A Wop-bop-alu bop, a wop bam boom! El legado del explosivo Little Richard

No se hablaba mucho de música en mi casa cuando era chico. A lo mucho, sonaban esos éxitos pop en español tipo Stereo Joya. Pero una vez en TV, pasaron de la nada un videoclip, fragmento de aquel gusto culposo de la película El Rey Ralph (ya saben, esa donde John Goodman es un pianista vagales que hereda un lugar en la corona inglesa) en el que el personaje de Goodman tocaba “Good Golly Miss Molly” junto a un hombre de traje brillante y sonrisa excéntrica. Fue entonces que mi abuela comentó casual: “Mira, ahí anda Ricardito“. Una introducción extraña hacia una figura aún más extraña. Años después sabría que en realidad no era Ricardito (aunque esa traducción a la César Alejandre me sigue pareciendo espléndida), sino Little Richard, una voz enérgica encargada de dar forma a la rebeldía del rock. ¡El original arquitecto del Rock and Roll!

Hijo de un padre diácono, el rockero nació en 1932 como Richard Wayne Penniman. Desde su infancia recibió el apodo de Little, pues era considerablemente más chico que sus hermanos. Encima, nació con una deformación en la pierna izquierda que le impedía caminar bien. De ahí sus movimientos que al inicio lo hicieron ver como afeminados por algunos. Desde niño estuvo involucrado en la música, cantando en la iglesia de su padre y tomando el gospel como su influencia.

Fue descubierto en su natal Macon, Georgia, por la madre del rock, Rosetta Tharpe, quien lo invitó a abrir su show. Aquí comenzó a explotar su talento aunque tardaría varios años en alcanzar reconocimiento. Pasó por las filas de RCA apenas obteniendo éxito en Georgia. Sería hasta 1955 que Speciality Records (ahora parte de Sony y a quienes demandó en los 80 por incumplimiento de regalías), lanzó el sencillo que lo catapultó a la fama para siempre: “Tutti Frutti”. La canción distaba mucho de sus raíces conservadores, al hablar en un jocoso tinte de humor sexual.

Ready, Teddy: la influencia que dejó

Desde ese momento, su huella quedó indeleble en una infinidad de actos que de alguna manera u otra, lo han incluido en su repertorio. La Invasión Británica le debe muchísimo al sonido e imagen del cantante. Esta nueva generación de rockeros lo tuvo como si estandarte, más que otros músicos de los 50. Versiones de The Kinks, The Animals y The Zombies no se hicieron esperar. El cuarteto de Liverpool realizó varias versiones a los temas de Ricardito, incluidos “Kansas City” (con George Martin al piano) y “Ooh My Soul!”. En 2005, el homenaje se volvería mutuo cuando Jerry Lee Lewis lanzó un cover de “I Saw Her Standing There” junto a Richard en el álbum Last Man Standing.

Little RIchard y The Beatles

La introducción de batería en “Rock and Roll” de Led Zeppelin es un homenaje al inicio de “Keep A Knockin'”, detalle en su momento reconocido por Bonham. Creedence Clearwater Revival y hasta Lemmy hicieron lo suyo con “Good Golly Miss Molly”. Uno de los mejores covers es la genial “Tutti Frutti” a cargo de Elton John, Marc Bolan y Ringo Starr, reunidos en los estudios Abbey Road en 1972 para la cinta dirigida por Ringo titulada Born To Boogie.

El hard rock no se queda atrás en darle su lugar a Ricardito. En su placa en vivo Tokyo Tapes, Scorpions rindió algunos tributos a sus héroes, incluido Little Richard con “Long Tall Sally”. Deep Purple en su también legendario material en vivo, Made In Japan, interpretaron “Lucille”, con una larga intro a cargo de Jon Lord. En su segundo álbum, Living Colour invitó al cantante para dar un spoken word en “Elvis is Dead”, donde el pianista habla sobre el legado de El Rey del Rock. ¡Hasta apareció en el video! Finalmente, la banda más infravalorada en la historia del hair metal, Cinderella, lo tuvo como protagonista en el videoclip de “Shelter Me” de 1991.

