Esta película es una fábrica de risas no intencionales y de hecho, creo haber reído más con The Fanatic que con la mayoría de comedias que he visto este año. No sé ni por dónde empezar, pues las decisiones del director Fred Durst en cada cuadro de The Fanatic son simplemente asombrosas. Por ejemplo, a lo largo de la película escuchamos un voiceover completamente inútil en el que Leah, la mejor amiga de Moose, va lanzando torpes indicadores de la trama, como para ahorrarle trabajo al horripilante guión de Durst. Uno de estos voiceovers sueltan una línea épica, de esas que definitivamente comprueban que el vocalista de Limp Bizkit escribió la película:

“Moose didn’t just cross the line… he fucking nuked it”. (“Moose no solo cruzó la línea, la pinches bombardeó”).

No esperaría más de Fred Durst.

Y ahí no acaba la diversión. Ni cerca. Hay una escena que me mató: acabó con todas mis defensas y mis carcajadas se mezclaron con un sentido de vergüenza ajena. En ella, vemos a Hunter con su hijo en el carro. En un punto del trayecto, Hunter dice:

“Hey chico, ¿quieres escuchar un poco de música? ¿Te gusta un poco de Limp Bizkit? ¿Eh? ¿Te gusta un poco de Limp Bizkit? (*Música de Limp Bizkit comienza a escucharse en el carro*) Solía escuchar esto hace tiempo y está hot. Oh Dios, esto es genial. ¡Es genial!”

El descaro de esta escena es sobrecogedor.

Luego entramos al tercer acto: lo más Limp Bizkit que pueda haber… y honestamente es justo lo que quería ver. Es fantástico, exagerado y no tiene sentido. Hay una gran y sangrienta pelea, en la que dedos salen volando y Hunter apuñala a John Travolta después de aventarlo por las escaleras. Y luego, lo deja ir… así nada más. Casual. Es la conclusión perfecta para tan cotorra película.

the-fanatic-fred-durst-travolta-03

No obstante, quitando las risas accidentales, The Fanatic es una irresponsable película que tenía material para hacer algo interesante y explorar delicadas cuestiones psicológicas alrededor de la conducta de un stalker, pero aborda el tema de manera totalmente básica y ofensivamente superficial, pues el protagonista claramente tiene algún tipo de problema… pero el guión de Durst solo lo expone como un bufón peligroso. 

The Fanatic es una de esas películas que tienes que ver para creer. Todos recordamos a The Room como un trabajo tan malo que terminó convirtiéndose en cine de culto y si hay filme que se le acerque en el departamento de ‘tan mala que es divertida’, creo que ese es The Fanatic. En unos años voltearemos al pasado y diremos ‘¿Cómo es que alguien le dio luz verde a tan hilarante proyecto’? Así que gracias Fred Durst, no solo llenaste de nu-metal nuestras vidas hace un par de décadas sino que ahora regresas en forma de cine malo para regalarnos risas al por mayor.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

160,137FansLike
26,658FollowersFollow
11,288FollowersFollow

últimas Noticias

Playlist

Más vistas