Home Cine Cruella, se escribe DeVille pero se pronuncia ‘Devil’

Cruella, se escribe DeVille pero se pronuncia ‘Devil’

Cuando anuncian un live action ya sea de Marvel o clásicas de Disney nos han enseñado a través de los años que hay que temblar más veces de lo que uno puede emocionarse con el resultado final, hemos tenido malas y agridulces experiencias como fue la lamentable X-Men Dark Phoenix o la ‘¿y dónde está mi dragón?’ en Mulán. Por suerte, Cruella da una clase de cómo hacer una nueva adaptación.

Cruella DeVille es un personaje icónico de Disney, sin embargo, fue creada por Dodie Smith en 1956 en la obra 101 dálmatas; la cual luego fue tomada por el ratón avaro conocido como Miguelito en México y salió su primera película del mismo nombre en 1961. Y, seamos honestos, Cruella da terror y no solo por sus fechorías de querer usar las pieles de los perros en su ropa, en sí el diseño de personaje daba miedo.

Luego Glenn Close nos dio el primer live action en 1996 y fue de lo mejor, el personaje de esta Cruella clásica parece haber sido creado para ella y lo mejor de todo, por ahí nos da una sonrisa este tema en la nueva adaptación.

Ahora el turno es para Emma Stone y las expectativas crecieron mientras veíamos los avances, veíamos que sí había dálmatas, pero con ¿Emma Thompson? Y las sospechas fueron acertadamente correctas, no quisieron seguir la historia ya conocida de los 101 dálmatas y crearon su propio universo. Una nueva Cruella con referencias y personajes conocidos en otra aventura, un universo alterno por si así lo quieren ver. Algo que ya deberían aprender a hacer en Marvel o DC.

Emma Stone como Cruella

La historia va sobre Cruella con una historia trágica de niña y que conoce a Jasper y Horace por azares del destino, tanto ella como ellos ya tenían a dos de los personajes más entrañables de toda la película, Wink (un perro chihuahua) y Buddy (un holandés ratonero). Aquí veremos cómo nuestros antihéroes van desarrollando sus niveles de fechorías y de ingenio (a niveles insospechados) para causar el caos.

La cinta dirigida por Craig Gillespie (quien hizo la fenomenal Yo, Tonya) está ubicada en el Londres de finales de los años sesenta y principios de los años 80; así que tenemos que remontarnos históricamente a una ciudad con mucha influencia del Berlín punk que contrastaba con el art pop de Andy Warhol desde Nueva York. Una ciudad que mezclaba todo esto con los modales de un pueblo londinense frío y hasta sombrío. Primer gran acierto, la fotografía, toda la película maneja estos tonos mate, un tanto oscuros que tienen apreciables destellos de color.

De aquí pasamos a las actuaciones, donde Emma Stone tiene ese cierto estilo de Harley Quinn en Suicide Squad pero con la negatividad necesaria estilo Gotham, encajando perfectamente y haciendo el papel de una chica dulce y de una villana hecha y derecha. Emma Thompson es difícil que haga algo mal o sin chiste, así que como la Baronesa lo hace como uno espera de ella, sin fallas. El reparto con Paul Walter Hauser (Horace) y Joel Fry (Jasper) son la mezcla necesaria entre comedia y sentimentalismo. Por ahí destaca John McCrea como Artie, quien es un modelo y diseñador inspirado por David Bowie y Roxy Music.

Hablando de Bowie, uno de los golpes fuertes de Cruella es la música, un soundtrack de lujo que tiene desde clásicos como “Livin’ Thing” de Electric Light Orchestra o “These Boots Are Made For Walking” de Nancy Sinatra hasta canciones de bandas conocidas pero sin caer en el clásico y obvio hit, como ejemplo tenemos “Bloody Well Right” de Supertramp, “Five To One” de The Doors, por ahí un poco de “The Wizard” con Black Sabbath y en especial una nueva versión que en pantalla pondrá la piel ‘chinita’ de “I Wanna Be Your Dog” original de Iggy And The Stooges pero ahora en voz del actor John McCrea.

Emma Stone como Estella

Otro gran punto a favor es el vestuario, el cual está inspirado en la escena punk de Europa, donde pasamos por prendas de mezclilla y piel habituales con los jóvenes en las calles a la elegancia de la moda francesa de la alta alcurnia en plena renovación debido a las cuestiones sociales. Cruella es una punk con extremadamente buen gusto.

Pero no todo es felicidad, ya que la película cae por unos minutos en una nueva versión de El diablo viste a la moda con la dinámica de Meryl Streep/Anne Hathaway pero ahora con Thompson/Stone. Sin embargo, esto se resuelve bien más adelante. Por ahí otro guiño a Los juegos del hambre con el vestido rojo y si ya la viste, sabrás la escena. Igual la estética y manejo de ciertos personajes pueden ser muy comparables a la serie de Gotham.

Cruella es el mejor live action hasta la fecha que ha dado Disney, por mucho. Emma Stone le ha dado nueva vida a este personaje sin necesidad de matar perros (tampoco es que queramos ver una película slasher) pero sí hacer bromas de humor negro al respecto. No es moralmente aceptable ni tampoco es la chica buena del cuento, brilla por sí sola siendo buena y mala a placer. No quiere quedar bien con nadie (y el director tampoco). Esperemos no haya una segunda parte para no matar este buen sabor de boca.

Cruella DeVille

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.