El día que los fans de Rush abuchearon a Blondie

Hoy en día, son comunes los conciertos donde mezclen bandas de géneros muy distintos. Por fortuna, las reacciones negativas se limitan a amargas quejas en redes sociales y ya no ocurren incidentes del tipo bajar a botellazos a los teloneros. Como alguna vez le tocó a Blondie cuando de último minuto, se les ocurrió ponerlos como acto de apertura del titán canadiense de progresivo, Rush.

El 21 de enero de 1979, Rush se encontraba en una escala en Philadelphia para continuar gira de promoción del álbum Hemispheres, recordado por la épica “Cygnus X-1”. La banda que estaba programada como acompañamiento, se vio obligada a cancelar y en su lugar, se eligió una opción poco ortodoxa: Blondie. Parte de la escena original del punk rock y pioneros del new wave en NY, en aquel entonces la agrupación comandada por Debbie Harry y el guitarrista Chris Stein contaba con tres discos, su debut homónimo, Plastic Letters y el emblemático Parallel Lines. El sencillo “Heart of Glass”, provocó fricciones hasta entre sus fans, por ser un súbito giro hacia la música disco. Por supuesto, esto no le encantaba a los fans del progresivo.

Rush y Blondie en Philadelphia

Los neoyorquinos ya habían tenido una experiencia similar en el ’78 cuando se les invitó al mismo recinto, el Spectrum de Philadelphia, para abrir el concierto de Alice Cooper. La anécdota relatada por el portal Dangerous Minds, habla como en su primera canción, fueron abucheados, tachados de ser solo unos punks. Sin embargo, y a diferencia del “culto” público de Rush, los fans de Cooper cayeron rendidos antes los encantos de Harry y compañía. Lástima que no repitieron la hazaña.

Cuando Blondie tomó el escenario del Spectrum ante 18 mil personas previo a los canadienses, de inmediato fueron acribillados por el odio de los fans progres. A partir de la segunda canción, lanzaron basura y botellas a la banda. Una de ellas la atrapó Debbie y por supuesto, la arrojó de vuelta a sus agresores. Durante “One Way Or Another”, la cantante se inclinó hacia el público solo para ser azotada por una decena de varas luminosas.

En los siguientes temas, el grupo empezó a levantarles el dedo para mandarlos al diablo. Casi logran terminar su presentación hasta que en su treceava canción, Clem Burke volcó la batería, tomó los platillos para defender a sus compañeros de todas las botellas y bajaron del escenario. “¡Jódete, Philadelphia!”, les gritó Debbie al irse. Si alguna vez dudaron de la importancia en el punk de Blondie, ahí tienen un ejemplo claro aparte del musical.

Pero la muestra de intolerancia no terminó esa noche. Mientras cambiaban el set, a los encargados del Spectrum se le ocurrió poner el himno disco de Stevie Wonder, “Sir Duke” en las bocinas, la cual también fue odiada por los asistentes, quienes prefirieron cantar obscenidades a lo largo de la letra. No daban una en los 70.

Queda como testigo la reseña de un diario estudiantil de Pennsylvania, donde cierra con un mantra que acompaña hasta nuestros días a los fans de la música pesada:

Querido Electric Factory: el Heavy Metal atrae a un sector pesado. Por favor, no polaricen a la audiencia permitiendo que actos tan diferentes compartan el mismo cartel“.

Nota sobre Rush y Blondie.

¿Qué opinan de la reacción de la gente en aquel entonces? ¿A ustedes les habría gustado ir a este concierto?

Mario Valencia
Mario Valencia
Escribo de terror, tomo fotos, edito videos y así. Me gusta el metal, el bailongo a todo darks y ser la señora de los gatos.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

160,137FansLike
26,658FollowersFollow
11,288FollowersFollow

últimas Noticias

Playlist

Más vistas