Ya para una nueva generación y en otros medios, Little Richard apareció como si mismo en 2002 en el episodio “Special Edna” de Los Simpson. Además de ser el anfitrión en el concurso de maestro del año, Ricardito le da uno de sus anillos al director Skinner para que le proponga matrimonio a la maestra Krabappel. Hasta nos recordó que el mismo fue maestro, ya que le enseñó a McCartney a gritar “¡Wooooh!”

Little Richard en Los Simpson

Rompiendo estereotipos

Aunque tuvo muchos altibajos a lo largo de su carrera, principalmente por su adicción a las drogas y al alcohol durante los 70, Little Richard lanzó varios discos entre 1957 y 1992 en una amplia variedad de géneros, como el soul y su amado gospel. Abandonó el rock durante casi 20 años, cuando sintió que las disqueras no le daban la importancia suficiente. También influyó que en 1957, volvió a evangelizarse en el cristianismo, llegando a ser ministro. A diferencia de otros artistas que han sabido apartar su fe del trabajo artístico como Mustaine y Alice Cooper, Little Richard lo llevó a extremos de contradicción.

A pesar de no solo ser pionero en el rock, sino de romper la barrera racial en EUA gracias a su extravagancia, siempre miró a su pasado con desprecio, en especial su ambigua sexualidad de la cual siempre se supuso, era bisexual (hasta que salió a decir que “esa no es la forma en la que Dios quiere que nos amemos”). Esta disputa entre su religión y el sexo se mantuvo hasta el final. Sin embargo, es inconcebible pensar en Richard sin imaginar sus coloridos atuendos y modos femeninos. En diversas ocasiones, Elton John ha remarcado que esto lo influyó a crear su personalidad en escena.

En 1987, el director de culto John Waters fue enviado por Playboy para hacerle una entrevista. Para Waters, era un sueño hecho realidad. El cineasta de Baltimore había imitado su estilo toda su vida, incluido el famoso bigote. Sin embargo, al recordar la experiencia en The Guardian, el retrato es amargo. Para la mente detrás de cintas como Pink Flamingos, fue incómodo que cada respuesta llevase al tema religioso. Al final, tuvo que pelearse con el abogado de Richard, pues el rockero debía aprobar el artículo antes de que se publicara y a Waters le pareció una violación a la libertad de expresión.

“Ya no estoy en las drogas. Dios es la única cura para el crack. Él es el único que puede devolverte la vida. Iba demasiado rápido. Necesitaba tomarme un descanso y Dios me lo dio. ¿Sabes lo que ahora disfruto? Decirle a la gente cual es el camino correcto a seguir”.

Little Richard en entrevista con John Waters.

Finalmente, en la misma entrevista reconoció su importancia en la comunidad gay, con su especial toque de egolatría (digo, recordemos que fue el hombre que corrió a Jimi Hendrix de su banda porque le robaba los reflectores):

“Amo a los gay. Creo que yo fundé lo gay. ¡Yo fui quién empezó a ser atrevido con todo el mundo! Debes que recordar que mi papá me corrió de la casa por eso. Solía ponerme las cortinas de mi madre sobre los hombros. Y solía llamarme a mi mismo El Magnífico. Usaba maquillaje y pestañas cuando ningún hombre lo hacía. Era muy hermoso. Mucha gente estaba asustada de estar conmigo”.

Little Richard en entrevista con John Waters.

A Richards no le agradó el tono en el que se mantuvo la conversación y pidió que no se publicara para evitar manchar su imagen. Waters cierra el escándalo provocado por la entrevista con esta frase: “¿qué harían sus seguidores religiosos leyendo Playboy?”

El hombre más bonito del rock

El rock sigue en constante transformación hasta nuestros días. La estructura y el ritmo podrán cambiar pero hay algo que jamás cambiará: su espíritu trasgresor. Y eso se lo debemos a grandes como Little Richard. Este fue un mero recordatorio de como su paso por la cultura popular, es enorme. Que en paz descanse, Ricardito.

Mario Valencia
Mario Valencia
Escribo de terror, tomo fotos, edito videos y así. Me gusta el metal, el bailongo a todo darks y ser la señora de los gatos.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,182FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist