Whiplash, Atrophy y Morbid Saint estuvieron en el Old School Metal 2

A un día de que se cumpliera exactamente un año, el festival Old School Metal realizó la segunda celebración de su justa metalera y de nueva cuenta con un cartel digno de su concepto. Tres bandas estadounidenses de la denominada vieja escuela thrashmetalera: Morbid Saint, Atrophy y Whiplash; y por supuesto también tres jóvenes ejemplos de la escena mexicana.

Nuclear Rampage, Uchony y Eye Of Destruction, fueron la selección de representantes nacionales que se encargó de poner a calentar el escenario, ante una audiencia que al igual que ellos nutre de sangre fresca a la escena metalera y que de igual forma mantiene viva la parafernalia y las costumbres de este estilo de vida. Y en consecuencia también son ellos los que en su mayoría mantuvieron  a tope el torbellino del slam y la tormenta de cuerpos voladores durante toda la jornada.

Y fue en estas condiciones, ya con el entarimado más que tibio, que salieron a escena los originarios de Wisconsin, Morbid Saint, cargando con el culto que las re ediciones le han otorgado a su disco debut, Spectrum Of Death; el cual también significa mucho para nuestro país, pues originalmente fue editado por la compañía discográfica mexicana Avanzada Metálica en 1990. Así que con material de este trabajo y de su segundo disco, Destruction System, iniciaron las actuaciones estelares de la noche.

Aunque Morbid Saint actualmente sólo cuenta con la presencia del guitarrista Jay Visser como miembro original de la banda, la comunicación que logró el vocalista Cliff Wagner  con la audiencia fue absoluta, pues habla en perfecto español y constantemente dirigió sus palabras hacia el público.

Atrophy, de Tucson, Arizona, también cuenta con una carrera discográfica breve, de tan sólo dos discos (Socialized Hate de 1988 y Violent By Nature de 1990), pero eso no evitó que el público del Circo Volador los recibiera con euforia absoluta. Con el vocalista Brian Zimmerman y el baterista Tim Kelly al frente de una alineación (también), renovada por músicos de más recientes generaciones, dieron una actuación que mantuvo a tope el slam.

Y para cerrar la noche llegaría Whiplash, la banda con mayor historial discográfico y recorrido por los escenarios de las que conformaron este cartel. Oriundo de Nueva Jersey, el poderoso trío regresó a la Ciudad De México con Tony Portaro como líder absoluto, sorprendiendo de nuevo por cantar como lo hace y sin perder una sola nota durante su sobresaliente desempeño guitarrístico. Y es que la velocidad con la que hace riffs y toca los solos a gran velocidad (lo cual podría ser cosa de todos los días en este género), es algo que se lleva buena parte de la atención hacia su banda.

Dank DeLong, quien es el gigante que desde hace ya diez años se hace cargo del bajo, lo hizo también de manera descomunal y la aparente presencia emergente de Charlie Zeleni en la batería nunca pareció eso pues tocó de manera sorprendente y como si llevara toda la vida detrás de los tambores de Whiplash. Las tablas y el colmillo de la banda dejaron su huella en esta nueva catedral del metal en México, tal y como lo hicieron en 1989 (aunque con otra alineación), en la mítica Arena Adolfo López Mateos de Tlalnepantla.

Ante condiciones técnicas dignas para las seis bandas, fue así como se disfrutó de esta segunda celebración thrashmetalera, la cual por los resultados atestiguados se puede considerar ya como toda una tradición, que para este momento ha confirmado su cita para la edición de 2021.

Pólvora Crew
Pólvora Crew
Si la unión de los gemelos fantásticos se hiciera realidad, esto daría de resultado.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,181FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist